¿Listos para el eclipse de Luna más largo de los últimos 500 años?

Entre la noche de este jueves 18 y la madrugada del viernes se alinearán el Sol, la Tierra y la Luna por lo cual podremos observar un eclipse lunar

¿Listos para el eclipse de Luna más largo de los últimos 500 años?

América del Norte y gran parte de Sudamérica podrán admirar en la noche del jueves al viernes un eclipse lunar «casi total», el más largo de su tipo desde el año 1440.

El eclipse, en cuya fase más fuerte se oscurecerá el 99,1% de la superficie visible de la Luna (el viernes a las 09H03 GMT), también será visible desde partes del noreste de Asia, Polinesia y el este de Australia, pero no desde Europa ni África, señaló la agencia espacial estadounidense NASA en su sitio web dedicado al satélite de la Tierra.

Este fenómento comenzará a las 07H19 GMT cuando la luna entre en la sombra de la Tierra.

Para los observadores terrestres, el disco lunar dará la impresión de ser mordisqueado lentamente.

Un eclipse lunar ocurre cuando el Sol, la Tierra y la Luna están alineados.

Nuestro satélite natural se encuentra a la sombra de la Tierra, lo que lo oculta a la vista. Si la alineación no es perfecta, el eclipse no es total.

El eclipse del 19 de noviembre puede ser apenas parcial, tendrá una duración total de 3 horas, 28 minutos y 23 segundos y será el más largo desde el del 18 de febrero de 1440, que había durado 23 segundos más.

A las 08H45 GMT, más del 95% del disco lunar estará en la sombra y la luna adquirirá un tono rojizo a medida que la atmósfera de la Tierra desvía los rayos rojos de la luz solar hacia el interior de su cono de sombra.

Este fenómeno será más visible durante el pico del eclipse, a las 09H03 GMT.

A las 10H47 GMT, la luna volverá a ser visible en su totalidad.

Según la NASA, será necesario esperar hasta el 8 de febrero de 2669 para presenciar un eclipse parcial de mayor duración (3 horas 30 minutos) que el del viernes pero se espera un eclipse total en menos de un año, el 8 de noviembre de 2022, que durará 3 horas 40 minutos.

El espectáculo se puede ver a simple vista sin ningún peligro, a diferencia de los eclipses solares.

Binoculares, anteojos y telescopios permitirán disfrutarlo aún más, siempre que el cielo esté lo suficientemente despejado.