<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

#EspecialVeranoUB: Crónica de una fantasía caribeña

Este año nos aventuramos con cinco de las mejores –mamacitas- en medio del paraíso de Morrocoy, Estado Falcón. Lo que verán es un trabajo exclusivo, esmerado y hecho en Venezuela especialmente pensado para nuestra edición de agosto. El mejor especial de playa del 2015

#EspecialVeranoUB: Crónica de una fantasía caribeña

Todo fue muy súbito para mi conocimiento y sin embargo aquello estaba cuidadosamente planificado.
La intención del viaje fue propuesta de inmediato: “te vas a Morrocoy con Daisy, Joma, Carolina, Catherine y Valentina”. Ok.
Pregunto que cuándo y la respuesta es que, “mañana mismo”. Replanteo la situación semanal para poder, quizá, irme a -la playita- con mis panas del trabajo. A pasarla bien y además aprovechar el deleite visual que ofrecen estas “mamis”. Nada más que eso.

“Pero relájate si quieres, porque generalmente ese tipo de viajes son muy locos”, resolución que de pronto puede ser una consigna segura, afortunada y problemática al mismo tiempo. El “pequeño detalle” es que todo consiste en desvestir a cinco bellezas para la posteridad: cinco monumentos de la beldad criolla en plena dispersión playera. Gracias Dios. Que afortunado soy, en medio de tanta desolación…

A las 6 de la mañana, debíamos salir un equipo compuesto por seis personas de nuestro crew, junto a una selección de cuatro modelos. En algún momento, divagué sobre la selección final de las chicas en esta nueva aventura, pero al ver la empatía tuve inmediatamente una respuesta. Carisma y simpatía complementan figura y belleza de una manera excepcional.

Preveer este paraíso de impuntualidad es cosa de todos los días, así que preparar la pronta salida dentro de un estimado decente, con nuestro “especialísimo” chofer no fue nada problemático.
Atravesamos tres Estados en poco tiempo – no sin antes desayunar, como debe ser, en el conocido restaurante “Maitana”, unas buenas arepas- entre risas y peticiones musicales que no fuesen “reguetón ó bachata”. Pero nadie bailó en la van: cuestión de seguridad, le dicen.

Una vez en Morrocoy y habiendo atravesado kilómetros de desidia y descuido por autopista – retrato de un país desahuciado que no queremos revelar completamente – , llegamos a la crema de la exclusividad paradisíaca.

Latitud 10, es un Hotel/Spa que nos abrió las puertas, y que, en medio de un proyecto aún por concluir, pudo recibirnos con todo el agasajo posible. Gracias a Ricardo Consuegra nos sentimos como en casa y quizá mejor.

Aquí, Héctor (Trejo), excelente organizador y director de la misión, estableció pautas e itinerarios junto al siempre presto “Luisito”. Alejandro (Cremades), preparaba con esmero sus lentes, Laura y Abraham, afinaban detalles. Y yo, bueno, yo observaba todo a mi alrededor. Mientras tanto, Christian (Gil), se encerraba con las nenas para un impecable make – up.

Al día siguiente, estaba prevista la hora de salir en yate. Una joya de 50 pies llamada “Kapricho”. La idea inicial eran fotos a pleno flote al ritmo de la marea, bailando y surcando manglares – a cava llena- hasta llegar a “Paiclás”.

En los rústicos muelles de la playa comenzaba el photoshooting, además de numerosos selfies diversos, de todo tipo. Desde teléfonos hasta “Go Pro” y videos como «la maravilla» que podemos ver en esta misma página, ahorita mismo.

Desnudarse en “Cayo Sombrero” sin que nadie te vigile, salvo el ojo seductor de las cámaras de UB. Esas son las reglas que rigen la dinámica fotográfica del paraíso.

Para ello contamos con Daisy, por ejemplo. Una “jeva” que no repara en sacarse toda la ropa, para pasear relajadamente entre aureolas azules, espumas de marea salina y reflejos incesantes sobre los corales multicolores. Joma, cuyos encantos no van a pasar jamás desapercibidos en cualquier playa del mundo. Catherine, la risueña seductora en medio de las pequeñas olas de la orilla. “La Turrona” Carolina, y su despampanante figura de piel canela. Pura azúcar morena.

Perderse en plenos manglares con cinco bellezas criollas, era casi un sueño hecho realidad. La incandescencia sobre el mar nunca fue un problema. Sin embargo, no hay nada más verídico y terrenal, que todo el panorama que fue dispuesto para nosotros y que te ofrecemos solo para ti.

¿Te gusta lo que ves? A nosotros también. Por eso lo elegimos como oficio.

Agradecimientos:

-Hotel Boutique Latitud 10 @Latitud10Hotel

Dirección: Vía Sanare, Sector El Retiro. En la carretera nacional Morón-Coro a 5 minutos de Tucacas.

-Ricardo Consuegra

-El “Kapricho” y nuestro querido Fernando Figueredo
www.rentatuyate.com

reservas@latitud10hotel.com