<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Pdvsa admite otro derrame de petróleo en costas de Venezuela

La empresa estatal dijo que está limpiando el derrame provocado por la rotura de un oleoducto en el Golfete de Coro, en Falcón, que lleva petróleo crudo al complejo refinador de Paraguaná. El gobierno de Maduro guarda silencio sobre la magnitud del real del daño, denunciado desde hace al menos cuatro días por pescadores, ecologistas y diputados de oposición.

Pdvsa admite otro derrame de petróleo en costas de Venezuela

Un nuevo derrame de hidrocarburos afecta las costas del occidente de Venezuela, esta vez en el Golfete de Coro, península de Paraguaná, por la rotura de un oleoducto que sirve al centro refinador de Amuay Cardón, reconoció la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA). La empresa dijo que lleva a cabo labores de «saneamiento ambiental» en la zona, días después de las primeras denuncias públicas del desastre.

PDVSA «realiza saneamiento ambiental en el área afectada por la filtración de crudo que se suscitó en la línea 1 Ulé-Amuay y en el gasoducto sublacustre del mismo corredor, cerca del área del Golfete de Coro, en el municipio Miranda del estado Falcón» (noroeste), apuntó la empresa en un comunicado citado por la agencia de noticias AFP.

En los últimos meses se han repetido los derrames en las costas venezolanas y se han afectado kilómetros de playas. Los daños han alcanzado al parque nacional Morrocoy, una de las áreas con mayor biodiversidad de Venezuela y en el pasado un paraíso para los deportes marinos y submarinos.  

En un país donde el gobierno chavista ejerce una cerrada hegemonía comunicacional y cierra las fuentes de información, no hay un balance independiente de la magnitud de los daños ni de los riesgos potenciales de nuevos desastres ambientales en torno a las actividades de Pdvsa.

La estatal, que dijo que confirmó lo ocurrido en una «inspección aérea», ejecuta el plan de limpieza en conjunto con el ministerio de Ecosocialismo después de hacer la «corrección» de las fugas, según el comunicado difundido la noche del sábado.

También afirmó que se garantizó «la continuidad en el suministro de crudo» al centro refinador de Paraguaná (Falcón, noroeste), con sus refinerías Cardón y Amuay y con capacidad para procesar unos 955.000 barriles por día (bpd) y una de las más grandes del mundo

En realidad estas instalaciones están semi paralizadas desde hace largos meses, en medio de la quiebra de Pdvsa, mientras Venezuela sufre una crónica y severa escasez de gasolina que agrava la depresión económica que lleva siete años en fila.

Dirigentes opositores y activistas medioambientales denunciaron desde el jueves pasado un derrame en las costas de Falcón. La comisión de Ambiente del Parlamento, de mayoría opositora, tuiteó entonces que imágenes satelitales daban cuenta de «más de 13 kilómetros de mancha» en el área.

El diputado Luis Stefanelli divulgó un video con la denuncia de pescadores desde alta mar, y al fondo se ve el movimiento de agua en erupción empujada por la rotura de la tubería.

«CRIMEN EN EL GOLFETE DE CORO, aquí está el origen de los derrames», denunció el jueves Eudis Girot, sindicalista petrolero, en Twitter, adjuntando el video grabado por pescadores de la zona, que muestra agua saliendo a borbollones del mar y manchas de crudo en las inmediaciones.

De acuerdo con la Fundación Azul Ambientalistas, una mancha de aproximadamente 260 kilómetros de hidrocarburos vertidos por la Refinería El Palito, la mayor del país, ha afectado a las playas de Carabobo y el Parque Nacional Morrocoy en Falcón, uno de los balnearios más populares del país, reportó la agencia EFE.

A mediados de agosto, la oposición venezolana denunció que ese derrame se debió a «la inoperancia, impericia e inobservancia por parte de las autoridades de Pdvsa».

Según la Asociación Ecologista para la Preservación Ambiental de Falcón, en el Golfete de Coro predomina el mangle negro y sus raíces se ven afectadas por la presencia de hidrocarburos y químicos «causando asfixia y mortandad masiva del bosque».

Otro derrame de hidrocarburos alcanzó en agosto el Parque Nacional Morrocoy, una turística reserva natural marina ubicada en Falcón, afectando manglares y un área de playa de unos cuatro kilómetros, según organizaciones ambientalistas y el Parlamento.

Un informe técnico realizado por la Universidad Simón Bolívar y presentado por la diputada y presidenta de Comisión de Ambiente, Recursos Naturales y Cambio Climático de la Asamblea Nacional, María Gabriela Hernández, precisó que el derrame, que se produjo entre el 19 y el 22 de julio, equivale a 26.730 barriles de petróleo.

Imagen aérea del derrame reportado entre julio y agosto en la refinería El Palito, Puerto Cabello, costas de Carabobo, y que llegó hasta el parque nacional Morrocoy, en Falcón. 

Según Hernández, la investigación efectuada «contiene imágenes aéreas que evidencian que no hay indicios de contención de lo derramado ni cercano a la refinería ni tampoco en las costas», tareas que corresponden al gobierno.

Además, agregó que trabajadores de la zona «son intimidados para evitar que emitan opinión, difundan videos o información sobre lo que ocurre en las áreas naturales perjudicadas» por el presidente del Instituto Nacional de Parques, Josué Lorca, quien, a su vez, recibe, según la diputada, directrices del Ministerio de Ecosocialismo para ocultar el desastre.

Julia Álvarez, integrante de la Sociedad Venezolana de Ecología, señaló que el derrame «tiene efectos inmediatos a corto, mediano y largo plazo a través de estudios científicos, y se pronostica que las consecuencias negativas sobre el ecosistema y sus componentes naturales, puede afectar hasta 50 años o más».

(Con información de AFP y EFE)