<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Estas son las ocho aplicaciones chinas que Trump prohibió

El veto entrará en vigor dentro de 45 días y afectará a cualquier transacción a través de esas aplicaciones con personas o propiedades sujetas a la jurisdicción de los Estados Unidos

Estas son las ocho aplicaciones chinas que Trump prohibió

El presidente saliente de Estados Unidos, Donald Trump, firmó un decreto que prohíbe las transacciones con ocho aplicaciones informáticas de pago chinas, entre ellas Alipay, WeChat Pay y OO Wallet.

La prohibición, que también afecta a las aplicaciones CamScanner, SHAREit, Tencent QQ, VMate y WPS Office, tiene como objetivo limitar la amenaza de aplicaciones informáticas chinas con capacidad de acceder, a través de teléfonos inteligentes, tabletas u ordenadores, a datos sensibles de cientos de miles de estadounidenses.

«Esta recopilación de datos amenaza con proporcionar al Gobierno de la República Popular China y al Partido Comunista Chino acceso a la información personal y de propiedad de los estadounidenses, lo que permitiría a China rastrear la ubicación de los empleados y contratistas federales», reza el decreto firmado por Trump.

El veto entrará en vigor dentro de 45 días -cuando Trump ya haya abandonado el poder- y afectará a cualquier transacción a través de esas aplicaciones con personas o propiedades sujetas a la jurisdicción de los Estados Unidos.

Los esfuerzos de China por robar datos de estadounidenses muestran la intención de ese país de utilizarlos «para promover su agenda de seguridad económica y nacional», agrega.

¿Hay intrusiones de China?

El decreto menciona varias intrusiones cibernéticas atribuidas a China en los últimos años que comprometieron los datos de millones de estadounidenses, incluida una del ejército chino a la empresa Equifax en 2017, que afectó a la información personal de casi la mitad de todos los estadounidenses.

«Estados Unidos debe tomar medidas agresivas contra quienes desarrollan o controlan aplicaciones de software conectadas en China para proteger nuestra seguridad nacional», dijo Trump en el texto de su orden ejecutiva.

Esta decisión aumenta las tensiones con China en vísperas de que el próximo 20 de enero Trump tenga que entregar la Presidencia al demócrata Joe Biden, ganador de las elecciones de noviembre pasado.

Estados Unidos ha acusado en numerosas ocasiones a China de estar detrás de ciberataques contra sus empresas o instituciones, pero su respuesta ha sido siempre negarlo y afirmar que es precisamente Washington quien promueve el espionaje contra gobiernos, empresas o individuos de otros países

Las aplicaciones chinas que Donald Trump quiere prohibir

Pekín vigila de cerca internet y bloquea los sitios considerados políticamente sensibles. Este sistema, apodado «la gran muralla informática», le permitió hacer surgir campeones digitales, en ausencia de competidores estadounidenses -como Google, Facebook o Twitter- bloqueados en su territorio.

Aunque algunas de las ocho aplicaciones son populares en el extranjero, otras son utilizadas principalmente por los chinos.

WeChat Pay, simple como un escáner

Se trata de un servicio de pago imprescindible en China, que se sustituye cada vez más a la utilización de dinero en efectivo. Este monedero electrónico está integrado en WeChat (grupo Tencent), el correo electrónico más utilizado por los chinos.

Hasta en los rincones más remotos, inclusive en los mercados para pagar pequeñas sumas, los chinos pasan por WeChat Pay.

Las transacciones se realizan escaneando un código QR con el teléfono celular, y también es posible transferir dinero a sus contactos.

WeChat cuenta con 1.200 millones de usuarios activos. Aunque, mayoritariamente china, la aplicación también está disponible en unos veinte de idiomas.

QQ, más que el MSN chino

Al igual que WeChat, QQ pertenece al gigante Tencent. Lanzada en 1999, esta aplicación fue el primer correo electrónico de éxito en el país.

El programa se basaba en gran medida en MSN Messenger del estadounidense Microsoft. QQ es, de alguna manera, el ancestro de WeChat, desarrollado posteriormente específicamente para teléfonos inteligentes.

