Así sería la Vinotinto “Salserín”

Tan llamativa como la de los que firmaron, es la lista de los que no pusieron su nombre en la carta del G-15 que pidió la renuncia a la directiva de la FVF. ¿Qué tal un once con Otero, Jeffren, Velázquez, Signorelli, Murillo o Peñaranda?De aquí al 24-M (el día que la Vinotinto visitará a Perú, en marzo) puede pasar mucho. A lo mejor el seleccionador ya no es Chita, sino Manuel Plasencia. A lo mejor se establece un diálogo con los jugadores en conflicto. A lo mejor Laureano González ya no es el presidente interino de la FVF.

Así sería la Vinotinto “Salserín”

A lo mejor se produce la segunda venida de Rafael Esquivel, que se aparece en Maiquetía diciendo: “Yo soy el que arregla esto”. O a lo mejor todo sigue igual, de idéntica manera la Asamblea Nacional podría seguir siendo todo menos un espacio para llegar a acuerdos luego del 6-D. Tengo que escribir esto lo más pronto posible, antes de que alguien robe la idea o haya novedades en Google News.

Pongamos números. 15 jugadores se han declarado en rebeldía contra la directiva de la FVF que encabeza el Laureano que no es Márquez ni Olivárez. Son 4 defensas (Rosales, Vizcarrondo, Perozo, Cichero ), un todero (Lucena), 5 mediocampistas (Rincón, Seijas, Vargas, Maestrico, Guerra), 5 delanteros (Salomón Rondón, Santos, Josef Martínez, Fedor, Falcón).

Quizás son más y todavía no lo sabemos. A nadie le gusta ser rompegrupo. Tengo entendido que Andrés Túñez quedó descontento luego de su última convocatoria, aunque a lo mejor los del G-15 no pudieron establecer comunicación con Tailandia para que firmara la carta. Amorebieta ya había renunciado. Arango ya se había despedido.

Chita Sanvicente ha dirigido 17 partidos: 10 amistosos y 7 oficiales (4 victorias, 1 empate, 12 derrotas). En ellos ha empleado a 47 futbolistas diferentes.

De 16.769 minutos posibles (descontando los 61 kamikazes de Dios, disculpe la Arjonada, que la Vinotinto jugó con uno menos ante Perú en Copa América), los G-15 + Arango + Amorebieta disputaron 10.792 minutos (64% del total; sube a 71% contando solo Copa América y eliminatorias), entre ellos los líderes de la estadística: Vizcarrondo (1.250 minutos), Cichero (1.226) y el capitán Rincón (1.158).
Un verdadero sismo como el de 9,5 grados que hubo en 1960 en Chile.

Aunque nunca es imposible que ocurra algo así. Ha habido desastres aéreos (ni Dios lo permita) de clubes que golpearon duramente a selecciones nacionales: ejemplos, Torino en 1949, Manchester United en 1958, Alianza Lima en 1987.

Hay que aclarar igual que Grenddy Perozo no había tenido minutos con Chita desde los amistosos de finales de 2014 y que Paky Lucena (próximo a los 35 años) prácticamente se había autoexcluido tras sus últimos despistes.

En toda lista, es tan significativo los que firman como los que no firman. Entre los que no firmaron están algunos de los que (llamativamente) han ofrecido rendimiento aceptable o bueno en la era Chita: el portero Alain Baroja, José Manuel Velásquez, Alexander González, Jeffren Suárez, Mario Rondón, Jhon Murillo.

Hay otras opciones que ni siquiera han disputado todavía minutos en la era Chita: Juanpi Añor (Málaga), Adalberto Peñaranda (Granada), Gelmin Rivas (Al Ittihad de Arabia Saudita), Jhonder Cádiz (Uniao Madeira), solo por citar cuatro, más los pocos destacados de la liga local, tipo Jacobo Kouffaty (Lara). Confieso no ser el más adecuado para hablar del Torneo Adecuación.

En fin, vamos al grano luego como de 20 párrafos: ¿cómo luciría una selección de Venezuela sin el G-15 o G-16? El periodista especializado Jovan Pulgarín ha dicho que hay que prepararse para una Vinotinto Salserín.

Cuando lancé la pregunta el martes en una red social, algunos tuiteros picaron adelante:

Futbolísticamente, una Venezuela sin Tomás Rincón y compañía daría ventajas a los rivales que sí van a pelear por ir a Rusia 2018. Probablemente habrá un boquerón en el lateral izquierdo y en el mediocampo de organización. Pero en el deporte también hay factores sicológicos. Quién sabe si una Vinotinto Salserín estaría más motivada y agrupada alrededor de un objetivo. Quién sabe si los jugadores tendrían el estímulo de destacar y ganarse un puesto de titulares.

Más que una alineación, haré el ejercicio de armar una posible convocatoria de 22 jugadores para la Vinotinto Salserín. Pero recemos para que se imponga la cordura y haya verdadero diálogo. Tanto en el fútbol venezolano como en el país luego del 6-D. Diga amén.

Porteros

Alain Baroja (AEK Atenas, Grecia)
Dani Hernández (Tenerife, España)

Defensas

Jefre Vargas (Caracas FC)
José Manuel Velázquez (Arouca, Portugal)
Wilker Ángel (Táchira)
Francisco Carabalí (Mineros)
Jhon Chancellor (Mineros)
Víctor García (Porto B, Portugal)

Mediocampistas

Jeffrén Suárez (K.A.S. Eupen)
Alexander González (Young Boys, Suiza)
Rómulo Otero (Huachipato, Chile)
Franco Signorelli (Empoli, Italia)
Jhon Murillo (Tondela, Portugal)
Rafael Acosta (Mineros)
Juanpi Añor (Málaga, España)
Arquímedes Figuera (La Guaira)
Jacobo Kouffaty (Lara)

Delanteros

Mario Rondón (Shijiazhuang Ever Bright, China)
Gelmin Rivas (Al Ittihad, Arabia Saudita)
Adalberto Peñaranda (Granada, España)
Richard Blanco (Mineros)
El “mediático” Manuel Arteaga (Zulia)

Dato divertido (no para los involucrados): los tres jugadores que vieron acción y menos minutos han disputado en la era Chita son Yohandry

Orozco (9), Aquiles Ocanto (7) y Emilio Rentería (6).