<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

El sueño febril de Hugo Chávez era llevar a las FARC al poder en Colombia

Iván Márquez, actual jefe de las FARC-EP “Nueva Marquetalia”, fue una pieza clave para Hugo Chávez en un plan que lo proyectaría como líder continental. El proyecto se concretó en Miraflores a finales de 2007 y contemplaba crear una amplia zona de despeje en territorios venezolano y colombiano. De allí la histórica alianza de este grupo con el chavismo que hoy tiene un nuevo capítulo en el conflicto en el Alto Apure.

El sueño febril de Hugo Chávez era llevar a las FARC al poder en Colombia

En diversas ocasiones Hugo Chávez defendió abiertamente a los grupos guerrilleros armados colombianos. En especial a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia – Ejército del Pueblo (FARC-EP) y al Ejército de Liberación Nacional (ELN).

Uno de los pronunciamientos más emblemáticos fue el que hiciera desde el Parlamento en enero de 2008: “Las FARC y el ELN no son ningunos cuerpos terroristas. Son ejércitos, verdaderos ejércitos que ocupan espacios en Colombia. Hay que darle reconocimiento a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia y al Ejército de Liberación Nacional de Colombia. Son fuerzas insurgentes que tienen un proyecto político, que tienen un proyecto Bolivariano que aquí es respetado”.

Todos los parlamentarios del chavismo aplaudieron efusivos y de pie el mensaje presidencial de apoyo a las dos organizaciones armadas. Parecían no comprender en profundidad los acuerdos y el proyecto que se gestaba detrás de ese mensaje.

Una foto olvidada

Dos meses antes de esa alocución, en las escalinatas de las puertas del Palacio de Miraflores se producía una fotografía en la que muy sonrientes aparecían el jefe de las FARC, Iván Márquez al lado de Hugo Chávez y la dirigente colombiana, alineada con las FARC, Piedad Córdoba. Detrás de la muy comentada gráfica se había gestado un acuerdo político continental, cuyo epicentro era Hugo Chávez, Cuba y el máximo jefe de las FARC, Manuel Marulanda cuyo emisario principal y arquitecto del entramado era Márquez.

El fiel amigo Iván Márquez

Iván Márquez es hoy nuevamente el personaje central en los vínculos entre el gobierno chavista y el sector disidente de las FARC-EP llamado “Nueva Marquetalia”.

Igualmente es pieza clave de la situación que padece la frontera venezolana en la cual este sector armado y los disidentes que agrupa Gentil Duarte desde El Guaviare en Colombia, se disputan la importante zona fronteriza de Apure. Este es un  corredor entre ambos países que es un punto clave de los negocios ilegales y tránsito para los grupos armados.

Esta realidad e identificación de los sectores guerrilleros armados ha tratado de ser ocultada por las autoridades militares venezolanas. Los jerarcas de la Fuerza Armada venezolana evitan la filiación de los grupos como disidentes de las FARC y asimismo la identidad de quienes encabezan los movimientos.

La adoración y el culto a la personalidad de Hugo Chávez están muy firmes en el pensamiento del movimiento Nueva Marquetalia de las FARC. Simplemente lo equiparan con Simón Bolívar.

“Anunciamos al mundo que ha comenzado la segunda Marquetalia (lugar de nacimiento de las FARC hace más de medio siglo) bajo el amparo del derecho universal que asiste a todos los pueblos del mundo de levantarse en armas contra la opresión”, expresó Iván Márquez desde la selva en agosto de 2019, cuando anunció el reinicio de la lucha armada por parte de esta facción de las FARC.

Hoy, el portal de las FARC-EP, está copado de homenajes a Chávez y al discurso integrador de Co0lombia y Venezuela como una sola patria.

«Los comandos harán conciencia de la necesidad de fusionar las patrias para conformar, como lo visionaba el Libertador, una Gran Nación de repúblicas hermanas», dice  uno de los manifiestos de los Comandos Defensores de la Frontera, de las FARC.

«Los habitantes de la franja binacional fronteriza levantamos la bandera de la paz y de las relaciones de hermandad con los países vecinos. Rechazamos la actitud guerrerista del gobierno Duque contra la hermana Venezuela.(…) Los comandos harán conciencia de la necesidad de fusionar las patrias para conformar, como lo visionaba el Libertador, una Gran Nación de repúblicas hermanas», agrega sobre uno de los objetivos políticos del movimiento.

