Los nombres claves del madrugonazo militar contra Nicolás Maduro

Un video publicado en la cuenta de Twitter de Juan Guaidó despertó de sopetón a todos los venezolanos. El presidente de la Asamblea Nacional anunciaba que la fase final de la llamada "Operación Libertad" comenzaba la mañana el 30 de abril con el respaldo de la Fuerza Armada Nacional. Durante la jornada, varios nombres estuvieron en la palestra, incluyendo a supuestos cabecillas del movimiento, algunos que se habrían "echado para atrás" y otros que sí se retrataron junto al líder opositor y a Leopoldo López

«Hoy, valientes soldados, valientes patriotas, valientes hombres apegados a la Constitución, han acudido a nuestro llamado», fueron las palabras con las que Juan Guaidó daba los buenos días a Venezuela desde los alrededores de la base área Generalísimo Francisco de Miranda, conocida comúnmente como La Carlota.

Desde el distribuidor Altamira, el presidente de la Asamblea Nacional, a las 5:45 de la mañana, anunciaba “el cese definitivo de la usurpación”; pero no estaba solo. Detrás de él, un grupo de efectivos de la Fuerza Armada, de la Guardia Nacional, en compañía de Leopoldo López, líder del partido Voluntad Popular y hasta pocas horas antes preso político de Maduro.

La sorpresa sacudió a los venezolanos.

“El llamado es aquí, en este momento, en la base aérea La Carlota a acompañar este proceso del cese definitivo de la usurpación -continuaba Guaidó-, hoy es un encuentro de todos los venezolanos”. En minutos, las calles de Caracas comenzaron a llenarse de consignas y caminantes rumbo al encuentro con el diputado; mientras desde el oficialismo convocaban a sus simpatizantes a Miraflores “a la máxima movilización popular para asegurar la victoria de la paz”, destacando que todas las Región Estratégica de Defensa Integral y Zona Operativa de Defensa Integral seguían rindiendo su lealtad a la revolución.

Hubo enfrentamientos incluso armados entre fuerzas que acompañaban a Guaidó y los afectos a Maduro, con el distribuidor Altamira como epicentro de la acción. Allí también habló Ilich Sánchez, un comandante que asumió responsabilidad por acompañar el levantamiento de su pelotón. Y Guaidó afirmaba que habían oficiales de alta graduación involucrados, pero no daba nombres. Esos corrieron durante el día de boca en boca.

Claro que los ojos de todos se fijaron en Vladimir Padrino López, ministro de Defensa de Maduro y figura clave en la FAN.

Seis horas después del comienzo de los acontecimientos, apareció en televisión para ratificar su respaldo a Maduro y afirmar que «el 80% de todos los efectivos que acudieron a ese distribuidor fueron engañados”, también dijo que “si quieren ganarse el respeto de la Fuerza Armada, dejen la guachafita” al decir que a Miraflores no se llega con violencia.

Luego, John Bolton, asesor de seguridad de Estados Unidos, reveló en Washington que hubo negociaciones entre Padrino López, el presidente del Tribunal Supremo de Justicia Maikel Moreno y el comandante de la Dgcim Iván Hernández Dala, también jefe de la Guardia de Honor presidencial, quienes habrían conversado con representantes de la oposición para que Maduro abandonara el poder y convocar elecciones, todo antes del madrugonazo militar. “Es su última oportunidad. Acepten amnistía del presidente interino Guaidó, protejan la constitución y depongan a Maduro, y los sacaremos de la lista de sancionados. Quédense con Maduro y húndanse con el barco”, publicó en su perfil de Twitter. Según Bolton, los chavistas de alto rango se retractaron.

Al día siguiente, Elliot Abrams, enviado especial de la Casa Blanca para el caso venezolano, afirmó que esos tres funcionarios pactaron una transición política con “garantías para respetar la dignidad de gente como Maduro para que pudieran irse con honor” pero que “hablaron, hablaron y hablaron y cuando llegó el momento de la acción no estuvieron dispuestos a hacerlo”.

VENEZUELA-CRISIS-CLASHES-GUAIDO

José Ornelas Ferreira

A José Adelino Ornelas Ferreira se le señaló como el hombre que impulsaba la insurrección contra Maduro del 30 de abril. Medios internacionales llegaron a titular con eso, a partir de informaciones no confirmadas. En redacciones periodísticas había quien lo daba como un hecho, dentro y fuera del país. 

