<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Así es el "Vacunagate": funcionarios del gobierno peruano se vacunaron en secreto

La Contraloría General de Perú investiga una lista de 487 personas que tuvieron acceso a la vacuna contra la covid-19 antes del comienzo de la campaña de vacunación aprovechando sus cargos políticos o su relación con instancias de poder y autoridades sanitarias. Hasta el expresidente Martín Vizcarra se vacunó a escondidas

Así es el "Vacunagate": funcionarios del gobierno peruano se vacunaron en secreto

Pilar Mazzetti, la ministra de Salud peruana que dirigió las labores de lucha contra la covid-19 durante la mayor parte de la pandemia, recibió en secreto vacunas de «cortesía» de Sinopharm mientras se evaluaba su idoneidad, una revelación que agrava aún más el ya dramático caso del «vacunagate» en el país.

Así lo reveló de forma solemne e indignada el presidente Francisco Sagasti, quien indicó que tanto Mazzetti, quien dimitió el viernes pasado, como la ex canciller Elizabeth Astete, quien también renunció este sábado, figuran en la lista de las 487 personas que fueron inoculadas con la solución del laboratorio chino, en secreto, y bajo criterios de selección aparentemente arbitrarios.

En un mensaje televisado, Sagasti lamentó «profundamente» que dos de sus ya exministras estuvieran en la lista de 487 personas inmunizadas que entregó la Universidad Peruana Cayetano Heredia.

Ambas «faltaron a su deber de servidoras públicas» y al sentido de lealtad hacia su figura y la de la primera ministra Violeta Bermúdez, pues nunca informaron de esta situación.

Sagasti indicó que ese listado de 487 personas ha sido enviado a la Contraloría General de la República, a las comisiones investigadoras en el Ejecutivo y Congreso, así como a la Fiscalía para que de acuerdo a sus competencias inicien las pesquisas que corresponden.

Era secreto

Cuántos funcionarios peruanos se vacunaron en secreto contra la covid-19 antes de que la ciudadanía pudiera hacerlo, y quiénes fueron, han sido las preguntas que la revelación de este listado ha resuelto y que tenían a Perú indignado y en vilo.

A lo largo de la jornada se sucedieron las declaraciones de funcionarios, políticos, jerarcas del Estado e incluso la mesa directiva del Congreso rechazando haber sido receptores de la vacuna de Sinopharm, antes del inicio oficial de la inmunización en el país, un hecho que ha destapado otro escándalo político, al tiempo que exigían el esclarecimiento de la situación.

El ministro de Salud, Oscar Ugarte, quien sustituyó a Mazzetti al frente del ministerio, dio una idea inicial de cuántos funcionarios pueden haber sido vacunados, afirmó a primera hora de la mañana que unos «15 o 20» funcionarios de su ministerio podrían haber sido beneficiarios de la vacuna.

No se conoce aún cuántos de los 487 nombres de la lista presentada por Sagasti son funcionarios del Ejecutivo.

Investigar a los vacunados

También en la mañana la primera ministra, Violeta Bermúdez, reiteró que se haría una «investigación profunda» cuyo resultado final solo se conocerá cuando concluya la investigación sumaria encargada a una comisión que «investigará, determinará, cómo llegó ese lote, quién decidió que vaya aquí o a allá, a tantos ministerios».

Los funcionarios que admitan haber sido vacunados dejarán sus cargos en el Ejecutivo, como Astete, Mazzetti y dos viceministros de Salud.

Vacunagate

La exministra de Salud Pilar Mazzetti también recibió la vacuna de Sinopharm, dentro de un grupo de 487 personas que fueron inmunizadas en secreto con dosis que llegaron como complemento al lote utilizado para los ensayos en Perú. (Foto: Ministerio De Salud Del Perú / EFE)

Mientras, las redes sociales bullían con pedidos para abrir la investigación a otros políticos y congresistas, muchos de los cuales permanecieron extrañamente silenciosos durante varios días respecto a este tema, o al menos para que expresaran públicamente que no habían sido inoculados.

Tal es así que el Congreso terminó aprobando pedir a todos sus miembros enviar una declaración jurada de no haber recibido la vacuna, declaración que posteriormente se cotejaría con el listado de personas que recibieron la «cortesía».

3 delitos de Vizcarra

A la par de las investigaciones que han iniciado el gobierno y el Parlamento sobre esta vacunaciones, el Ministerio Público confirmó la apertura de una investigación preliminar contra el expresidente Martín Vizcarra (2018-2020) tras haber revelado que recibió la vacuna en octubre pasado.

La Fiscalía informó que las diligencias preliminares se hacen «por la presunta comisión de los delitos contra la administración pública, colusión y negociación incompatible o aprovechamiento del cargo».

Por tal motivo, recibirá «las declaraciones indagatorias» de Vizcarra, su esposa Maribel Díaz, y del jefe del equipo investigador de los ensayos de Sinopharm en el país, Germán Málaga.

Además, del exprimer ministro Walter Martos, la exministra Mazzetti y del excanciller Mario López, «entre otros».