Padrino replica

El pasado 29 de marzo escribió el ministro de la Defensa, Vladimir Padrino López, desde su cuenta en Twitter: “Los grupos irregulares colombianos nos atacan con explosivos y armas largas. Continúan infundiendo terror en la población y creen que hostigando bases militares nos van amedrentar. Cruzan el río, hacen sus escaramuzas y retornan a Colombia con la protección de sus autoridades”.

En su segundo mensaje completaba: “Son cobardes. Cuando son capturados lloran y piden perdón, se acusan los unos a los otros y se traicionan entre sí. Son una especie extraña de mercenarios camaleónicos y desalmados, movidos por el narcotráfico que pretenden hacer aquí lo que hacen en Colombia. ¡NO PODRÁN!”.

Nunca se menciona a las FARC. Los detenidos tras los ataques a puestos venezolanos en Apure , según las denuncias de familiares y ONG que investigan los hechos, no eran guerrilleros sino pobladores sacados de sus casas.

Igualmente, sobre los jóvenes del grupo familiar que aparecieron muertos en un supuesto enfrentamiento, se desconocen los presuntos vínculos con la organización guerrillera de las FARC que opera en la zona de La Victoria, estado Apure y que es señalada como autora de los ataques a los puestos fronterizos.

El proyecto de Chávez

Para comprender de donde viene ese marcado vínculo político y estratégico entre el gobierno chavista y el sector disidente de las FARC “Nueva Marquetalia” hay que remontarse a octubre de 2007, cuando se produjo una reunión crucial en Miraflores.

Y además es necesario recordar algunos episodios que explican qué había detrás del mensaje de Hugo Chávez en 2008.

Para Chávez era vital ser figura central en la liberación de renombrados rehenes que se encontraban en manos de las FARC en aquellos años. También, promover una gran zona de despeje en un territorio en la frontera venezolana y colombiana, recibir en Venezuela a cambio a 500 guerrilleros detenidos y lograr el reconocimiento internacional de las FARC como fuerza política beligerante.

El proyecto se estaba montando con el aval de Cuba y la figura política colombiana sería Piedad Córdoba.

Ese entramado estaba siendo financiado por Venezuela y de tener éxito, Chávez se consolidaría como la figura internacional que lograría la paz en Colombia.

Una de sus obsesiones era lograr una fotografía de él y Manuel Marulanda en Yari:

“El encuentro en Yarí con Manuel Marulanda le dará a Chávez y a las FARC una proyección continental y mundial especialmente a Chávez como líder continental”, informaba Iván Márquez a su jefe Manuel Marulanda, quien moriría de cáncer, en marzo de 2008, dos meses después del llamado de Chávez desde el Parlamento.

Álvaro Uribe hizo su jugada

Pero no todo el camino estaba despejado. Álvaro Uribe, el presidente colombiano, hacía sus jugadas. No permitiría la entrada de Chávez a Colombia y preparaba el ataque al campamento de Raúl Reyes, uno de los más importantes jefes de las FARC.

Todo este rompecabezas juntó sus piezas cuando comenzaron a hacerse públicos los documentos hallados en los archivos electrónicos del jefe de las FARC, Raúl Reyes, tras el ataque a su campamento ubicado en Ecuador en la frontera con Colombia el primero de marzo de 2008, conocida como “Operación Fénix”.

Empatía con 5 generales

Uno de los documentos más relevantes hallados en los archivos electrónicos que pertenecieron al jefe guerrillero, fue sin duda el que contenía el informe enviado por los comandantes de las FARC, Iván Márquez y Rodrigo Granda, al líder máximo de la organización, Manuel Marulanda. En este documento le hicieron llegar un resumen de la reunión sostenida en noviembre de 2007 en Miraflores, que se produjo en el contexto de la mediación que para el momento lideraba Chávez para la liberación de rehenes en manos de las FARC.

Es de destacar la cercanía mostrada entre rebeldes y autoridades venezolanas y la comunidad de objetivos compartidos por ambos protagonistas. Los jefes guerrilleros en aquella oportunidad fueron acogidos en instalaciones de Fuerte Tiuna en donde establecieron estrechas relaciones con jefes militares y políticos del chavismo.

