Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Testigos de mesa, y de la debacle

portada2
24/10/2017
|
FOTOGRAFÍAS: EFE

Durante las elecciones regionales del 15 de octubre se presenciaron irregularidades ya denunciadas en el país: coacción del voto, proselitismo político, irregularidades en la apertura y cierre de la jornada. La ausencia de testigos de mesa fue una mancha en el desempeño opositor, que perjudicó la defensa de los derechos de los votantes. Quienes se presentaron, pasaron las de Caín

“¿A dónde voy con el carnet (de la patria) para el pago?” fue una de las preguntas que se le quedó grabada en la mente a Blas Ichaso el 15 de octubre de 2017. También la cifra “200.000 bolívares”. Fueron datos que escuchó mientras era testigo de mesa del centro Escuela Valle Verde, en Lecherías, estado Anzoátegui. La coacción del voto fue clara y evidente en al menos unas cincuenta personas que le hicieron esa, o alguna pregunta similar. Incluso, encontró votantes en las colas que solo portaban el carnet de la patria y no la cédula de identidad, único documento válido para ejercer el sufragio. “Hubo gente que se tuvo que devolver a sus casas a buscar su cédula, documento con el que siempre se ha votado”, apuntó Ichaso. Una vez dentro del centro, el carnet salía a relucir de nuevo, justo después de haber tildado el candidato de su preferencia para las elecciones de gobernadores. Y con el carnet, la pregunta y la arbitrariedad.

El secreto del sufragio se le desplomaba a medida que pasaban las horas del domingo 15 de octubre. Ichaso no había presenciado tal descaro antes. Sin rodeos ni mayores tapujos, los electores que presentaban la inquietud se iban al llamado punto rojo del partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), con el carnet en mano. Y salían satisfechos. El joven de 21 años escuchaba la inquietud de personas que le doblaban, e incluso triplicaban, la edad. Lo calificó como un “chantaje intenso” que se presentaba al momento de firmar los cuadernos de votación. Pero la impotencia se la guardó: “Lo que quedaba era denunciar y mostrar oposición, porque no hay mucho que puedas hacer”.

En aquel centro de votación, ubicado en una zona popular, ganó Aristóbulo Iztúriz por el PSUV con 204 votos, sobre Antonio Barrera Sira, de Acción Democrática, que acumuló 104. Y a pesar de que el estado Anzoátegui fue una de las cinco victorias de la oposición con 51,69% a favor, el candidato por la Mesa de la Unidad no logró la mayoría del electorado en aquel rincón del barrio Valle Verde.

Testigo3

cita-5-testigos-de-mesa

Ichaso atestiguó las ilegalidades casi con las manos atadas, sin que los encargados del Centro Nacional Electoral ni del Plan República actuaran. Era él contra el mundo en defensa de la autonomía del voto ajeno, también cuando se apelaba al voto asistido con el cual vigilaban que se presionara la tarjeta del PSUV. “Logramos impedir que sucediera en la mayoría de los casos en que no era necesario. Si le explicas a la gente inteligentemente y que no genere rechazo, se comportan a la altura. ¿Qué puede hacer uno frente a eso? Uno repite la ley”, confiesa.

Martha Pulido se quedaba ponchada cuando le preguntaban por el punto rojo del PSUV en la Escuela Nacional Bolivariana María Ledezma, ubicada en el sector El Ujano de Barquisimeto, estado Lara. En el centro donde fungió como testigo de la oposición, tuvieron que improvisar un centro de votación paralelo para el Colegio Las Fuentes, con 5.741 electores. Fue una de las 20 reubicaciones del municipio Iribarren. Los 6.854 votantes ya inscritos tuvieron que compartir espacios en la unidad educativa, y presenciar en conjunto el atropello.

“Es una irregularidad que ya es costumbre”, suelta. Unos 650 kilómetros de distancia la separaban del ejemplo de Ichaso, en Lecherías, de sus denuncias y su indignación. Pero no de la irregularidad. “Me preguntaban que a dónde tenía que acudir con el carnet de la patria. No sé cuál sería la condición. Escuché decir por ahí que les hacían una transferencia, pero no sé de cuánto sería”, desliza la mujer de 50 años.