El asunto revestía una importncia capital pues Ornelas Ferreira es definido como uno de los más fieles defensores de la revolución bolivariana impulsada por el difunto Hugo Chávez, de quien fue uno de sus hombres de más confianza, figurando en no pocos cargos clave dentro del gobierno del «comandante eterno».

“Bolivariano y chavista” se llama a sí mismo en su cuenta de Twitter. Graduado en la Academia Militar en la promoción General de Brigada “Francisco de Paula Alcántara” en 1986, sus implicaciones en los movimientos rojos rojitos iniciaron en el intento de golpe de Estado del 4 de febrero de 1992 tras haber participado en la toma de la Base Aérea La Carlota. Una lealtad y acompañamiento en la revuelta que traería frutos.

El Mayor General de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) se desempeñó como jefe de la Casa Militar durante el gobierno de Chávez, cargo que repitió en la gestión de Nicolás Maduro. Fue el presidente encargado del Centro de Estudio Situacional de la Nación (Cesna) en el año 2010 y comandante de la Guardia de Honor Presidencial al momento del fallecimiento de expresidente. 

Su puesto privilegiado al lado de Chávez le permitió acompañar al mandatario durante sus dos últimos años de vida y estar presente en su lecho de muerte, en el año 2013. En su momento, el militar afirmó a la agencia internacional Associated Press (AP) que el líder chavista se aferró a la vida hasta el último minuto tras una larga batalla contra el cáncer, pero “un infarto fulminante” lo apagó para siempre el 5 de marzo de hace seis años. “No podía hablar pero lo dijo con los labios: ‘Yo no quiero morir, por favor no me dejen morir’, porque él quería a su país, se inmoló por su país”, contó Ornelas.

VENEZUELA-CRISIS-CLASHES

Su fidelidad y compromiso con la causa no fue olvidada luego de la muerte de Chávez. Nicolás Maduro también se aseguró de mantener a Ornelas contento: lo designó como jefe de la primera Región de Defensa Integral (Redi) en julio de 2017 y jefe del Comando de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (Ceofanb) el 20 de junio de 2017.

Pero estar del lado del chavismo no es bien visto por todo el mundo. El pasado 15 de abril Canadá emitió una lista de 43 nuevos funcionarios sancionados del gobierno de Nicolás Maduro por estar “directamente implicados en actividades que socavan las instituciones democráticas, además de la “persecución contra los miembros del gobierno interino” de Juan Guaidó. Entre ellos, se enuentra el nombre de Ornelas, militar activo.

Por estas razones, brotaron las sorpresas y se prendieron las alarmas cuando su nombre figuró no solo como uno de los implicados en la revuelta cívico-militar de Guaidó de este 30 de abril sino como uno de los que encabeza el alzamiento contra Maduro. ¿Una lealtad fracturada?

En su cuenta personal de Twitter, Ornelas desmintió los señalamientos de comandar un movimiento que buscaba el derrocamiento de Maduro. “Como soldado de esta patria, reafirmo mi lealtad absoluta a mi Comandante en Jefe Nicolás Maduro y apegado al legado de mi Comandante Supremo Hugo Chávez. Hoy más que nunca en la FANB venceremos contra quienes buscan quebrantar la paz de la República. Triunfar”.

El jefe de Estado Mayor se encargó de aparecer durante la jornada acompañando al ministro de Defensa Vladimir Padrino López en sus declaraciones que confirmaban la lealtad de la Fuerza Armada al heredero político de Chávez y luego, al final del día, se sentó en la mesa junto a Nicolás Maduro en una cadena de radio y televisión. “Quiero felicitarlos por la actitud firme, leal y valiente con la que ustedes han conducido la resolución y la derrota del pequeño grupo que pretendió llenar de violencia a Venezuela”, expresó el mandatario frente a las cámaras. 