QQ, que dispone también de un servicio de correo electrónico, se adaptó desde entonces a la era del móvil (videoconferencias, plataforma de pago QQ Wallet).

La aplicación sigue siendo popular en China en el ámbito profesional y reivindica más de 768 millones de usuarios activos, en su mayoría chinos.

Alipay, más fuerte que PayPal

Alipay, propiedad del gigante del comercio en línea Alibaba, fundada por el multimillonario Jack Ma, es la plataforma de pago más grande del mundo.

Como WeChat Pay, su principal competidor en China, Alipay permite pagar sus compras a través de una aplicación móvil utilizando códigos QR.

Presente en más de 80 millones de tiendas, este sistema es utilizado cada mes por más de 700 millones de personas, según las cifras de la empresa.

Alipay declara un volumen anual de transacciones que supera los 118 billones de yuanes (unos 17,7 billones de dólares, 14,4 billones de euros), es decir, cinco veces más que el gigante estadounidense PayPal.

CamScanner, especialista de la digitalización

Digitalizar documentos con el teléfono celular, convertir en texto los elementos de una foto o «depurar» los documentos escaneados para convertirlos en archivos de alta resolución, CamScanner ofrece una serie de herramientas de exploración y soluciones para el almacenamiento y el intercambio de archivos.

CamScanner es desarrollado por el chino INTSIG, especializado en tecnologías de reconocimiento (facial, vocal y documentos de identidad), que reivindica más de 300 millones de usuarios en todo el mundo.

En 2019, el editor ruso de antivirus informático Kaspersky encontró un programa maligno en CamScanner. Por su parte, India prohibió la aplicación el año pasado en nombre de la seguridad, al igual que más de otras 200 aplicaciones chinas.

VMate, clone de TikTok

Danzas o canciones en playback, desafíos filmados, la aplicación permite, al igual que TikTok -que conquistó a los adolescentes de todo el mundo antes de estar también en la mira de Estados Unidos-, crear y compartir videos cortos.

Lanzada en 2017 con el apoyo de Alibaba, dirigida al enorme mercado indio, VMate es muy popular en India pero ahora también figura en la lista de las aplicaciones chinas prohibidas en el país.

SHAREit, compartir sin límites

Películas, fotos, música y hasta documentos de texto. SHAREit es una aplicación de contenidos compartidos que acepta todo tipo y tamaño de archivos.

Permite compartir rápidamente archivos pesados en todo tipo de dispositivos (smartphones, computadoras o tabletas) sin pasar por una conexión a internet y conservando la calidad original.

Principal ventaja de la aplicación: la confidencialidad de los intercambios, que en principio no pueden ser interceptados por un tercero.

SHAREit, disponible en 45 idiomas, cuenta con 1.800 millones de usuarios repartidos a lo largo de 200 países y regiones.

WPS Office, alternativa de Microsoft

Es la alternativa china al popular programa de oficina de Microsoft (Word, Excel). Fundada en 1989, la empresa de unos 2.000 empleados reivindica más de 1.000 millones de usuarios en todo el mundo y posee filiales en Estados Unidos y Singapur.

Información de EFE y AFP

De Messi es la Copa del Rey

Posiblemente sea la última del argentino con su equipo y así lo celebraron sus compañeros. Barcelona ganó por goleada y se llevó la copa número 31 de su historia

Gremios de la salud exigen "vacunas ya" al gobierno de Maduro

Trabajadores de la salud manifestaron este sábado en Caracas en demanda de un plan de vacunación serio y que no obedezca a criterios políticos. Marcharon hasta la sede de la oficina del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), organismo al que solicitan intervenga ante Nicolás Maduro

Sobriedad y mascarillas: así fue el funeral del príncipe Felipe

En un Land Rover modificado según sus propias instrucciones, fue trasladado el cuerpo del príncipe fallecido el 9 de abril. Las restricciones por el coronavirus obligaron a modificar los planes para el entierro de Felipe. La ceremonia se limitó a 30 invitados íntimos y manteniendo distancias de seguridad