El COI investigará a Bielorrusia por coacción a Kristina Tsimanuskava

Ante las presiones, el Comité Olímpico Internacional decidió reaccionar e investigar el hecho. Por los momentos, la atleta vive en la Embajada de Polonia, gracias a un visado humanitario que le permitirá vivir y entrenar en ese país

El COI investigará a Bielorrusia por coacción a Kristina Tsimanuskava

El Comité Olímpico Internacional (COI) decidió investigar a Bielorrusia por el presunto intento de obligar a su atleta Kristina Tsimanuskava a abandonar la competencia por criticar la política deportiva de su país.

La reacción del COI se produjo después de una acusación de la ONG Global Athlete, que lo criticó por no proteger a los atletas y lo exhortó a disolver el comité olímpico bielorrusio para que los atletas compitan neutralmente.

El portavoz del COI, Mark Adams, dijo que el organismo estaba iniciando una investigación formal. Y que también esperaba por un informe del comité olímpico de Bielorrusia.

«Vamos a necesitar establecer los hechos», dijo a los periodistas en Tokio, añadiendo que el COI «necesitaría escuchar a todos los involucrados».

A la reacción del COI se suman otras de gran peso, como la del secretario de Estado de Estados Unidos, Anthony Blinken. Este alto funcionario acusó a Bielorrusia de «acto de represión internacional».

Kristina Tsimanouskaya dice temer por su seguridad si regresa a Bielorrusia. Se espera que viaje a Polonia esta semana tras recibir un visado humanitario. Por los momentos está durmiendo en la embajada de su país de asilo.

 

El visado

Polonia otorgó visado humanitario a Kristina Tsimanuskaya, la atleta olímpica bielorrusa a la que su equipo intentó botarla de Japón por hablar mal del gobierno de su país.

El viceministro polaco de Asuntos Exteriores, Marcin Przydacz, anunció por Twitter que Tsimanuskaya «está ya en contacto directo con diplomáticos polacos en Tokio. Recibió un visado humanitario».

Agregó que «Polonia hará lo que sea necesario para ayudarla a continuar su carrera deportiva» y que su país es «siempre sinónimo de libertad».

La atleta olímpica criticó en sus redes sociales la política deportiva del gobierno de Alexandre Lukachenko, conocido por ser represivo y hostigador contra sus opositores, algo que se ha acrecentado desde las protestas de 2020 contra su quinta reelección.

Al conocerse la opinión de Kristina Tsimanuskaya, el seleccionador del equipo bielorruso, Yuri Moïseïevitch, la forzó a ir al aeropuerto, escoltada por funcionarios bielorrusos, para ser devuelta a su país.

«Me dijeron que tenía que irme para que todo el mundo estuviese tranquilo y continuar con la competición», afirmó la atleta.

Para justificar la salida abrupta de su atleta, el comité olímpico bielorrús (que preside Viktor Lukachenko, hijo del cuestionado presidente), aseguró que era una decisión médica, «por el estado mental y psicológico de la atleta».

En principio, la deportista había anunciado que pediría refugio humanitario en Austria. Se desconoce qué ocurrió.

En otro tuit, el viceministro polaco condenó la actuación de Lukachenko, y ratificó la visa para Kristina Tsimanuskaya. Con ella estará su esposo, que huyó de Bielorrusia.