El pasado no tan sano de @soysaludable

Esta es la historia de una libanesa arraigada en Maracaibo que, en lugar de sucumbir ante la tentación producida por una baklava o una mandocas, eligió llevar una vida sana. Además, y casi sin quererlo, le trajo popularidad y éxito en las redes sociales. Hoy bautiza su primer libro @soysaludable en la cocina, una publicación que combina información médica nutricional con el arte de los fogones

El pasado no tan sano de @soysaludable

Samar Yorde nació en Beyrut, Líbano, pero sus raíces se asentaron bajo el cálido suelo marabino. Los que la conocen podían verla un día esbelta, vistiendo ropa talla 4, ajustada a una curvilínea y admirable figura, y otro día en una mullida talla 14. “Fui obesa por mucho tiempo, escondida del mundo bajo una capa de grasa. De repente decidía rebajar con cualquier dieta de moda. Lograba mi objetivo y al retomar los malos hábitos alimenticios, recuperaba el peso perdido y mucho más”. Recuerda.

samar-yorde-clímax-4

Un cambio de rumbo

El sábado 13 de octubre de 2007, un incendio arrasó con el apartamento de Yorde. La depresión, la ansiedad, los ataques de pánico y 20 kilos de más fueron las derivaciones inmediatas e innegables. Sin embargo, apenas se empezaban a vislumbrar las malas noticias. Vendrían un divorcio, la pérdida de un puesto laboral, que había ocupado por una década, y la bancarrota. Más, infortunios y más kilos, unos ocho, y soledad y tristeza.

“En dos años lo perdí casi todo: mi hogar, mi familia, mi casa, mi trabajo y sobretodo, mi paz interior. Toqué fondo. Estaba enferma y cansada de estar enferma y cansada. Llegué a mi hora 0”.

Finalmente la encrucijada apareció en el camino transitado y la toma de decisiones apremiaba. “Tenía dos opciones: seguir revolcada en el dolor, la frustración, la enfermedad, la impotencia y el miedo o diseñar un plan para salir del pantano”, recuerda Samar, quien estaba por ver esclarecer el panorama. Esta médico con una maestría en Salud Pública decide hacer el Curso Superior Avanzado en Medicina de Obesidad, impulsado por la Sociedad Científica Venezolana de Obesología. “Comencé a estudiar el odioso problema de la obesidad para buscar una salida a mi propia condición”.

El fitness esculpe las redes sociales

samar-yorde-clímax-2

La penetración de Twitter en Venezuela era y es cada vez más significativa. Hace tres años, por sugerencia de una amiga, comienza a ofrecer información médica en una cuenta recién estrenada en dicha red social. Fue así como un día Samar Yorde se convirtió en la Dra. @soysaludable. “Cuando me inicié en el mundo del social media pesaba más de 90 kilos, pero tenía dos sueños: vencer a la obesidad y el miedo y ayudar e inspirar a otros a que lograran cumplir sus objetivos conmigo. Construí un personaje ideal que compartía con escasos seguidores lo que aprendía en el postgrado de obesidad. Hoy puedo decir que esto cambió mi vida por completo”.

1. ¿Cómo ves el boom de numerosas cuentas en Instagram que recomiendan datos nutricionales, que quizás no son los más especializados ni acertados?

No existe una profesión más invadida que la medicina. Cualquiera se siente preparado para recomendar un tratamiento y hasta inyectar una sustancia milagrosa quema grasa. Ni hablar de las redes sociales, donde personas ─quizás con muy buena voluntad─ abiertamente prescriben medicamentos y suplementos para todos por igual. Muchos de los gurús de la nueva era no son profesionales de la salud. Cada cuerpo es diferente, y no todos pueden tomar de todo.

De la desesperación a la urna hay solo un paso. Pueden seguir consejos y orientaciones en Internet, si provienen de buena fuente. Pueden incluso contagiarse de motivación, admirar a las personas que han logrado cambios importantes, pero deben ser responsables con su salud y sus vidas.

2. Alguien a quien admiras

Oprah Winfrey

3. Con la escasez de alimentos del país es complicado y excesivamente costoso conseguir algunos de los alimentos que vemos constantemente recomendados en las cuentas de diferentes instagramers dedicados a la salud. ¿Qué le dirías a la mujer venezolana que quiere comer más sano pero lucha día a día para nutrir la despensa?

Con los mismos alimentos de la cesta básica puede diseñarse un plan de alimentación saludable. Cosas básicas como las frutas, vegetales, carnes blancas, granos, arroz integral, avena, plátano, huevos y yogur descremado, están al alcance de la mayoría de los venezolanos. Y además les recuerdo algo muy importante: invertir en mantener un peso saludable y prevenir las enfermedades crónicas es mucho más rentable que asumir los tratamientos costosos que se requieren para controlarlas a lo largo del tiempo, sin hablar del deterioro en la calidad de vida.

4. ¿Qué le recomendarías a alguien que quiere cambiar sus hábitos alimenticios y ejercicio por completo? ¿Cuál es el primer paso a dar, una vez que se sabe que se tiene la iniciativa de mejorar?

Todo comienza cuando llegas a tu “hora 0” y entiendes que la obesidad es una enfermedad crónica, como la hipertensión o la diabetes. Nadie decide ser obeso, nadie es culpable de sentir hambre y de que todo lo que coma engorde. Pero sí somos responsables de no hacer nada al respecto.

Visitar a un médico especialista en obesidad es lo primero que debemos hacer para resolver el problema. Además, es fundamental que nos alimentemos en forma correcta, lo que implica consumir los niveles apropiados de cada uno de los nutrientes, en un balance adecuado, sin restricción y sin castigo.

Busquemos tiempo para el ejercicio con el fin de convertirlo en nuestra prioridad. Tan importante como la buena alimentación es la actividad física, ya que son dos caras de una misma moneda.

Regla de oro: disminuir las calorías que se consumen y aumentar el gasto energético conllevará a un peso saludable.

samar-yorde-clímax-3