El papa Francisco se postra ante Jesús en la Basílica de San Pedro

Un Viernes Santo atípico por la pandemia del coronavirus alrededor del mundo llevó al papa argentino a acostarse a los pies de Cristo, Dios y los santos; buscando consuelo ante esta emergencia global que ya casi cobró la vida de 100.000 personas y que ha infectado a más de 1,6 millones de personas

El papa Francisco se postra ante Jesús en la Basílica de San Pedro

En señal de obediencia humilde, el papa Francisco se postró este viernes durante unos minutos en el suelo de la casi vacía Basílica de San Pedro. Esto ocurrió en la Misa por la Pasión de Cristo, donde el predicador papal dijo que el coronavirus le recordó a los fieles que son mortales, no todopoderosos.

Mientras Francisco escuchaba atentamente la misa de Viernes Santo, el padre Raniero Cantalamessa dijo a los presentes –algunos prelados, miembros del coro y a una veintena de otros fieles– que “apenas el elemento más pequeño y sin forma de la naturaleza, un virus, nos ha recordado que somos mortales” y que “el poder militar y la tecnología no son suficientes para salvarnos”.

La misa solemne se realizó sin fieles, como todas las ceremonias de la Semana Santa en el Vaticano esta semana. Esta acción es parte de las medidas de contención contra la propagación del virus que causa el Covid-19.

Más tarde, en una plaza vacía de San Pedro, Francisco iba a presidir una procesión nocturna para rendir homenaje al sufrimiento de Jesús. Normalmente, miles de peregrinos y romanos acuden en masa al Coliseo de Roma para presenciar la procesión del Camino de la Cruz. La velada se ilumina con antorchas y la dirige Francisco. Sin embargo, eso fue cancelado por culpa de la pandemia y se mudó a la vasta plaza del Vaticano.

Cantalamessa dijo que cuando la pandemia termine, “volver a las cosas como eran será ‘la recesión’ a la que deberíamos temer más”. Dijo que el virus derribó “barreras y distinciones de raza, nación, religión, riqueza y poder”.

Durante el servicio en la basílica se ofrecieron oraciones por aquellos que contrajeron o sucumbieron al virus. También oraron por el personal de atención médica que atiende a los enfermos.

Los cristianos presentes en Jerusalén conmemoraron la crucifixión de Jesús sin los solemnes servicios eclesiásticos ni las emotivas procesiones de años pasados. Esto solo pudo ocurrir un Viernes Santo en un mundo aislado por la pandemia del coronavirus.

El canto de un pequeño grupo de clérigos al interior de la iglesia del Santo Sepulcro en Jerusalén se escuchaba tenuemente a través de las pesadas puertas de madera. Mientras, algunas pocas personas se detuvieron y arrodillaron afuera para orar. La iglesia centenaria, construida en donde los cristianos creen que Jesús fue crucificado, enterrado y resucitó, suele estar atiborrada de peregrinos y turistas.

Después, tres monjes en sotanas marrones y mascarillas quirúrgicas azules oraron en las estaciones de la cruz a lo largo de la Vía Dolorosa. Esta es la antigua ruta a través de la Ciudad Vieja en donde se cree que Jesús cargó la cruz antes de que lo ejecutaran los romanos. Bordea una decena de tiendas, cafés, restaurantes y hoteles, prácticamente todos cerrados.

En tiempos normales, decenas de miles de peregrinos del mundo recorren los pasos de Jesús en la Semana Santa que culmina con la Pascua. Sin embargo, este año se suspendieron vuelos y los sitios religiosos en Tierra Santa están cerrados, tratando de evitar la propagación del virus.

James Joseph, un peregrino cristiano de Detroit apodado “el tipo Jesús” porque usa sotanas y anda descalzo, vive cerca de la iglesia del Santo Sepulcro. La mañana del viernes, tenía la plaza para él sólo. Dijo que el Viernes Santo tiene un significado especial este año.

“La crucifixión es la cosa más triste posible y (Jesús) sintió lo que ahora sentimos nosotros”, dijo. “Pero gracias a Dios… Se levantó de entre los muertos y cambió el mundo en Pascua”.

En Roma, el vía crucis alumbrado con antorchas en el Coliseo es uno de los momentos destacados de la Semana Santa y atrae a grandes grupos de peregrinos, turistas y locales. Este año se canceló, junto con otras reuniones públicas en Italia, que lucha contra uno de los peores brotes.

En lugar de presidir la procesión del vía crucis, el papa Francisco dirigirá una ceremonia de Viernes Santo en la plaza San Pedro sin el público.

En la catedral Notre Dame de París, prácticamente destruida por un incendio hace un año, se llevará cabo una ceremonia especial de Viernes Santo; todo dentro del chamuscado templo medieval. Sin embargo, el evento está cerrado al público por dos motivos: las estrictas medidas de confinamiento por el virus en Francia prohíben reuniones religiosas o de cualquier otra índole. Además, la catedral sigue estando estructuralmente inestable para permitir que entren los feligreses.

En Filipinas, el bastión del catolicismo en Asia, las misas y otras reuniones solemnes se suspendieron. También están incluidos los rituales populares con crucifixiones reales que suelen atraer a miles de turistas y penitentes. También se canceló la procesión anual a través del centro de Manila del “Nazareno Negro”, una estatua centenaria de Jesús.

En la mayoría de los pacientes de Covid-19, el virus provoca síntomas leves y moderados como fiebre y tos. Pero en otros, especialmente mayores y personas con enfermedades previas, puede derivar en neumonía e incluso en la muerte.

Se han registrado más de 1,6 millones de casos de Covid-19 en el mundo y más de 96.700 muertes, según la base de datos de la Universidad Johns Hopkins.

Vivir con VIH en Venezuela: cerca del 60% de los pacientes no recibe tratamiento

Las estimaciones se hicieron considerando las cifras que publica el Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH-Sida. En Carabobo, distintas organizaciones se reunirán el miércoles 1 de diciembre para repartir preservativos y difundir información que ayude a concientizar y prevenir la enfermedad en el marco del Día Mundial de la Lucha contra el Sida