La comunicación espacial a debate por el aniversario del Apolo 11

La comunicación espacial a debate por el aniversario del Apolo 11

El Museo de Ciencias de Londres reflexionó sobre los retos de la comunicación espacial a los que se enfrenta la humanidad en un evento que contó con la presencia de Helen Sharman, primera británica en viajar al espacio en 1991, con motivo del 50 aniversario de la misión Apolo 11En la celebración de este hito en la galería británica, la astronauta junto a los directivos de la empresa Poly, que fabricó los auriculares con los que se comunicaron los tripulantes del Apolo 11, compartieron sus impresiones sobre el futuro de la comunicación y recordaron la importancia de esta efeméride en el campo de la tecnología. 

Durante el acto se pudo observar el original “gorro de Snoopy” que los astronautas utilizaron en el viaje en 1969 para comunicarse y que permitió a Neil Amstrong pronunciar una de las frases más icónicas de la historia: “Un pequeño paso para el hombre, pero un gran salto para la humanidad”. 

Aquellas palabras, que fueron escuchadas por más de 600 millones de personas, simbolizaron todo un acontecimiento no solo político y social, sino de gran importancia en el ámbito de la comunicación y la tecnología.

La cosmonauta Sharman apuntó durante su coloquio que “el próximo destino más emocionante” al que se enfrenta la humanidad es una posible futura misión a Marte. 

Según la astronauta británica, la comunicación con el planeta rojo será un asunto difícil dado que los mensajes de la Tierra a Marte podrían tardar “entre 3 y 22 minutos en recibirse”. 

No obstante, Sharman señaló: “Las oportunidades están abriéndose todo el tiempo. Aventuras increíbles y logros aparentemente imposibles pueden suceder si trabajamos juntos”.

La cosmonauta mostró unas imágenes de las asombrosas vistas del planeta azul desde el espacio y aseguró: “Nos encantaba mirar la Tierra a pesar de que podíamos comunicarnos por los auriculares”. 

Ella se convirtió en 1991 en la primera británica en viajar al espacio en un oficio en el que imperan los hombres gracias a un anuncio que escuchó en la radio: “Se busca astronauta: no se requiere experiencia”.