Venezuela

Las Tejerías ya sin tiempo para encontrar sobrevivientes y trata de empezar de nuevo

La lenta limpieza y reconstrucción de Las Tejerías tomará tiempo, mientras el gobierno promete casas, agentes del Estado y voluntarios recogen ayuda y rescatistas dudan de que haya sobrevivientes en el endurecido fango.

Publicidad
Las Tejerías AFP Repsol

Han pasado tres días y la esperanza se desvanece: los cuerpos de rescate intensifican este martes las búsquedas de al menos 56 desaparecidos del deslave en el pueblo de Las Tejerías, en el estado Aragua, donde ya se han confirmado 36 muertes. Mientras, crece la solidaridad con los damnificados en campañas de recolección de ropa, agua y alimentos.

El gobierno, por su parte, promete reconstruir la localidad y reponer las casas que fueron arrastradas por la corriente de lodo y escombros.

La búsqueda de los desaparecidos se extiende por un área de varios kilómetros, incluyendo el cauce del río Tuy, que desemboca en el mar Caribe en predios del estado Miranda, cuyo gobernador, Héctor Rodríguez, notificó el hallazgo de cuatro cadáveres.

Peroi los rescatistas dan por descartado hallar sobrevivientes a medida que el lodazal se hace más compacto, reseña la agencia AFP.

Miembros de una familia permanecen en las afueras de donde vivían, mientras Las Tejerías inicia una larga jornada de limpieza y reconstrucción. Foto: Miguel ZAMBRANO / AFP

Unos 3.000 efectivos, entre policías, militares y y miembros de Protección Civil, coordinan esfuerzos junto a los vecinos para excavar entre la masa de barro, ramas de árboles y rocas tras un alud que arrasó el sábado Las Tejerías (Aragua, centro), tras extensas y copiosas lluvias.

Los agentes coinciden, no obstante, en que «difícilmente» encontrarán sobrevivientes en esta localidad. El municipio tiene unos 50.000 habitantes al pie de las montañas, pero la tragedia se concentró en la parte central del pueblo y sus zonas aledañas.

«No sé si gritar, no sé si correr, no sé si llorar», dijo a la AFP Nathalie Matos, de 34 años, desesperada por encontrar a su madre, de 65 años. «Ella estaba sola, me llama y en su última llamada, porque me hizo tres, me dice: ‘hija me estoy ahogando, se nos metió el agua, sáquenme… ¡Sáquenme, sáquenme, sáquenme, sálvame que no puedo!'».

«La intenté volver a llamar, contestó, pero era un ruido», rememora.

Una cuadrilla de rescate está en la casa, tapiada de barro. «El perro hizo señas aquí, en esta área de lo que era la sala y en la cocina, lo que coincide con la seña que nos dio el familiar», comenta un bombero en el lugar con apoyo canino.

Unos cinco compañeros excavan con palas, pero nada consiguen. «Sé que está aquí», insiste ella.

A pocos metros, otra cuadrilla está sobre un terreno donde antes había una casa, que fue arrastrada por el río crecido. Vecinos trataban de reconstruir la planta de la vivienda para tener una idea de donde buscar primero.

Y así, cada poco, continúan las búsquedas.

«Si no murieron por el golpe de las ramas y las piedras que trae el río, murieron de hipotermia», dijo a la AFP un funcionario de Protección Civil Aragua que pidió anonimato.

«Uno se va guiando por el olor (a descomposición), y hoy huele en varias casas», agrega un bombero del vecino estado de Carabobo.

Renacerá Tejerías

Venezuelasufre este año una atípica temporada de lluvias, que se ha extendido prácticamente todo el año por el fenómeno de La Niña, ondas tropicales y los coletazos del huracán Julia.

En Las Tejerías, por ejemplo, «llovió en ocho horas lo que llueve durante un mes», apuntó el domingo la vicepresidenta Delcy Rodríguez, citada por AFP.

La crecida del río, que fue de hasta seis metros en las estructuras más cercanas al cauce, arrastró árboles, automóviles, postes de luz, antenas telefónicas y parte de viviendas, muchas construidas en zonas de riesgo.

El deslave en Las Tejerías es el peor desastre natural deVenezuelaen lo que va de siglo. En 1999, un gran deslave en el estado Vargas (norte) mató a unas 10.000 personas.

En las últimas tres semanas, otras 13 personas murieron en diferentes regiones del país, también como consecuencia de las fuertes lluvias.

El gobierno ha instalado refugios en Maracay, capital de Aragua, y anunció además la distribución de 300 toneladas de alimentos. También se instalaron centros de acopio en todo el país para recaudar donaciones.

El lunes, Nicolás Maduro recorrió la zona acompañado de un enorme séquito de funcionarios. Los militares restringieron el acceso a la prensa, pese a que la labor de los periodistas fue determinante en las primeras horas pàra conocer la magnitud de la tragedia que comenzó el sábado por la noche.

“La gente que haya perdido su casa vamos a construir una nueva para cada quien. Tengan la seguridad con la Gran Misión Vivienda Venezuela. Tengan la seguridad absoluta”, prometió Maduro a los habitantes de Las Tejerías con la ayuda de un megáfono, reportó Radio Fe y Alegría.

Mientras, personas de todo el país se suman a la ayuda para los damnificados de Las Tejerías y de otras localidades duramente afectadas por las lluvias de los últimos días.

Con información de agencia AFP

Publicidad
Publicidad