<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Aumenta a $2.215 millones el default por bonos de deuda venezolana

La República y Petróleos de Venezuela continúan en default o impago de su deuda externa. Aunque aún hay bonos en período de gracia y los tenedores tienen la esperanza de algún pago, ya el gobierno acumula más deuda al no honrar el compromiso de 18 de sus títulos.  

El único cupón que, según información del mercado fue pagado, es el del bono Pdvsa 2022 cuya tasa de interés es de 6%. Este título de deuda fue adquirido, en gran parte, por el banco de inversión Goldman Sachs a finales de mayo de 2017 y se estima que cuenta con un porcentaje de tenencia del 44%, resaltó la firma venezolana Kapital Consultores.
Por este bono, la petrolera estatal canceló 90 millones de dólares por concepto de intereses.
Del resto, ya la República y Pdvsa adeudan $2.215 millones por 18 de sus títulos cuyos pagos debieron ejecutarse entre el 13 de noviembre de 2017 y el 25 de marzo de 2018 y a los cuales ya se les venció su período de gracia. De ellos, 13 son bonos soberanos y 5 son de la empresa petrolera.
En estos momentos se encuentran dentro de los 30 días del período de gracia (plazo que se da para el pago antes de declararse un default), el Venezuela 2027 por $147 millones en intereses, monto que se debe erogar el 16 de abril.
El gobierno de Nicolás Maduro decidió dejar a un lado el pago de los intereses de los bonos de deuda externa, pero sí honró a tiempo la amortización del Pdvsa 2020 por $841,8 millones y el capital del Pdvsa 2017 por $1.121,3 millones.
«Si suponemos un escenario en donde la República y Pdvsa honran todos sus compromisos de este año más los atrasados del cuarto trimestre de 2017, estaríamos asumiendo que ambos deberían desembolsar $9.789,9 millones en 2018 para dejar sus cuentas en blanco y entrar en orden al 2019», señaló la consultora venezolana Boungy en un reporte.
Para lo que resta del año 2018, además de los pagos de intereses de varios títulos, en agosto llega el primer desembolso importante de la República correspondiente al vencimiento del Venezuela 2018 cupón 13,625% por $1.052 millones, mientras que en octubre la petrolera estatal tiene en su cronograma la segunda amortización del Pdvsa 2020 y por último en diciembre vence el Venezuela 2018 cupón 7% por un monto de $1.000 millones.
«Estos meses serán claves no solo por el hecho de los vencimientos, sino también porque el gobierno deberá ejecutar algún movimiento en concreto para hacer frente a sus compromisos», recalcó Boungy.
Mientras el gobierno venezolano cae en default y los inversionistas comienzan a perder la paciencia, la cotización de los bonos de deuda experimentan un alza en 2018.
El pasado 8 de enero, la Emerging Markets Traders Association (EMTA), que es la asociación que agrupa a los traders para mercados emergentes, recomendó que los bonos de Venezuela debían negociarse flat, es decir, sin intereses acumulados.
Posteriormente, el 10 de febrero, EMTA incluye a los bonos de Pdvsa en su recomendación para la negociación flat.
«La recomendación del EMTA ha incidido, en parte, en que la cotización de los bonos de Venezuela y Pdvsa se haya incrementado este año, debido al llamado precio sucio, cuyo valor intrínseco incluye los intereses acumulados.
En lo que va de 2018, el precio promedio de la curva de bonos de Venezuela y Pdvsa se ha incrementado 14%, explicado esencialmente por el alza de los bonos de Venezuela (20,35%). Mientras que la cotización de los bonos de Pdvsa han subido, en promedio 5,04%», indicó Kapital en un reporte.]]>