<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

ricardo adrianza

La felicidad se construye desde adentro

En esta entrega, que cierra la serie "Filosofía del señor de las verduras", Ricardo Adrianza nos invita a ser los artífices de nuestro bienestar, rescatando el ser interior y potenciándolo con la fuerza omnipotente del amor

Dos regalos silenciosos

Ricardo Adrianza nos invita a dar dos regalos que, a la larga, también son para nosotros: agradecer y perdonar. Y nos ayuda a lograrlo

Diviértete con poco y abraza mucho

Aunque parezcan sencillos, por alguna razón hemos dejado de lado dos enunciados para ser felices: Diviértete con poco y Abraza mucho. Ricardo Adrianza nos habla de su importancia

Entrena tu mente

Ricardo Adrianza comparte dos enunciados más de su filosofía de vida "El señor de las verduras". Esta vez profundiza en la actitud y el vivir el presente, conceptos que engloba en el renglón "entrena tu mente"

¡Sonríe!

Ricardo Adrianza nos recuerda que sonreír debe ser un hábito de vida. Es contagioso, mejora el entorno, libera el estrés e impulsa la creatividad

¡Termina la carrera!

Con una anécdota de la vida real, Ricardo Adrianza nos invita a sumar la empatía como pilar fundamental en nuestras actuaciones como líderes

¿La curiosidad mató al gato?

Ricardo Adrianza desmitifica la curiosidad bien llevada y la revela como una característica con muchos beneficios neurológicos y de mayor desarrollo personal

Esperanza y actitud

Ricardo Adrianza nos invita a ser consciente y alejarse de aquellos que confunden la actitud festiva con la positiva. Y orienta para construir, desde la parcela de cada cual, el mejor modelo para avanzar en una sociedad tan golpeada como la nuestra

Derriba tus creencias

Ricardo Adrianza orienta sobre cómo derribar creencias preestablecidas para estar más a gusto con las propias decisiones y descubrir fortalezas

¡Que vengan más nietos!

Con un nieto, el más puro sentimiento atraviesa el ser y repara, sin reservas, ese rincón del alma donde solo el silencio habla. Ricaardo Adrianza comparte su visión sobre esta etapa de la vida

Una virtud olvidada

Ricardo Adrianza propone comenzar a diseñar nuestra propia vacuna contra los antivalores y revisar las virtudes olvidadas, que nos permitan trascender como una generación valiosa y ser dignos de ser recordados por construir una mejor sociedad

Más que resilientes

Ricardo Adrianza nos revela el concepto de longanimidad, que es más que ser resilientes. Es la estrecha relación entre la perseverancia y constancia de ánimo frente a los obstáculos y las adversidades

Los héroes olvidados

Emigrar es un postgrado que se escribe con sudor, lágrimas y nostalgias. Un camino empedrado y en subida. Ricardo Adrianza confiesa que no puede estar más que orgulloso de ver a nuestros jóvenes en ese andar decidido que les servirá para abrazar sus sueños.  

¡Lennon tenía razón!

En algunas oportunidades Ricardo Adrianza ha sido cuestionado cuando ha manifestado su identificación con el deseo de Lennon plasmado en su canción, Imagine: “Imagina que no hay países, no es difícil hacerlo”

Descubre tu potencial

A Ricardo Adrianza le encantaría dar una fórmula mágica para activar el potencial de manera automática, pero desafortunadamente no existe. A cambio da pistas certeras para lograrlo

Educación emocional

Ricardo Adrianza se pregunta ¿por qué no desarrollamos un sistema educativo que integre la educación emocional? Sería un arma letal contra regímenes oprobiosos y anestesia para los conflictos y las guerras

El maratón de la vida

Ricardo Adrianza ofrece pistas para vivir con intensidad cada etapa de la existencia y construir la vida en subida, tanto que, cuando se analice con los ojos de la vejez, se pueda disfrutar por segunda vez

El señor de las verduras

Existe una gran diferencia entre adultos y niños. Mientras los primeros se revuelcan en responsabilidades y preocupaciones, los segundos se entregan sin disimulo a las pequeñas alegrías que se presentan a diario, aún en medio del confinamiento