<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

'Baby Shark' supera a 'Despacito' y se convierte en el vídeo más visto de YouTube

La pegadiza melodía, grabada por la cantante coreana-estadounidense Hope Segoine y producida por la compañía educativa surcoreana Pinkfong, fue publicada en YouTube originalmente el 17 de junio de 2016. Desde entonces, se ha convertido en una de las canciones más reconocidas del mundo e incluso llegó a posicionarse en la lista Billboard Top100 en 2019.

'Baby Shark' supera a 'Despacito' y se convierte en el vídeo más visto de YouTube

La popular canción infantil surcoreana Baby Shark ha desbancado en YouTube a Despacito, de Luis Fonsi y Daddy Yankee, al alcanzar las 7.044 millones de reproducciones, y se ha convertido en el vídeo más visto de la plataforma digital. 

La pegadiza melodía, grabada por la cantante coreana-estadounidense Hope Segoine y producida por la compañía educativa surcoreana Pinkfong, fue publicada en YouTube originalmente el 17 de junio de 2016. Desde entonces, se ha convertido en una de las canciones más reconocidas del mundo e incluso llegó a posicionarse en la lista Billboard Top100 en 2019.

«Sin el amor y el apoyo de nuestros seguidores por todo el mundo, el nuevo récord de Baby Shark no hubiera sido posible», ha dicho en un comunicado Min Seok Kim, el consejero delegado de SmartStudy, la empresa matriz de Pinkfong. «Nos sentimos muy honrados por este récord y seguiremos enfocados en la producción de entretenimiento de alta calidad más allá de las plataformas digitales», añade.

El vídeo asiático supera así a la canción de las estrellas puertorriqueñas Luis Fonsi y Dadde Yankee, que llegó a YouTube el 12 de enero de 2017 y que hasta ahora era el vídeo más visto de la historia de la plataforma con 7.038 millones de reproducciones.

Este año, se grabó una versión de Baby Shark para promover una buena higiene de manos entre los más pequeños con la llevada de la pandemia del coronavirus, lo que impulsó aun más su popularidad.

Este artículo fue publicado previamente en The Objective.