Jesús Suárez Chourio

Del actual comandante del Ejército, Jesús Suárez Chourio, se esperaba el apoyo a una insurrección contra Maduro, al menos así lo advierten algunas fuentes opositoras que prefieren resguardar su identidad. Afirman, y es lógico, que sin un pronunciamiento de ese componente no hay alzamiento fructífero posible. Si alguien lo esperaba este 30 de abril, se quedó con los crespos hechos, pues fiel a la llamada «revolución bolivariana del siglo XXI», Suárez Chourio mantuvo la posición de lealtad al chavismo

Su historia está asociada inevitablemente a Hugo Chávez, de quien fue hombre de confianza. Egresó de la Academia Militar en 1986, en la promoción “Francisco de Paula Alcántara”, y participó en el golpe de estado del 4 de febrero de 1992.

Su trabajo dentro de las filas armadas venezolana lo llevaron a consolidarse como comandante de la 42 Brigada de Paracaidistas de Maracay, estado Aragua, y comandante de la Zona Operativa de Defensa Integral (Zodi) Aragua. Chourio también desempeñó el liderazgo de la Unidad de Protección y Seguridad, ente encargado de la protección del presidente de la República, y estuvo a cargo de la guardia privada de Hugo Chávez. Ambos roles los ejerció hasta el año 2011.

Tras la muerte del exmandatario, Chourio posó su lealtad en el llamado “hijo de Chávez”, Nicolás Maduro, y desde entonces en distintas alocuciones ha manifestado su apoyo incondicional al mandatario.

VENEZUELA-CRISIS-CLASHES

En julio de 2016, Jesús Suárez Chourio fue ascendido a Mayor General del Ejercito Bolivariano de Venezuela, y desde entonces comanda la Región de Defensa Integral de la zona Central, conformada por los estados Aragua, Carabobo y Yaracuy.

Una publicación en el portal digital El Nuevo Herald asegura que, pese a ser una de las figuras más leales del chavismo, “genera muy pocas simpatías dentro de las filas militares. Su utilidad como militar es cuestionada por algunos, pero Maduro lo mantiene en el puesto para proyectar la imagen de que sigue contando con el respaldo del grupo original de militares que junto a Chávez iniciaron la Revolución”.

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos, el 26 de junio de 2017, difundió una lista de sanciones integrada por líderes del Estado venezolano; en la misma señalan al comandante general Jesús Suárez Chourio. Los cargos que enfrenta son de carácter económico e individual. Asimismo, el 30 de marzo de 2018, el gobierno de Panamá lo sancionó por blanqueo de capitales, financiamiento del terrorismo y financiamiento de la proliferación de armas de destrucción masiva. El 25 de junio, tres meses más tarde de la sanción por parte de la administración de Juan Carlos Varela, la Unión Europea le prohibió viajar a los países que la conforman y congeló sus bienes en dicha comunidad.

Luego del anuncio de Juan Guaidó la madrugada de este 30 de abril, en compañía de Leopoldo López e integrantes de la Fuerza Armada Nacional, Chourio aseguró vía Twitter que la acción “no pasará de ser una mediocre escaramuza este nuevo intento de golpe de Estado del autoproclamado y sus peleles lacayos del imperio. No podrán dividir la #FANB, ni al Pueblo. No volverán a engañar y a vender la Patria. Somos inminentemente ¡Leales y Patriotas!”. Asimismo, manifestó que su apoyo y lealtad sigue siendo para Nicolás Maduro y su gabinete.

Ilich Sánchez

Su nombre permaneció fuera del escenario político hasta la mañana de este 30 de abril cuando, ante las cámaras de los medios de comunicación, anunció su respaldo a Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional y presidente encargado de Venezuela.

Ilich Sánchez es comandante del destacamento 432 de la Guardia Nacional, el encargado de la custodia del Palacio Federal Legislativo y la Asamblea Nacional, y aseguró que salieron “única y exclusivamente con la finalidad de garantizar la voz del pueblo venezolano, representado en todos nosotros”.

Su relaación con los diputados es de vieja data. Se notó, también, en el saludo que compartió con el diputado Edgar Zambrano, de Acción Democrática y quien encabezó por tres años la Comisión de Defensa del parlamento venezolano.

View this post on Instagram

Primer vicepresidente de la AN, @edgarzambranoad, llega al Distribuidor Altamira para acompañar al presidente @jguaido y al líder político @leopoldolopezoficial en la fase final del cese definitivo de la usurpación, este #30Abr.