Bunker en Fuerte Tiuna

Un comentario que refleja esa cercanía es por ejemplo cuando Márquez se refería a “nuestro búnker de Fuerte Tiuna”, en los correos de la computadora de Raúl Reyes.

Esa vinculación se reafirmó cuando señalaba Márquez: “Las relaciones con el Ejército (de Venezuela) están muy cercanas a lo que planea el Plan Estratégico. Tenemos amistad y buena empatía por lo menos con 5 generales. Es más, Chávez impartió delante de mí la instrucción de crear en la fronteras sitios de descanso y atención a enfermos y designó una especie de Estado Mayor para estas relaciones… Ya nos están preguntando dónde sugerimos hacerlos. Chávez dio a entender que ayudarían sin importar que se diera una situación de confrontación. Dijo que si Uribe toca un delegado de las FARC se ganará un enemigo de por vida”.

Chávez aspiraba a líder mundial

Una revisión de los documentos, entre octubre de 2007 a finales de febrero de 2008, tres días antes del ataque al campamento de Raúl Reyes, muestra los compromisos políticos e ideológicos entre las FARC y el gobierno de Chávez que se profundizaron en el transcurso de los años en el poder y en 2008 alcanzan su momento cumbre.

Una de las estrategias más importantes que se desprenden de esa relación era la de proyectar la imagen de Chávez en el continente y en el mundo a través del proceso de liberación de rehenes. Así harían al presidente venezolano y a la ex senadora Piedad Córdoba protagonistas de esa gesta.

De allí que Chávez había puesto gran empeño, tiempo y recursos para lograr ese objetivo, el cual manejó directamente con Manuel Marulanda y Raúl Reyes.

Contadora en la selva

El planteamiento central de Chávez era la de promover una suerte de “Grupo Contadora II” en el que se involucrase a los principales aliados del continente, más España y Francia; lograr una zona de despeje para las FARC y el ELN y el reconocimiento de países aliados sobre el carácter beligerante como fuerza política de las FARC.

Habría dos momentos cumbres que lo impulsarían como líder internacional: uno era una reunión cumbre con Manuel Marulanda: “dice (Chávez) que quiere la foto con Marulanda”, informa Márquez, y la otra era la muestra de la fe de vida de Ingrid Betancourt y otros rehenes que Chávez haría en su reunión en Francia con el entonces presidente Nicolás Sarkozy.

Las FARC, con la ayuda de Hugo Chávez, impulsarían la figura de Piedad Córdoba para llevarla a la presidencia de Colombia en 2010.

Ese proyecto político fue desmontado por Álvaro Uribe y su mano ejecutora fue Juan Manuel Santos, su ministro de Defensa. Recordemos que las pruebas de la fe de vida fueron interceptadas por los servicios de inteligencia de Colombia y Uribe nunca dio el permiso para la cumbre con Marulanda y acto seguido apartó a Chávez como mediador.

Iván Márquez y Rodrigo Granda fueron los enlaces de las FARC más destacados con Hugo Chávez.

El Informe de Iván Márquez

El informe presentado por Márquez da cuenta de una serie de hechos que hilaban la trama para llevar a las FARC al poder en Colombia bajo el liderazgo de Chávez. Uno de los eventos más llamativos es el correspondiente al de la cumbre en Miraflores con Chávez con fecha 12 de septiembre de 2007 y se refiere a los acuerdos a que se llegaron directamente con Chávez y el aporte de 300 millones de dólares para el proyecto.

1.-) “Aprobó (Chávez) totalmente y sin pestañear la solicitud (300). Designó a Rodríguez Chacín para lo pertinente, el cual ya hizo unas propuestas interesantes. Este tema lo desarrollaré posteriormente”. (Márquez se refiere al ofrecimiento del gobierno venezolano de donar 300 millones de dólares para las FARC. El tema de los 300 millones se va a reflejar constantemente en diversos correos y se muestra cierta desesperación en el secretariado de las FARC para que se concrete el envío de esos recursos financieros).

