<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Muere José Ángel "Toti" Casanova, cinéfilo y colaborador de El Estímulo

Sus familiares requieren ayuda para poder cubrir los gastos funerarios . Las donaciones se pueden realizar a través de Zelle, PayPal y cuenta Banesco

Muere José Ángel "Toti" Casanova, cinéfilo y colaborador de El Estímulo

En horas de la madrugada del domingo 10 de enero murió José Ángel Casanova, a sus 42 años. Casanova fue columnista de cine que colaboró en El Estímulo.  Se destacó por sus buenos análisis y fina escritura.

En su reseña como colaborador para este medio, Casanova se describe como arquitecto egresado de la UCV, profesor de Diseño y Expresión de la Universidad José María Vargas y coordinador de Proyectos de Construcción como oficio perenne. «Ha escrito sobre tecnología móvil, pero su gran pasión es el cine, por ello es uno de los directores FESCIVE, además de fungir de jurado e invitado a diversos festivales», continúa su reseña.

Después de haber superado el covid-19 en julio, Jóse Casanova, mejor conocido como Toti por sus familiares y amigos, atravesó una infección respiratoria pulmonar micótica, a la vez que se contagió de paludismo. Todo esto llevó a que requiriera de constantes cuidados médicos y hospitalizaciones. A pesar de su aparente mejoría, Casanova finalmente murió en Puerto Ordaz.

Sus familiares requieren ayuda para poder cubrir los gastos funerarios . Las donaciones se pueden realizar a través de Zelle, PayPal y cuenta Banesco.

La última publicación de Toti

Para recibir el año nuevo, José Ángel Casanova realizó la que sería su última publicación en Instagram. Con un mensaje esperanzador, Casanova agradeció todo lo vivido en 2020.

«No quiero condenar a un año, a si es bueno o malo, la gente lo es, sus acciones lo son, todo lo que vivimos este año es consecuencia directa de nuestras acciones», iniciaba el post.

«Poniendo la pandemia a un lado yo vengo a agradecer enseñanzas, a mi me enseñó:

-A tener un mejor cuidado en el manejo de mis alimentos

– A No confundir panas con amigos, y viceversa

-Que no necesito el alcohol para pasarla bien

-Que debo cuidar mucho más lo que como, especialmente de la calle

-Que hay amigos que son hermanos y que son leales a morir y harán lo que sea por ti

-Que la bondad de la gente es mucho más grande de lo que crees, es infinita

-Que existen ángeles en la tierra, y que Dios los pone en tu camino

-Que no debo avergonzarme, castigarme o culparme por nada de mi pasado, solo tomar los correctivos necesarios

-Que no necesito mesas lujosas, ni comida exquisita para celebrar, solo el amor de aquellos que son mis afectos más cercanos

-Que mi familia es la fundación que me sostiene, doy gracias por tenerlos

-Que el amor de una madre y una hermana no tiene límites, estas dos mujeres dejaron TODO en su vida para dedicarse en cuerpo y alma 24 horas a mi sanación, sin ellas no estaría acá

-Que tengo la suerte y la dicha de tener otros de padres y hermanos que me dio la vida y que hicieron todo para mi mejoría, los amo mucho más

Finalmente, aprendí que Dios existe, que es justo, que está lleno de amor y que te da una segunda oportunidad de vivir si te entregas a él sin reservas.

Gracias 2020 por todo, la vida es el mejor regalo». 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Toti Casanova (@toticasanova)

Cómo cruzar entre Colombia y Venezuela por el Orinoco

Este es el testimonio de una mujer que emprendió el retorno a Venezuela por la "trocha fluvial" del Amazonas para reencontrarse con su hijo de ocho años el día de Navidad de 2020. Los puestos de frontera entre los dos países permanecen cerrados en prevención al coronavirus. Así, esta madre tuvo que armarse de valor para cruzar una zona selvática, rodeada de cientos de kilómetros de agua y donde el tránsito de personas también puede ser un negocio. Escribe Rocío Sulbarán/El Estímulo