Opinión

Claves para cultivar la pertenencia de los colaboradores en las organizaciones

Los factores de medición del clima laboral incluyen elementos tales como la confianza, credibilidad, equidad, justicia, entre otros

Publicidad
pertenencia
Pexels

Uno de los retos diarios de los equipos directivos es fomentar el sentido de pertenencia en sus colaboradores.

Es una tarea cuesta arriba, donde la cultura de la organización y de equipo, y la comunicación efectiva son ingredientes que deben formar parte de la receta llamada clima organizacional.

Los factores de medición del clima laboral incluyen elementos tales como la confianza, credibilidad, equidad, justicia, entre otros. Y si bien el tono cultural es responsabilidad del liderazgo, en ese engranaje los colaboradores con responsabilidad de dirigir equipos de trabajo son parte esencial de la ecuación que lleve a las organizaciones a fomentar el sentido de pertenencia de sus empleados.

pertenencia
Foto Fauxels / Pexels

Una cosa es la calificación obtenida en los elementos citados y otro, por demás fundamental, es cuando se les pregunta a los empleados si sienten que donde trabajan es un gran lugar para trabajar. Lo primero mide la esencia y efectividad de las políticas; lo segundo, en cambio, mide el sentido de pertenencia. Es decir, tal vez no se esté conforme con algunas normas, pero si sentirse plenamente identificado con la organización donde trabaja.

Claves de pertenencia

Para lograr ese nivel superior no debe ignorarse que el empleado sienta que marca la diferencia al tener responsabilidades claves que sumen a los objetivos corporativos. Sin embargo, esta característica debe acompañarse siempre del factor humano, que no es más que la práctica de la empatía, en pocas palabras, considerar como aspecto diferenciador colocarte siempre en “los zapatos del otro”.

pertenencia
Foto Fauxels / Pexels

Además de lo que hemos reseñado, existen acciones más específicas que redundan en exaltar el sentido de pertenencia de colaboradores. Estas son:

Liderazgo con justicia. Como hemos reseñado en innumerables oportunidades, las fallas del liderazgo son un factor distorsionante que ocasiona el éxodo del personal, siendo una de las causas más probables es que el personal sienta que no hay un trato justo para todos los integrantes de un equipo.

Aquí es fundamental garantizar que los líderes eviten el favoritismo y sustenten el valor de la equidad como principio fundamental en el manejo de equipos. Cada colaborador tiene su estilo y personalidad; por lo tanto, el liderazgo debe adecuarse a dicho estilo para explotar al máximo el potencial de todos.

Las opiniones de colaboradores cuentan. Aquí no hay mayor secreto que practicar la escucha activa y ejercer lo que en otras oportunidades hemos calificado como “líder coach”. Escuchar es una acción fundamental que debe practicarse en todo momento, pues permite conocer de primera mano las opiniones de la gente y por supuesto, poner en marcha los correctivos necesarios para ponerlos en práctica.

Ahora bien, no solo es primordial escuchar acerca de los temas laborales, debemos estar dispuestos a la consideración del factor emocional y la comprensión de una situación afectiva determinada que implique un bajón de rendimiento del personal a tu cargo.

Foto Kindel Media / Pexels

Comunicación transparente y accesible a todos. La comunicación aislada o por grupos definidos socava la camaradería y el trabajo en equipo. Practicar esta modalidad significa enjaular a grupos de trabajadores, lo cual resiente la confianza y ahuyenta el sentido de pertenencia.

Cuando de una decisión clave se trata, el concurso de todos es esencial; de lo contrario, una buena parte del personal puede sentirse excluido e ignorado, con el perjuicio que esto causa a los objetivos corporativos y al ambiente laboral.

Reconocer el esfuerzo de los colaboradores. Cuando los colaboradores son reconocidos por sus contribuciones, la organización envía un mensaje claro de que valora su esfuerzo y considera su potencial como único. Numerosas investigaciones reflejan que los trabajadores que se sienten apreciados son más productivos y propensos a mirar a la empresa con planes a largo plazo.

Además, esta práctica de reconocimiento y promoción estimula la percepción positiva de estos, y contribuye a inocular el sentido de pertenencia a otros miembros de la organización.

Respeto por la diversidad. Cada individuo tiene sus formas y en ese sentido las empresas deben garantizar que cada uno sienta que pueden ser ellos mismos con la amplitud necesaria y dentro de las normas establecidas. Hablar de diversidad conlleva múltiples elementos como la diversidad de género, étnica, funcional, entre otras.

Lo imprescindible aquí es impulsar la comprensión entre los equipos y el respeto por las diferencias.

pertenencia
Foto Fauxels

Todas estas acciones no son muy distintas a lo que actualmente practican muchas empresas en el país. Lo que realmente hace la diferencia es que, si nos atrevemos a estimular la participación de nuestros empleados en la mejora de políticas, estas consideraciones sean realmente apreciadas y digeridas, y no una mera acción sin consecuencias.

En conclusión, cualquier acción que promueva el trabajo de equipo y el respeto por el individuo es muy valedera para fortalecer la sanidad en las organizaciones, pero sería inocua si no la acompañamos de la valoración y alerta constante de la salud emocional de nuestros trabajadores, tan afectada por todas las circunstancias que nos impone un país tan maltratado como el nuestro.

Publicidad
Publicidad