<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

El presidente de la Federación Venezolana de Fútbol murió por coronavirus, según la policía

Fue detenido el 20 de julio y a los dos días ingresó de emergencia en una clínica en Caracas. Jesús Berardinelli, presidente encargado de la FVF, murió este miércoles 5 de agosto. ¿El gobierno terminará de asumir el control de esa instancia?

El presidente de la Federación Venezolana de Fútbol murió por coronavirus, según la policía

El acta de defunción de Jesús Berardinelli indica que murió por coronavirus. Según el documento policial, el presidente de la Federación Venezolana de Fútbol, que falleció cuando estaba bajo custodia del Estado, se encontraba en el área destinada a pacientes con covid-19 en el Hospital de Clínicas Caracas.

A las 5:32 de la tarde del miércoles 5 de agosto la Federación Venezolana de Fútbol confirmó la noticia con un tuit: «Cumplimos con el penoso deber de informar que hoy ha fallecido el Ing Jesus (sic) Berardinelli QEPD, quien fuera presidente de la FVF. A sus familiares y amigos hacemos llegar nuestra sentida palabra de pesar por tan dolorosa pérdida que enluta el fútbol nacional…».

Intrigan los puntos suspensivos, porque esta es una historia con desenlace trágico y aristas ocultas que esperan por salir a la luz.

Jesús Berardinelli fue detenido el 20 de julio en Yaracuy en circunstancias no del todo claras. Se presume que estarían vinculadas a medidas tomadas por la Contraloría General de la República y que derivaron en una orden de congelación de todas sus cuentas por el presunto mal manejo de fondos del Estado asignados a la FVF.

El acta de la policía

El documento de defunción fue emitido por el Cuerpo de Investigaciones Científicas y Penales de la policía y refiere que Berardinelli, de 61 años, murió en el «Hospital de Clínicas Caracas, piso 7, área en aislamiento casos Positivos COVID-19, Parroquia San Bernardino, Municipio Libertador, Caracas».

Pero tiene una inconsistencia: la fecha. Dice que murió el «martes 5 de agosto». O es el martes 4 de agosto o es el miércoles 5 de agosto. La hora fue a las 4.20 p.m.

El acta dice que la información la suministró la esposa del paciente, Adriana Martínez, quien aseguró que se encontraba recluido en Clínicas Caracas desde el 22 de julio «producto de complicaciones respiratorias». La médico internista  Yoxsivell Limas determinó que la causa de muerte fue por «insuficiencia respiratoria aguda, caso positivo para sospecha de covid-19».

Finaliza el acta destacando que «el hoy inerte se encontraba bajo custodia policial por parte del comisionado Juan Bello adscrito a la División de Investigaciones Penales DIP, de la Policía Nacional Bolivariana ( sede Nuevo Circo) ya que se encontraba bajo investigación por uno de los delitos de Legitimación de Capitales (s.i.c.)»

¿Una sucia maniobra?

En el mundillo del deporte local, donde las cosas se dicen sin decirlas o se callan de manera olímpica, se especuló sobre una maniobra para arrebatarle el puesto que ocupaba -en calidad de encargado- desde principios de abril.

La salud del dirigente, sin embargo, complicó las cosas. De 61 años, con el reciente antecedente de una intervención quirúrgica a corazón abierto y su condición de hipertenso y diabético, debió ser tratado de acuerdo a su situación. ¿Lo fue? En su segundo día preso, el 22, tuvo que ser ingresado de emergencia en Clínicas Caracas. Tan descompensado estaba que hasta se temió que estuviera contagiado de COVID-19 y se le practicaron los exámenes de rigor.

El lunes 3 de agosto hubo noticias más o menos alentadoras sobre su evolución. Hasta hoy.

Y ante su fallecimiento surge la pregunta inevitable: ¿quién terminará su gestión hasta el 2021? ¿Convocarán nuevas elecciones? Lo que se vislumbra es que el gobierno de Nicolás Maduro termine de asumir el control de la Federación. Y la mesa parece servida. Sin embargo, para hacerlo tendrían que driblar algunas normas y asumir riesgos importantes, como que la FIFA suspenda -o «desafilie»- a Venezuela de toda competición internacional.

El abogado Antonio Quintero, experto en el tema lo explicó claramente en un texto publicado en El Estímulo:

«Primero, es necesario destacar que muchas federaciones en Venezuela se han visto directamente atacadas por el gobierno, como las de boxeo, deportes acuáticos, pesas, etcétera, y ningún presidente ha pedido “protección”. Por otro lado, aunque los directivos de la FVF han dicho que el gobierno se quedaría con la Federación si el presidente sale (en virtud de que el vicepresidente segundo (Pedro Infante) es el ministro del Deporte y el tercero es un general), lo cierto es que el artículo 73 de los estatutos de la FVF indican que, si el vicepresidente primero cesa en el cargo (y este sigue siendo el cargo para el que fue electo el presidente encargado, Beradinelli) entonces se deberían hacer nuevas elecciones.

En dichas elecciones no podrían ser elegidos personas del gobierno, en virtud de la última modificación de los estatutos que lo prohíbe. Tomando en cuenta esta situación, analizamos los escenarios. Adelantamos el más probable: que FIFA nombre una «Comisión Normalizadora»».