<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

El sector privado no podrá construir más de 1.000 viviendas en 2017

“Todas las obras de infraestructura en el país se encuentran paralizadas por falta de financiamiento y no se van a reactivar hasta que no tengamos el concurso de la banca internacional y de la banca multinacional”, sostuvo en Valencia, Juan Andrés Sosa Branger, presidente de la Cámara Venezolana de la Construcción (CVC).

El sector privado no podrá construir más de 1.000 viviendas en 2017

Dijo que la inversión internacional es fundamental porque Venezuela requiere entre 40.000 y 50.000 millones de dólares para reactivarse. “Carabobo que es un estado industrial, ha perdido más de las dos terceras partes del tejido industrial y eso se ha perdido porque el Estado venezolano ha privilegiado las importaciones versus la producción nacional”.

Sosa Branger explicó que para lograr el concurso de los organismos bancarios es necesario que, de alguna manera, la confrontación entre el Ejecutivo nacional y la Asamblea Nacional se termine. “Si no termina esa confrontación quienes estamos pagando las consecuencias somos los ciudadanos venezolanos. Se han perdido más de 1.200.000 empleos en el sector construcción y la única manera de reactivarlo es lograr los recursos que el país requiere”.

Entre las obras paralizadas en el centro del país, mencionó la construcción del ferrocarril que a su parecer fue planificado de manera absurda porque iniciaron varios ramales a la vez y ninguno ha sido concluido, a pesar de haber tenido cuantiosos recursos.

“En materia de vivienda está el país tapizado de desarrollos de viviendas totalmente inconclusos”.

Sosa Branger también refirió que entre las obras de infraestructura que deben ejecutarse se encuentran las plantas de agua potable. “El agua que se está suministrando en Carabobo es un agua fuera de cualquier estándar internacional y están comprometiendo la salud del carabobeño”.

El vocero de la CVC además señaló que cuanto más demore el gobierno nacional en tomar las decisiones que se necesitan, el problema se agravará más. “Si trataras de reactivar el sector industrial del país, todos los hogares de Venezuela se quedarían sin luz porque la política de desarrollo de electricidad del país ha sido equivocada y costosa. Todos estamos conscientes de los sobreprecios que se pagaron en esas plantas que hoy en día no surten a nadie”.

– Medidas para impulsar la construcción –

Si no se toman medidas pronto, el sector de la construcción en el país se paralizará por completo, indicó Sosa Branger.

El sector privado no podrá construir más de 1.000 viviendas este 2017, si no se toman decisiones. “No creo que en el sector público ninguna de las obras se reactiven porque si no se reactiva el crédito internacional, esas obras tampoco lo harán. El desempleo va a ser cada vez mayor”.

Por eso presentó a los industriales de Carabobo y fuerzas vivas de la región un documento que perfila un diagnóstico de la realidad del sector y que fue elaborado por más de 40 profesionales y técnicos de la CVC.

Solicitan que se resuelva el problema de los insumos para la industria de la construcción. Mencionó que las empresas básicas en manos del gobierno están produciendo muy por debajo de su capacidad: la siderúrgica a menos de 6% y las cementeras a menos de 40%.

“Más grave que el problema de los insumos es la descapitalización de la banca. El banco más importante del país, que es el Banco de Venezuela, hoy en día no podría prestar más de Bs 10.700 millones con los cuales no se pueden construir, por promotor, más de 250 casas. Hay un déficit habitacional de más de 2 millones , con ese tipo de financiamiento no se llega a ninguna parte”.

Además destacó que 96% de los venezolanos no tienen poder adquisitivo para la compra de viviendas. Por eso asegura que la única manera de resolver este aspecto es mediante un subsidio directo.

“Le hemos demostrado al gobierno que la Misión Vivienda resulta extremadamente onerosa para la población venezolana y sumamente ineficiente en cuanto a número de viviendas producidas”.

Dijo que en noviembre pasado, el presidente de la República Nicolás Maduro, declaró que se gastaron 95.000 millones de dólares para producir 1.150.000 viviendas, lo que se traduce en que una de estas viviendas promedio costó 83.000 dólares cada una. Si se toma en cuenta que menos del 50% de las viviendas son nuevas y el resto remodeladas, “quiere decir que la Misión Vivienda ha malgastado y malbaratado más de 76.000 millones de dólares”.

Por su parte, Luis Barón, presidente de la Cámara de la Construcción en Carabobo, considera que las cifras a nivel regional son reflejo de lo que ocurre a nivel nacional.

“En Carabobo estimamos que si se hacen 200 o 300 viviendas en este 2017, es mucho. Definitivamente con una industria básica como la del acero y el cemento cada vez más mermada en su producción, no hay manera de reactivar. En 2008 en Carabobo logramos hacer 32.000 viviendas”.

– Naguanagua, Ciudad Museo –

El alcalde de Naguanagua, Alejandro Feo La Cruz, presentó a los asistentes el plan denominado Naguanagua, Ciudad Museo que definió como un proyecto cultural, de mejoramiento del mobiliario urbano, que ha ido complementando el desarrollo de la construcción en este municipio y convertido en empuje de la región carabobeña.

Dijo que ahora en esta jurisdicción el metro cuadrado se cotiza 25% por encima que otros municipios cercanos.

“La gente prefiere vivir en Naguanagua, prefiere hacer sus negocios y montar sus establecimientos comerciales en Naguanagua, y eso acompañado de nuestros hoteles y centros de convenciones, nos ha convertido en la capital nacional del turismo de convenciones”.