Allí, Henri Falcón obtuvo 2.225 de votos, sobrepasando a la almiranta Carmen Meléndez, quien logró 1.516. Aunque la oposición ganó en el centro, perdió en el municipio y la gobernación del estado Lara.

cita-4-testigos-de-mesa

Ventajismo fuera de lugar

La presencia de puntos rojos a menos de 50 metros de los centros de votación fue una de las tantas arbitrariedades que denunciaron durante ese día, y que no recibieron correcciones a pesar de violar la ley que establece como mínimo cuatro veces esa distancia. Los testigos de mesa opositores, con la misión de garantizar la imparcialidad y transparencia del proceso, quedaban anulados cuando sus quejas entraban y salían por los oídos de los militares. Incluso, el candidato Henri Falcón denunció por Twitter que en Lara sacaron testigos de sus centros de votación sin dar información alguna durante las votaciones regionales.

Ellos, encargados de velar por la integridad del voto, presenciaron y vivieron los embates de la maquinaria del PSUV y de la fuerza militar, como sucedió en un centro de votación reubicado en Miranda, donde el Plan República se llevó las máquinas de votación.

Sin embargo, fueron vilipendiados en las redes sociales por la pérdida de estados clave para la oposición, como Miranda, Lara y Carabobo, especialmente luego de que Liliana Hernández, integrante del comando de campaña de la MUD, admitiera que en el estado que gobernaba Henrique Capriles 30% de los testigos “desaparecieron”, que fue imposible comunicarse con ellos, que desconocía “qué pasó”.

cita-3-testigos-de-mesa

Pero, de hecho, algunos nunca estuvieron. La Unidad no pudo garantizar la cobertura total del proceso con sus veedores. Pedro Contreras, por ejemplo, tuvo que ejercer funciones para las que no estaba capacitado. No tuvo chance de estarlo. En el Colegio San Agustín del Marqués, en el municipio Sucre, se ejecutarían los talleres de formación de testigos, pautados semanas antes del 15 de octubre. Pero ninguno se realizó por falta de quórum. “Nos dieron unos reglamentos de Súmate, en donde nos describieron nuestros derechos y deberes, y cómo era el funcionamiento de la mesa de votación. Así supe”, detalla el joven de 24 años.

Un testigo electoral debe presenciar y vigilar la apertura y cierre de las votaciones, observar que los votantes cumplan con su derecho al voto de forma secreta e individual y guiar a las personas con discapacidades que necesiten asistencia. Cada estadio, con sus respectivos pasos, debe contar por el “OK” de esta figura. Hay uno principal y dos suplentes por mesa. Además, son los primeros que conocer los resultados electorales, junto a los miembros de mesa.

Sin embargo, Contreras no pudo hacerlo en la Escuela Estatal Consuelo Navas Tovar, ubicada en el barrio 5 de Julio de Petare, estado Miranda. Tuvo que dejar a un lado sus responsabilidades para asumir mayores: las de un miembro de mesa “A”, responsable de la utilización del cuaderno de votación, donde el elector firma y estampa su huella dactilar. “Fue una falta que se notó”, estima. Allí, las mesas se activaron con el mínimo de los integrantes: un operador del sistema integrado (OSI), un presidente de mesa, el miembro “A” y un secretario, quedando por fuera el miembro “B”, el de reserva y el testigo. No había suficiente gente.

“Al tener esa falla era complicado hacer todo a la vez. Uno tenía que comer atendiendo a la gente que votaba. Se tenía que parar el proceso mientras alguno de los miembros de mesa iba al baño”, relata. La responsabilidad de hacer cumplir la Ley Orgánica de Procesos Electoralesse escapaba de sus manos ante la tensión política que generaba que opositores se encontraran con una masa chavista. Los insultos brotaron y varios electores fueron robados mientras esperaban en la fila. Frente a su centro pasaron motorizados ataviados con franelas rojas en apoyo a Héctor Rodríguez. “Tú ves cómo violaban la norma y no tenías la fuerza para sacarlos. Hacías la denuncia con el Plan República, pero la respuesta no era contundente”, lamenta Contreras.

Testigo2

cita-2-testigos-de-mesa

El candidato Carlos Ocariz explicó al día siguiente de la elección que muchos de sus testigos fueron desalojados de centros en zonas populares controladas por el chavismo y hasta se aventuró a declarar que en algunas zonas se instalaron bloqueadores de señales que hicieron imposible la comunicación vía teléfonos celulares con los celadores en las mesas que había entrenado la MUD.

