Vladimir Padrino, el pilar que sostiene a Maduro

Vladimir Padrino, el pilar que sostiene a Maduro

Orden y disciplina. El Ministro de Defensa es un fiel representante de los valores de la institución castrense hasta que abre la boca. Su afinidad ideológica con el chavismo le otorgó poder, pero al mismo tiempo lo desdora ante sus pares. Alguna vez dijo que Bolívar fundó las milicias 67 años después de su muerte. Ahora, con la misma precisión, dice que Nicolás Maduro es legítimo en Miraflores y le jura lealtad en nombre de todos los cuarteles. En sus manos pudiera estar la vigencia de la ConstituciónCalla y actúa normal. Aplaude. No queda más que hacer eso cuando el presidente de una nación subordina a todo su gabinete y a todas las instituciones del Estado bajo los designios de un solo hombre. Un militar. El primero de su curso. Quien más tiempo ha logrado asirse al cargo de Ministro de la Defensa. “No era el más avezado desde el punto de vista académico”, afirma el general retirado Antonio Rivero, su compañero en la promoción “General de Brigada Juan Gómez Mireles”, egresada de la Academia Militar el 5 de julio de 1984, y en la que ocupó el puesto número 18. En ese entonces Vladimir Padrino López era un simple joven nacido en Santa Rosalía, criado en La Candelaria y una ficha fija para acompañar a cumpleañeras y reinas de belleza cuando había que realizar un Cruce de Sables. “Siempre lo escogían por su porte, por su estatura. Era muy educado”, asegura quien durante años se sintió como su amigo, al punto de pasar más de una Navidad juntos.]]>