A post shared by Somos Tu Voz (@somostuvozv) on

En sus palabras, acompañado por Leopoldo López y por Juan Guaidó, Sánchez manifestó que tanto él como sus compañeros quieren que los venezolanos puedan reclamar lo que les corresponde: “vivir dignamente, tener un salario digno, que nuestros hijos tengan un futuro en la patria”.

Ante la incertidumbre y el desconocimiento sobre lo que podría ocurrir en el interior del país, el comandante aseguró que hay muchos como él, pero “nos ha embargado una política de terror, y el terror no deja que nosotros pensemos y salgamos”.

Sánchez instó a los miembros de la Fuerza Armada Nacional que se sumen a la acción, ya que no hay venezolano que no padezca la crisis del país. “No hay nadie excluido en esta situación”. Asimismo, el comandante del destacamento 432 de la Guardia Nacional informó que en el interior del país “hay varias unidades con nosotros. Solamente estamos esperando el punto de quiebre”.

VENEZUELA-CRISIS-CLASHES

Manuel Ricardo Cristopher Figuera

Fiel al chavismo desde su instauración, Manuel Ricardo Cristopher Figuera se mantuvo como cabeza del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) hasta la mañana de este 30 de abril para convertirse en el principal señalado y protagonista del madrugonazo militar que lideró Juan Guaidó. Ha sido señalado como pieza clave para lograr la liberación de Leopoldo López, que permanecía preso en su casa desde 2017.

Egresado como licenciado en Ciencias y Artes Militares en 1989, el monaguense cuenta con una formación integral militar que abarca una maestría en Ciencias Administrativas, por la Universidad Nacional Experimental Simón Rodríguez en 2007; una maestría en Ciencias y Artes Militares, en la Escuela Superior de Guerra del Ejército Bolivariano de Venezuela en 2008; y un doctorado en Seguridad de la Nación en la Universidad Militar Bolivariana de Venezuela en 2015.

Por 12 años, Cristopher Figuera fue edecán del expresidente Hugo Chávez. Asimismo, estuvo al frente de la Unidad de Planificación y Contratación de la Gerencia de Logística, y se desempeñó como director gerente de la Inversora Ipsfa, empresa del Instituto de Previsión Social de la Fuerza Armada Venezolana que “ofrece una amplia gama de servicios de intermediación, compra-venta”.

En 2017, asumió el cargo de subdirector de la Dirección de Contrainteligencia Militar (Dgcim). Allí fue denunciado como promotor de violaciones a derechos humanos.

Previo a su designación como director del Sebin, el 26 de octubre del 2018 a través de la Gaceta Oficial N˚41.511, Manuel Ricardo Cristopher Figuera se desempeñaba como director general del Centro Estratégico de Seguridad y Protección de la Patria (Cesspa), y sustituyó a Guastavo González López quien salió de la dirección de la policía política luego de un extraño incidente que involucró a la caravana presidencial.

VENEZUELA-CRISIS-CLASHES-GUAIDO-LOPEZ

El Departamento del Tesoro de lo Estado Unidos publicó una sanción por parte de la OFAC en conformidad con la Orden Ejecutiva 13692, en la cual se le congelaron todos los bienes e intereses de propiedad, y cualquier propiedad directa e indirecta que se encuentre en Estados Unidos, por su participación en movimientos represivos contra “los actores democráticos en Venezuela y cometiendo corrupción significativa y un fraude contra el pueblo de Venezuela”.

Tras lo suscitado la madrugada de este 30 de abril, Figuera ha sido señalado por el propio chavismo de encabezar la rebelión militar. El presidente de la Comisión de Defensa de la Asamblea Nacional Constituyente, Gerardo Márquez, mediante una denuncia en Unión Radio, lo acusó “dirigir prácticamente la operación”.

