Beatificación de José Gregorio Hernández

"La beatificación del laico José Gregorio es un llamado a la santidad de todos"

Monseñor Tulio Ramírez, vicepostulador de la causa ante el Vaticano, hace recomendaciones para que los feligreses se preparen para la beatificación y para que colaboren con una pronta canonización. La clave es pedir favores solo a José Gregorio Hernández, no a varios santos a la vez, y documentar los milagros

Publicidad
beatificación
Cortesía Arquidiócesis

La beatificación del venerable José Gregorio Hernández, este 30 de abril, se perfila como un acontecimiento inédito para Venezuela. La elevación a los altares del aclamado Santo de los pobres, es el hecho religioso más esperado por los venezolanos.

Para muchos sería el evento más multitudinario de la historia reciente de este país. Sin embargo, la pandemia por coronavirus impone nuevas formas de vivir la cotidianidad. Es por ello que la beatificación ocurrirá bajo el más estricto control de aforo y con un número limitado de personas asistentes.

Imagen oficial de la beatificación del doctor José Gregorio Hernández. Cortesía Arquidiócesis de Caracas

En este sentido, monseñor Tulio Ramírez Padilla, obispo de la Diócesis de Guarenas y vicepostulador de la Causa de Beatificación del Dr. José Gregorio Hernández conversó sobre aspectos relevantes de este evento y sobre el profundo significado que tiene para Venezuela.

Un mensaje para los laicos

-¿Qué significado tiene la beatificación de un médico y laico en este contexto mundial?

El significado profundo que tiene es que no solamente los fundadores de órdenes religiosas importantes o las fundadoras de congregaciones de religiosos o religiosas son beatificados. Esta vez se trata de un laico en su misión laical. Ya el concilio vaticano II nos hablaba de la misión del laico en la Iglesia. Que un laico pueda ser santo es un llamado, en primer lugar, a la santidad de todos, que nos viene a raíz de nuestro bautismo, de nuestra inserción en la Iglesia, a nuestra vida de fe a la misión profética, a la misión sacerdotal, a la misión regia.

Ciertamente es un llamado de Dios a vivir este camino de santidad como lo hizo José Gregorio, el primer laico venezolano que será beatificado. Ya le han precedido tres hermanas religiosas: madre María de San José, madre Candelaria de San José y madre Carmen Rendiles.

Ahora José Gregorio Hernández nos ilumina el sendero de la vida laical. Yo creo que es muy importante esa figura de profesional laico que hace la combinación perfecta entre lo que es la profesión de médico con la vivencia de su fe. Es decir, no divorcia el profesionalismo de su vida cristiana. Yo creo José Gregorio Hernández pone ese camino como ejemplo a todos los laicos.

José Gregorio en la pandemia de 1918

-¿En esta pandemia cuál es el mensaje que la iglesia promueve con la beatificación de este médico?

Justamente a José Gregorio Hernández le correspondió atender la pandemia de la gripe española en 1918. Él formó parte de una comisión presidencial compuesta por otros médicos como Calixto Ortega, Luis Razetti, Rafael Rangel y otros galenos importantes de nuestra sociedad venezolana, miembros de la Academia Nacional de Medicina.

Foto Daniel Hernandez

José Gregorio era un hombre científico, investigador de talla, y supo combinar ciencia y medicina con un grado extraordinario de fe y devoción. Amaba a Jesucristo en la Eucaristía y a la santísima Virgen María. Era un verdadero hombre de Dios. La beatificación es una gran bendición y un gran regalo del Santo Padre Francisco para nuestra querida Venezuela en medio de esta pandemia, de esta crisis tan difícil.

¿Cómo prepararse?

-¿Qué recomendaciones de preparación espiritual daría usted a quienes, por la pandemia, no asistirán a la ceremonia?

-Hay mucha hermosas novenas de preparación para la beatificación. También charlas y foros para prepararse espiritualmente. Hay un material que se mandó desde la Arquidiócesis de Caracas para que las familias, en la intimidad, puedan prepararse espiritualmente para este momento. Debido a la pandemia es mucho más recomendable seguir la beatificación a través de los medios y las redes sociales.

La ceremonia estará presidida por el cardenal Pietro Parolin, secretario de Estado del Vaticano, y quien fue nuncio apostólico en Venezuela. Ama el país y es devoto de José Gregorio. El mismo dio testimonio de que tenía a José Gregorio en una especie de pequeño altar antes de entrar a su habitación. Tenía también a la Virgen de Coromoto y a la Virgen del Valle. Eso le hacía recordar a nuestro país.

Yo creo que lo mejor será quedarse en casa con serenidad y paciencia y no perderse ninguno de estos actos tan emotivos, tan llenos de fervor. Así se nos quedarán grabados en la memoria y en el corazón para que, sobre todo, podamos llevarlo a la práctica en nuestra vida cotidiana.

El camino a la canonización

-Después de la beatificación, ¿cuáles serán los pasos para la santificación? ¿Qué debemos hacer los feligreses?

-Pienso que es muy importante no quedarse con la acción portentosa de Dios bajo la intercesión de José Gregorio Hernández. Es bueno saber que, en primer lugar, la acción es de Dios, quien utiliza sus medios importantes como instrumentos de amor para realizar las obras sanadoras, en este caso de José Gregorio Hernández.

Cuando vayamos a invocar la intercesión de José Gregorio Hernández, debemos invocarlo solamente a él, no a otros santos de nuestras devociones. Únicamente al beato José Gregorio para que interceda en un caso específico.

Por las redes sociales hemos escuchado audios y visto imágenes de presuntos milagros. Pero eso debe encauzarse a través de un serio testimonio por escrito, donde nos ponga todos los medios de contacto, identificarse y no ser anónimos.

Siempre hablamos de «presunto milagro» antes de declararse de que efectivamente es un milagro. La declaración le corresponde al Papa a través de un largo estudio que hace la Congregación para la Causa de los Santos. Primero se presenta en Roma y después se hacen los estudios específicos para llegar, o no, a la conclusión de que la acción realizada en la persona amilagrada no es del hombre sino que viene de Dios.

Los testimonios se pueden enviar a [email protected] o causajosegregorioherná[email protected] También pueden traerlos directamente a la iglesia La Candelaria, declarado santuario de José Gregorio Hernández por el cardenal Baltazar Porras. Allí, en una oficina, funciona la causa de beatificación y canonización del doctor Hernández.

Un vicepostulador feliz

beatificación

-¿Cómo se siente ser uno de los impulsores de esta causa que se concretó? 

-Yo me uno a la alegría y a la felicidad, en el cielo, a monseñor José Rincón Bonilla, quien trabajó intensamente durante 27 años por promover la recta devoción a José Gregorio Hernández. Me uno, aquí en la tierra, a los vicepostuladores vivos, a mis hermanos obispos, monseñor Mario Moronta, obispo de San Cristóbal, y al cardenal Jorge Urosa. También a los vicepostuladores sacerdotes que llevan esta causa con tanto amor.

Me uno, además, a todos los fieles laicos, religiosos, sacerdotes y religiosas que aman a José Gregorio y que ven coronada, en definitiva, este don tan hermoso de su beatificación.

 

Publicidad
Publicidad