Del timbo al tambo

Para Pedro Contreras lo ocurrido el 15 de octubre fue inédito. Oficialmente, es testigo de mesa en el Instituto Nacional de Capacitación Socialista (Inces), en La Urbina. Pero su centro electoral fue uno de los 271 que el Consejo Nacional Electoral (CNE) reubicó bajo la premisa de garantizar la seguridad de los electores y el proceso. El movimiento impactó a unos 715.000 electores en todo el país y a 22% del padrón electoral mirandimo. Aguas abajo, la decisión arrastró problemas en la constitución de las mesas en los sitios sobrevenidos, por su ubicación y el espacio disponible.

Para llegar al barrio 5 de Julio, Contreras se organizó con los vecinos de la zona, electores enviados a sufragar en Petare. Se trasladaron en carros particulares por los angostos caminos del barrio, rápido, en horas de la madrugada. Más que una excursión, lo vio como un “viaje de trabajo”. Llegó como un clavel a las 5 de la mañana. Sin embargo, tuvo que esperar dos horas más para que conformaran las mesas con los miembros accidentales. El proceso abrió finalmente después de las 7:30 de la mañana, más de una hora después de lo normativo. “El miedo no se sintió solo con los testigos que no fueron, sino también en los electores”, apunta.

La abstención fue de 43.06% en la Escuela Estatal Consuelo Navas Tovar, donde quedó adjudicado como ganador Héctor Rodríguez con 70,13% de los votos. “Cuando llegas a las páginas del cuaderno de votación que tiene las cedulas que van de 20 a 24 millones, lo notas. Esa es la parte vacía del cuerpo”, lamenta Contreras. Su voto quedó en minoría.

Operación remate

Los cierres de jornada resultaron en confusión ese 15 de octubre. Los miembros de mesa y testigos esperaban pacientes el anuncio de la rectora del CNE, Tibisay Lucena, sobre el cierre o la acostumbrada extensión más allá de las 6 de la tarde cuando, por ley, culminan las votaciones. Pero Tibisay nunca salió a hablar. Sus compañeras en el Poder Electoral tampoco. Hubo silencio. Pero la ley no espera órdenes, y los testigos procedieron a hacerla cumplir. Además, la Mesa de la Unidad, en voz de su jefe de campaña, Gerardo Blyde, hacía el llamado a respetar la normativa y dar por finalizado el sufragio, si no había votantes esperando ejercerlo.

Fue entonces cuando las discordancias saltaron ante la falta de “órdenes superiores”. La Escuela Estatal Consuelo Navas, que agrupaba dos centros –el original y el reubicado– en dos pisos de la edificación, sirvió para el contraste. En el correspondiente a La Urbina, terminó el proceso. Pero en “el original”, las actividades se mantuvieron hasta pasadas las 9 de la noche cuando Pedro Contreras ya se estaba retirando, cumplida su labor. Vio entonces cómo las mesas del centro petareño seguían abiertas, las máquinas prendidas, pero sin electores ni mucho menos testigos opositores. “No estábamos yendo y vimos la vulneración de todo. Hasta había testigos (del chavismo) haciendo un sancocho ahí dentro donde estaban las mesas. Nosotros no podíamos meternos”, escandaliza.

testigo1

cita-1-testigos-de-mesa

Helena Castro trabajó en el Preescolar Centro Infantil América. Le tocaba como testigo pero asumió como miembro de mesa ante la ausencia de los correspondientes en aquel centro electoral de El Cafetal, municipio Baruta, en Miranda. Allí solo hay dos mesas para atender a una población de mayoría antichavista, pero la mujer se sintió “presionada” por los representantes del PSUV y los funcionarios del CNE. Especialmente al caer el sol, cuando llegaron las 6 de la tarde.

La presidenta de su mesa salió tres veces del centro a verificar si quedaban electores en espera. Estaba dispuesta a dar por terminada la jornada de forma oficial, hasta que una coordinadora del Poder Electoral vociferó: “Acá no se cierra hasta que den las órdenes”. Insólito para Castro, quien tenía por misión hacer cumplir la ley a cabalidad. Cuando le refutó, la funcionaria le espetó: “No se va a cerrar y punto hasta que nos den la orden”. En el trajín, un funcionario OSI llevó del brazo hasta la máquina de votación a una muchacha, un último empuje para alguna de las candidaturas. ¿Cuál habrá sido? Allí Héctor Rodríguez sumó apenas 28 sufragios, de 1.208 inscritos de los cuales acudió solo la mitad.