2.-) “Con relación al canje (Chávez) sugiere una variante en la estrategia para lograrlo, la cual explicaré en el tercer punto. Ahora está metido de nuevo en una ofensiva por el encuentro Marulanda-Chávez en Yarí. Para el logro de este objetivo considera decisiva la reunión que sostendrá con Sarkozy el próximo 20 (septiembre 2007) en París. Necesita tener en manos las pruebas de supervivencia ya ordenadas por el camarada Manuel. Con ellas aspira a abordar a Sarkozy.

Está seguro que logrará que éste incida sobre Bush para que dé la orden a Uribe de permitir la reunión (…) Chávez está seguro de que de su reunión con Manuel saldrá una fórmula de solución. Cuando le contó a Sarkozy de su determinación, éste saltó de la silla para decirle que él también iría a la cita con Marulanda. Chávez está supermotivado. Dice que quiere la foto con Marulanda. Ya la tiene con Vo Guyen Giao (Võ Nguyên Giáp, jefe militar de Vietnam) y a Fidel le va a proponer que vista de nuevo el uniforme para tomarla. Chávez y Piedad le dan a las pruebas de supervivencia una connotación casi estratégica: en primer lugar impactan positivamente en el crucial referendo previsto para el 2 de diciembre (2007) en Venezuela. Nos necesitamos mutuamente.

El encuentro en Yarí le dará a Chávez y a las FARC una proyección continental y mundial, y sobre todo a Chávez una proyección como líder continental (…) Lo nuestro estaría satisfecho, además de la proyección continental, las posibilidades que se nos abren para la construcción de una alternativa política de cambio pensando en 2010. Piedad está que no cabe en sí. Está totalmente de acuerdo con la Plataforma Bolivariana para la Nueva Colombia y con el Manifiesto. Es la candidata de Chávez, y podría ser la de nosotros”.

3.-) “De no lograrse la entrevista con Manuel, Chávez propone lo siguiente: que hagamos una liberación unilateral, por ejemplo de las mujeres, sin Ingrid, que creo son dos: la del Huila y Clara con su hijo. También pueden incluir algunos enfermos; que una vez él reciba este pequeño grupo de prisioneros, procede a declarar un corredor fronterizo, con territorio venezolano y colombiano, para que los voceros de las partes se sienten a concretar el acuerdo (… ) Chávez dice que está dispuesto a recibir a todos los guerrilleros liberados, darles trabajo, tierras, estudios y salud (…)”.

4.-) Chávez recibió positivamente nuestra petición de reconocimiento y hará lobby para que Ecuador, Bolivia, Nicaragua y Argentina lo hagan también, países que nos reconocen como actores políticos. Lo planteará también a Sarkozy y a España, países que nos tienen en la lista de terroristas (…) buscará que los no alineados se pronuncien en el mismo sentido. Logrado esto, se abrirán puertas para la representación de las FARC en todos estos países (… )

5.-) “A las dos reuniones a solicitud de Chávez en Miraflores asistió solamente Iván. Le mandó un saludo a Ricardo (Rodrigo Granda) manifestando su interés en recibirlo cuando regrese de Chile (… ) En la segunda reunión, a instancias de Chávez, en momentos diferentes nos reunimos en un almuerzo con Gabino y Antonio (jefes del ELN), luego en el Despacho del Presidente nos reunimos Chávez-Piedad-Iván. Como dije ella está en los cálculos electorales para 2010”.

6.-) “Luego de nuestra presentación a la prensa en las escalinatas del Palacio de Miraflores, hecho calificado de inusual hacia un grupo insurgente, nos reunimos al día siguiente con Piedad (… ) en resumen Piedad está por lo que le digamos (… ) no quiere quedar por fuera en la cumbre de Yarí”.

7.-) “A instancias de Chávez nos reunimos el sábado en nuestro búnker de Fuerte Tiuna con Gabino y Antonio”.

(Esa reunión entre jefes del ELN y los de las FARC se realizó para buscar solución entre ambas organizaciones subversivas quienes mantienen un fuerte enfrentamiento en la zona de Guasdualito, del estado Apure, por el control de los negocios ilegales que se ejecutan en esa zona: contrabando de gasolina, extorsión y secuestro. Esa ha sido una preocupación de Chávez que se refleja en varios de los correos).

