<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Cuentas en dólares y economía 100% digital: ¿qué implica este nuevo plan de Maduro?

La tendencia mundial es precisamente reducir el uso de efectivo, aunque en Venezuela la decisión de llevar la economía a ser completamente digital se da por otras razones

Cuentas en dólares y economía 100% digital: ¿qué implica este nuevo plan de Maduro?

En sus más de tres horas de discurso frente a la nueva Asamblea Nacional, Nicolás Maduro asomó lo que ya viene señalando desde hace unos meses: Venezuela tendrá una economía 100% digital en 2021. Sin embargo, del dicho al hecho aún queda trecho por transitar; principalmente en el cómo el Gobierno logrará digitalizar una economía de un país con mala conectividad y una dolarización transaccional en apogeo.

En su discurso, Maduro aseguró que hay planes para lograr dos cosas: “Este año vamos a avanzar hacia la economía 100% digital» y «bajo la supervisión de la Sudeban, poder abrir cuentas a todo nivel en dólares”.

Realmente, ¿qué implica esto y qué tan cerca está la economía venezolana de lograrlo?

Economía 100% digital, ¿cerca o lejos?

La tendencia mundial es precisamente reducir el uso de efectivo, aunque en Venezuela la decisión de llevar la economía a ser completamente digital se da por otras razones.

En una entrevista en Unión Radio, el economista y director de Ecoanalítica Asdrúbal Oliveros señala que la decisión del Ejecutivo se debe a razones económicas y operativas que no permiten que Venezuela pueda mantener en este momento un flujo de efectivo en bolívares. De hecho, este efectivo es ya prácticamente inexistente.

«La liquidez en bolívares ha venido cayendo fuertemente y está por debajo de los 500 millones de dólares… De estos millones solo 5% están en efectivo», asegura Oliveros. Entonces, prácticamente la economía que se mueve en bolívares dentro del país es ya una economía digital.

Esto ocurre por varias razones. Según Oliveros, la hiperinflación y las medidas que el Banco Central de Venezuela (BCV) no ha tomado han acelerado esta disminución del efectivo. Además, en las condiciones actuales, el Gobierno e Maduro no planea fabricar más efectivo, sino pasar a un esquema de pagos digitales.

«Otra cosa que hay que resaltar es que las casas de moneda que han trabajado con el Banco Central de Venezuela, en la condiciones actuales del país y en el esquema de sanciones del BCV, no van a poder hacer los billetes», apuntó.

El mayor problema para eliminar completamente el efectivo es el pago del cosas como el trasporte. Maduro dejó entrever que trabajarán en esto colocando un sistema para el pago con tarjetas para los transportistas. «Eso tiene unos retos importantes porque tiene una logística que tienen que llevar acabo. No me queda claro que se pueda hacer rápidamente», asegura Oliveros.

Otro problema de infraestructura tiene que ver con el propio problema económico que vive el país. Tener un teléfono inteligente con aplicaciones de pago especializadas puede ser muy común en otros países, pero ante la crisis económica venezolana no todos pueden darse ese lujo.

Lo cierto es que en Venezuela el uso del efectivo de ha popularizado, pero no el efectivo en bolívares, sino en dólares.

¿Banca dolarizada?

Las cuentas en dólares nacionales es el otro punto del plan de Maduro. Para muchos economistas, la evolución normal de la dolarización transaccional que vive el país. El flujo de dólares, solo en efectivo, que se maneja en el país está en torno a los 2 mil millones de dólares. Esto implica cuatro veces más de los bolívares que circulan en Venezuela, tanto en efectivo como en la banca.

“Avanzaremos hacia la apertura de las cuentas que nos permita regularizar, fortalecer y dinamizar nuestra moneda. Así que los comerciantes, que venden en el mercado de La Hoyada, del Cementerio, podrá abrir legalmente su cuenta en dólares”, aseguró Maduro.

Sin embargo, este plan de Maduro deja aún muchas dudas, pues aseguró que estas cuentas en dólares deberán tener tarjetas para pagar y realizar transacciones o pagos también en bolívares. Esto implica que el precio del dólar para pagos en bolívares podría trabajar con la tasa de cambio que fija el BCV.