Después de estar en el candelero desde el día jueves en que reveló haber sido inmunizado, Vizcarra publicó un vídeo en sus redes sociales en el que se defendió de las acusaciones de haber recibido directamente las dosis de Sinopharm y reiteró su versión de que fue uno de los voluntarios en los ensayos en el país, algo que ha negado la Universidad Peruana Cayetano Heredia a cargo de ese proceso.

«Le comenté a mi esposa y a mi hermano mayor mi intención de participar de esa fase experimental y ellos decidieron también formar parte de este proceso, así fue que el 2 de octubre recibí la primera dosis», detalló Vizcarra.

El exmandatario pidió disculpas por no haber informado al país sobre este hecho y dijo someterse a las investigaciones iniciadas aunque considera que no ha cometido delito alguno.

Los VIP

La mayoría fueron inoculados cuando ni siquiera había sido aprobada por las autoridades sanitaria de Perú y algunos implicados en la negociación directa para la compra de las vacunas recibieron hasta tres dosis cuando se supone que basta con dos para lograr la inmunidad frente a la covid-19.

Entre los nombres más destacados de la lista difundida este martes están los siguientes:

1.- MARTÍN VIZCARRA, presidente. Afirma haber pedido ser voluntario del ensayo e ignorar que lo recibido era la vacuna, pero el director de la investigación, Germán Málaga, asegura que Vizcarra le pidió expresamente vacunas para él y para su esposa cuando aún era presidente (2018-2020). De paso también fue vacunado su hermano.

2.- PILAR MAZZETTI, ministra de Salud. «El capitán es el último que abandona el barco. Esperaré mi turno para ser vacunada», decía la pasada semana Mazzetti, que dimitió ni bien se descubrió el escándalo, pues ya había sido vacunada hacía un mes. Como ella, unos 50 funcionarios del Ministerio de Salud hicieron lo mismo.

3.- ELIZABETH ASTETE, ministra de Relaciones Exteriores. «No podía darme el lujo de caer enferma», fue la justificación que dio la ya ahora excanciller de Perú, en cuyo ministerio, encargado de negociar la compra de las vacunas, también fueron vacunados al menos otros cinco funcionarios, algunos en compañía de sus cónyuges.

4.- LUIS SUÁREZ, viceministro de Salud Pública. La mano derecha de Mazzetti en el Ministerio de Salud fue uno de los más se aprovechó del acceso a estas vacunaciones secretas, pues dentro de la lista hay familiares directos como su esposa, sus hijos y su hermana. También dimitió tras desvelarse el escándalo.

5.- ALEJANDRO AGUINAGA, excongresista y médico personal del expresidente Alberto Fujimori (1990-2000). «Somos personas de riesgo e hice las consultas para que nos vacunaran», dijo como justificación Aguinaga tras revelarse que tanto él como su esposa fueron vacunados con este excedente de dosis que quedaban en la investigación.

6.- CIRO MAGUIÑA, vicedecano del Colegio Médico. «Tomé ivermectina», decía la pasada semana Maguiña para explicar cómo había vencido a la covid-19, pero este defensor del antiparasitario cuya eficacia contra la enfermedad no está científicamente demostrada no reveló que fue vacunado después de contraer el coronavirus, lo que favoreció su recuperación.

7.- GERMÁN MÁLAGA, director del ensayo clínico de la vacuna de Sinopharm. El principal responsable de la investigación era el encargado de decidir a quiénes administraba el exclusivo lote de vacunas, que también uso para inmunizar a su propia hija.

8.- PATRICIA GARCÍA, exministra de Salud. La titular de la cartera de Salud en el Gobierno del expresidente Pedro Pablo Kuczynski (2016-2018) fue vacunada por ser una de las investigadoras principales de la Universidad Peruana Cayetano Heredia (UPCH), a cargo del ensayo clínico, aunque no estaba directamente relacionada con este.

9.- LOS RECTORES. Otras personalidades que también se beneficiaron de sus posiciones para vacunarse fueron las autoridades universitarias donde se hizo el ensayo clínico, pues tanto en la UPCH como en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM) fueron vacunados el rector y los vicerrectores.

10.- CECILIA BLUME, abogada mediática. «Empezamos… Pepe, el vivo», lamentaba hace unos días Blume ante los anuncios falsos en internet de venta de vacunas de Sinopharm, las mismas que ella ya se había inoculado hacía casi tres meses. Su nombre es uno de los más inesperados y revela sus grandes contactos con altas esferas.

11.- NICOLA GIRASOLI, nuncio apostólico. Otro de los vacunados bajo la categoría de «consultor» del ensayo clínico fue este sacerdote italiano, enviado permanente del papa Francisco en Perú, que fue uno de los encargados de organizar la visita del sumo pontífice al país en 2018.

Annaé Torrealba lanza #NiConUnPétalo campaña contra la violencia de género

Este 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, estrena su videoclip "Ni con un pétalo", con una canción de su autoría, basada en una historia que le ocurrió en cierta etapa de mi vida. Su intención es "sensibilizar y decir a quienes piensan que dejarlo pasar o que ‘son discusiones de pareja donde no debemos meternos’, es una forma de complicidad que no debemos permitirnos como sociedad”.