8.-) “Ya de salida hacia acá hablamos un poco con el general Rangel Silva, jefe de la Disip (Hoy jefe del Comando Operativo de la FANB), gran amigo de Timo a quien quiere visitar después del 2 de diciembre. Él participó en el almuerzo donde nos reunimos Chávez, elenos, FARC. Está encargado de la seguridad de los elenos”.

9.-) “Rodríguez Chacín es un duro de Chávez. Prácticamente maneja la seguridad del Estado. Para los efectos del primer punto (caso de los 300 millones de dólares) Chávez lo designó a él (… )”.

10.-) “Las relaciones con el Ejército están muy próximas a lo que plantea el Plan Estratégico. Tenemos amistad y buena empatía por lo menos con 5 generales (…)”.

11.-) “Piedad dice que Chávez tiene loco a Uribe”.

12.-) “Quedamos a la espera de las pruebas de supervivencia. Es urgente, tengo a Ricardo (Granda) QAP para que una vez que las recibamos vaya a llevarlas personalmente a Caracas. Podemos recogerlas en Bogotá. La muchacha está lista. Con Chávez hubo gran empatía. Creo que logramos una mejor valoración de las FARC. Él es muy amigo de Fidel pero tiene reservas frente a otros dirigentes. Le dije que apreciábamos mucho a Cuba, que era un gran ejemplo, que nuestra solidaridad era incondicional, pero que nuestro norte en este momento es Caracas. Imagínense. Quedó muy interesado en la Coordinadora. Preguntó quiénes estaban al frente. Entre los mencionados estaba el nombre de Manuel Marulanda. Chávez siente cerca el resurgimiento de La Gran Colombia.

Es todo por ahora: Atte, Iván y Ricardo”.

Visa para un comandante

Iván Márquez y Rodrigo Granda se destacaron como los enlaces más relevantes de las FARC con el gobierno venezolano. Algunos de los correos dieron cuenta de cómo estas relaciones comenzaron desde el primer año de gobierno de Chávez y cómo cuadros de las FARC fueron traídos a Venezuela e ingresaron en universidades nacionales.

Especialmente destaca la historia de Granda conocido como “El canciller de las FARC”. Su identidad fue desconocida durante años por los servicios de inteligencia colombiana y de Estados Unidos.

Granda vivió en Venezuela durante muchos años, hasta que en diciembre de 2004 fue entregado a las autoridades colombianas luego de una operación (no autorizada) del Comando Antisecuestro de la GN quien lo detuvo en Caracas. Esa acción le costó prisión al coronel Humberto Quintero Aguilar, quien fuera acusado de “traición a la patria”.

Entrada VIP

Uno de los correos devela el misterio de cómo Granda y su familia ingresaron a Venezuela y vivieron muchos años en Caracas sin ser detectados.

Una misiva con fecha 9 de abril de 2000, el comandante Raúl Reyes le pide a Ramón Rodríguez Chacín una visa para el comandante guerrillero: “Estimado Ramón, va mi saludo con el deseo de muchos éxitos por cada labor desarrollada. Le solicito el favor de ubicar en Quito, Ecuador, una visa a nombre de Rodrigo Granda Escobar”.

Es de observar también que en octubre de 2002, fue Granda junto a Rodríguez Chacín quienes se presentaron en el aeropuerto de Maiquetía para autorizar el ingreso de la esposa e hija de Granda, provenientes de Cuba, que habían sido retenidas en el aeropuerto.

Junto a Granda y Márquez son varios los nombres de otros líderes de las FARC que han vivido en Venezuela con documentación suministrada por el gobierno Venezolano.

Los rearmados comandantes de las FARC en algún lugar de las selvas colombianas. (Foto: FARC-EP.net)

Las amistades peligrosas del chavismo con la guerrilla de las FARC

Venezuela y las FARC se aliaron desde la llegada al poder de Hugo Chávez, cuando cambiaron las concepciones institucionales. Luego de tres años de los acuerdos de paz logrados entre los guerrilleros y el gobierno colombiano, varios de los líderes retoman las armas y vuelven al monte. Son quienes tienen vínculos más cercanos con Miraflores, e incluso carta blanca para moverse por territorio venezolano, según denuncias. Esta es la historia de esa "hermandad"