Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

El hombre que encontró la cura para el ratón

Resaca-Feature-UB
07/12/2018
|
FOTOGRAFÍA: PIXABAY | FOTOGRAFÍAS: ROBIN GARTNER (THE NEW YORK POST)

Shaughnessy Bishop-Stall es un tipo que invirtió diez años de su vida en encontrar la cura para la resaca. En su nuevo libro nos cuenta su experiencia y cuáles son los pasos a seguir

Si las resacas no existieran, ¿qué porcentaje de tu vida pasarías bebiendo alcohol? Es difícil de predecir. Parte del miedo a emborracharse es el hecho de saber que estás sacrificando tu salud por un ratico de diversión. Ese es el punto de portarse mal de vez en cuando.

Sin embargo, el ratón tiene cura y para encontrarla, el escritor y actor canadiense Shaughnessy Bishop-Stall pasó la última década realizando una exhaustiva investigación que documentó en su nuevo libro ‘Hungover: The Morning After and One Man’s Quest for the Cure’.

hangover-shaughnessy-1a

Decepcionado de la ciencia moderna, el también actor de 44 años decidió buscar el remedio por su propia cuenta. “Parece que hemos progresado mucho científicamente, excepto cuando se trata de este extraño fenómeno”, comenta Bishop-Stall en una entrevista para The New York Post.

Su método se basaba en registrar lo que había tomado el día anterior y estudiar los síntomas al día siguiente. Luego, procedía a beber los mismos tragos otro día, pero trataba el ratón con diferentes remedios y analizaba los efectos.

“Fue un proceso de eliminación hasta que encontré ingredientes que deben tener algo de mérito”, explica.

En el transcurso de su recorrido, Bishop-Stall probó cientos de tratamientos contra la resaca. Desde anguilas hasta ojos de cabra. Él comenta que este experimento le hizo daño a su salud. “Aumenté de peso, tuve problemas con mi sistema circulatorio, mi salud mental también se vio muy afectada”.

hangover-shaughnessy-3a

Sin embargo, en el libro revela que finalmente pudo encontrar la cura para la resaca. Por suerte no tiene nada que ver con animales. De acuerdo con Bishop-Stall, el ingrediente mágico es una alta dosis (cerca de 1500 mg) de un aminoácido llamado N-acetilcisteína (NAC). El NAC es utilizado para el tratamiento de varias enfermedades crónicas, incluyendo las de pulmón y corazón, así como en las enfermedades del riñón y en algunos trastornos psiquiátricos. De igual modo tiene propiedades antivirales, por lo que se utiliza para tratar virus como la gripe.

Además del NAC, Bishop-Stall también recomienda tomar vitaminas B1, B6 y B12, las cuales hacen que el NAC sea más efectivo, acompañado de boswellia (una hierba antiinflamatoria) y cardo mariano (una hierba que contiene glutatión).

hangover-shaughnessy-book-1a

No obstante, el Dr. Edward Goldberg, un internista y gastrointerólogo de Nueva York, no confía mucho en esta cura. “Estos suplementos son más para un alcohólico crónico que para un bebedor casual con una resaca”, explica para The New York Post. Tanto el NAC como el cardio mariano alivian la inflamación del hígado, pero aclara que el hígado no causa la resaca; la deshidratación sí.

Ahora que conoces los pro y los contra este método, debes recordar que cada organismo funciona a su propio ritmo. Sin embargo, lo interesante de este experimento son las crónicas de Bishop-Stall y vale la pena echarles un ojo. ‘Hungover: The Morning After and One Man’s Quest for the Cure’ está disponible en Amazon.