<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Coronavirus, gripe o paranoia... ¿cómo saberlo?

Aunque no haya casos de COVID-19 en la zona donde vivimos, siempre existe la paranoia, y al menor síntoma de gripe nos preguntamos: "¿Y si es coronavirus?". En esta nota compartimos las diferencias más importantes con la gripe, para aprender a reconocerlo

Basta un estornudo y automáticamente aparece la duda: «¿Y si es coronavirus?»

La gripe y el COVID-19 (nombre dado el 11 de febrero por la Organización Mundial de la Salud al coronavirus) se parecen mucho.

Coronavirus. AFP

Foto: AFP

Esta cepa, la del COVID-19, es la cepa de coronavirus más parecida a la influenza común. Por eso es importante reconocer las diferencias,  y saber si hay que tomarse en serio esos estornudos o no.

4 diferencias

Falta de aire. El coronavirus siempre presenta una notoria dificultad para respirar, tos y casi siempre fiebre, además de otros síntomas tipo gripe.

Según los Centros para el Control y Prevención de las Enfermedades (CDC), existe la posibilidad de que la fiebre no se presente en pacientes muy jóvenes o en adultos con enfermedades crónicas, que toman medicamentos que pudieran controlar la temperatura corporal.

La gripe suele presentarse con dolor de garganta y dolor muscular, y esos no son necesariamente síntomas de COVID-19. La falta de aire, la fiebre y la tos sí lo son.

Capacidad de contagio más larga. Los tiempos latentes de contagio del coronavirus son más largos que los de gripe común. Pueden llegar a los 14 días.

Necesario examen de sangre. Para estar seguros que es COVID-19 hay que hacerse una prueba de sangre. El diagnóstico por observación médica sólo es seguro en caso de gripe.

Sin vacuna. La influenza cuenta con una vacuna preventiva, el COVID-19 no. La única manera de prevenir el coronavirus es evitando el contagio. Más abajo reproducimos algunas sugerencias de los CDC para estar sanos.

2 semejanzas

Fácil contagio. Tanto gripe como coronavirus se contagian muy fácilmente, a través de las micro gotitas que se esparcen al estornudar, toser o al tener contacto de mucosas con las manos y tocar otras cosas después.

Atacan vías respiratorias. Generan infecciones agudas de las vías respiratorias.

Pautas para no contagiarse

Los CDC dicen que «está prohibido» tocarse ojos, nariz o boca sin haberse lavado las manos antes.  Esto se debe a que puede haberse tocado una superficie infectada y el virus entra fácilmente por las mucosas.

También sugieren quedarse en casa si se está enfermo. Una persona con virus, de gripe o COVID-19, es una fuente de contagio ambulante, aunque se tape al estornudar o toser.

Desinfectar las superficies con frecuencia y no compartir platos, tazas ni cubiertos son medidas de precaución importantes.

Y, por supuesto, la norma más preventiva: Lavarse las manos hasta el cansancio. Así se eliminan los patógenos que puedan haber llegado a través de partículas volátiles o superficies.

En el caso de las embarazadas, aunque según estudios realizados a mujeres chinas en gestación con el COVID-9, la enfermedad no parece ensañarse con ellas, a diferencia de lo que ocurre con otros virus similares.

La información reflejada en este trabajo fue obtenida de los Centros para el Control y Prevención de las Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), de declaraciones dadas a la agencia EFE por el microbiólogo Benito Almirante, de BBC Mundo y de declaraciones dadas a El Estímulo por la infectóloga venezolana Ana Carvajal.