Desde una detención hasta la solicitud de un permiso a Nicolás Maduro para salir a República Dominicana, fueron algunas de las bolas que se corrieron sobre su paradero. No obstante, en horas de la tarde, Figuera difundió una carta abierta en la que aseguró que seguía reconociendo a Nicolás Maduro como su comandante en jefe, mas denuncia que “el estado de deterioro en todos los órdenes en el que está sumergida la patria” no es responsabilidad del Estado norteamericano sino de “una parranda de pillos y bribones que están saqueando sus instituciones”. Alegó que “hay que reconstruir al país y reordenar el Estado, pero no negociando a escondidas y a espaldas del presidente y del pueblo; nuestra sociedad está saturada de militares y nuestra presencia se está desdibujando”, e instó a dejar “de utilizar el nombre de Chávez en vano o para jugosos negocios”.

No dio detalles sobre su ubicación actual.

Su cargo en el Sebin fue devuelto a Gustavo González López, también sancionado por Estados Unidos y señalado insistentemente como violador de derechos humanos.

Leopoldo López

La revuelta militar con la que Juan Guaidó despertó a los venezolanos, dentro y fuera del país, no fue la única sorpresa. A su lado, se encontraba uno de los “enemigos” del chavismo: Leopoldo López. El líder opositor fue liberado de forma sorpresiva de su medida sustitutiva de casa por cárcel por funcionarios del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) que lo custodiaban en su domicilio. El fundador del partido Voluntad Popular fue condenado en 2015 a casi 14 años de cárcel por la Fiscalía tras acusarlo de “daños e incendio, instigación pública y asociación para delinquir” por hechos ocurridos durante las protestas de 2014.

Recluido en Ramo Verde, tanto él como su esposa denunciaron violaciones al debido proceso, aislamientos, torturas y maltratos. realizó una huelga de hambre como forma de protesta. Después de tres años de encarcelamiento en la cárcel militar de Ramo Verde, en 2017 se le otorgó la medida de arresto domiciliario, por intermediación del expresidente español José Luis Rodríguez Zapatero.

Ese arresto domiciliario lo cumplió en su residencia en Los Palos Grandes, en Caracas, fuertemente custodiada por la policía política del chavismo, hasta este 30 de abril cuando se zafó de un grillete electrónico y pudo aparecer al lado de Juan Guaidó y de militares que apoyan al presidente encargado.

VENEZUELA-CRISIS-CLASHES-GUAIDO-LOPEZ

Desde el Distribuidor Altamira, frente a la base aérea Francisco de Miranda, en La Carlota, hizo un llamado a los ciudadanos a apoyar la rebelión contra Nicolás Maduro. “A todos los hermanos de la Fuerza Armada Nacional, sabemos que el dolor del pueblo es el dolor de ustedes, es el mismo del pueblo que está pasando hambre y dificultad y quieren cambio. Este es el momento de todos los venezolanos, con uniforme y sin uniforme”. Luego acompañó a Guaidó en el inicio de «la fase final de la Operación Libertad”.

Según el diario español El Confidencial, el alzamiento se vio comprometido debido a que López junto a Guaidó jugaron adelantado, poniendo en jaque un supuesto plan acordado para el 2 de mayo.

Al final de la jornada, López, su esposa Lilian Tintori y su tercera hija Federica estaban hospedados en la residencia en Caracas de la misión diplomática de Chile, según confirmó el canciller de ese país, Roberto Ampuero. En la noche, el diplomático informó que ambos se dirigieron a la embajada de España. «Se trata de una decisión personal, considerando que nuestra embajada ya tenía huéspedes».

La residencia del embajador de España en Caracas es una casa de amplios jardines ubicada en el Country Club, una zona exclusiva y tranquila. Allí se hospeda Leopoldo López, junto a Lilian Tintori, y su pequeña hija Federica. Los otros dos hijos de la pareja están fuera del país, según confirmaron fuentes cercanas al fundador del partido Voluntad Popular, en el que milita Juan Guaidó. A las afueras de la residencia, funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana, el cuerpo formalmente encargado de la custodia de sedes diplomáticas, con  presencia también del Sebin.

Ni Leopoldo López ni Lilian Tintori han solicitado asilo político a España y permanecen junto al embajador Jesús Silva como “invitados” del gobierno español, que ha reconocido a Juan Guaidó como “presidente encargado” de Venezuela. El opositor no posee nacionalidad española, aunque sí ascendencia ibérica pues el gobierno de Mariano Rajoy otorgó en 2016 la nacionalidad de ese país a su padre Leopoldo López Gil.