Ciencia

Telescopio James Webb: ¿Estamos cerca de mirar el origen del universo?

Este telescopio permitirá ver el origen del universo, lleno de objetos que muchos ya dejaron de existir, pero que el limite de la velocidad de la luz nos dejará verlos, y fotografiarlos. Un verdadero viaje al pasado, que nos hará entender mejor nuestro presente y futuro

Publicidad

Recientemente se lanzó al espacio, desde la estación espacial europea ubicada en la Guyana Francesa, con un cohete Ariane 5, el telescopio James Webb sucesor del telescopio espacial Hubble. Este será el telescopio más potente construido por el hombre. Debe su nombre a James Webb, fallecido en 1992, subsecretario de Estado durante la administración Truman y el segundo director de la NASA responsable de los inicios del programa espacial.

A un costo de 9 billones de euros, la compleja operación para ponerlo en funcionamiento en febrero de 2022 requerirá de más de 300 operaciones exitosas de alta ingeniería, en las que una sola falla podría poner en peligro toda la inversión.

Telescopio James Webb
El momento del lanzamiento desde Guyana Francesa. Foto Jody Amiet / AFP

Volver al pasado

De aquella primera invención del telescopio -que muchos atribuyen erróneamente a Galileo o a Christiaan Huygens, cuando en realidad fue inventado en 1608 por el alemán Hans Lippershey o quizás por el español Juan Roget en 1590 y patentado por Zacharias Janssen en 1608- que permitió a Galileo ver a cuatro de las lunas mayores de Júpiter girando alrededor del planeta, el telescopio James Webb permitirá ver la luz inicial del universo a 13.700 millones de años. Es decir, que permitirá ver el origen del universo, lleno de objetos que muchos ya dejaron de existir, pero que el limite de la velocidad de la luz (300.000 km por segundo) nos dejará verlos, y fotografiarlos. Un verdadero viaje al pasado, que nos hará entender mejor nuestro presente y futuro.

Mientras que el telescopio Hubble orbita a 570 kms de la superficie terrestre, el James Webb lo hará a 1.5 millones de kms, por lo que cualquier desperfecto no podrá ser reparado.

Telescopio James Webb
Foto Pixabay / Pexels

El espejo reflector primario del Webb tiene 6.5 mts de diámetro comparado con el de 2.4 mts del Hubble, otorgándole al telescopio James Webb un área de recolección de luz 6.25 veces mayor que la del Hubble, aumentando en 15 veces el área de cobertura y sobre todo de resolución.

El origen del universo

El telescopio James Webb, llamado también la “máquina del tiempo”, nos dejará acceder a la luz de las primeras estrellas y galaxias que existían en el universo temprano. También podremos ver los sistemas planetarios de otras estrellas, analizar y estudiar sus atmosferas y determinar si tienen variables cuya existencia podría ser un indicio de vida.

Telescopio James Webb
El cohete espacial Ariane con el James Webb en su interior. jody Amiet / AFP

Los planetas y satélites de nuestro sistema solar serán vistos como nunca. Y, con toda la información que se recoja, quizás entenderemos un poco mejor el origen de nuestro universo.

¿Las preguntas seguirán?

Sobre este punto se activan no solo consideraciones científicas, sino sobre todo filosóficas y hasta religiosas. Nuestra mente evolucionada, y guiada por el método científico, pero no por ello, muy limitada, seguirá haciéndose preguntas como estas:

¿Por qué en vez de todo no preló la nada, que ya es algo?

¿Cómo y por qué surgió de la nada o de un todo no percibido, la realidad?

¿Cuál es el sentido de la energía y la materia oscura del universo?

¿Existen los multiuniversos?

¿Este universo que recién comenzamos a comprender o que creemos conocer tendrá un final encadenado a una sucesión infinita de principios y finales?

¿Tiene propósito el universo?

¿Por qué surgió la vida pensante?

¿Esta vida estaba predeterminada o es el resultado de una lotería cósmica? (Si usted juega la lotería por 13.8 billones de años en algún momento usted se ganará el ticket de la lotería)

¿La vida, inteligente o no, es excepcional o abundante?

Pero ¿por qué preguntarnos lo que es difícil de responder? El telescopio James Webb es una hazaña de la raza humana que merece ser celebrada. Demuestra la capacidad que tenemos los humanos para hacer grandes cosas. También demuestra que con el empeño adecuado podríamos solventar muchos de los problemas de todo orden que aquejan a la mayoría de los pobladores de este hermoso y convulsionado planeta que navega en medio de un silencio y una oscuridad inquietante.

Publicidad
Publicidad