A propósito del caso Trujillanos: ¿cómo se sancionan los amaños de partidos?

Desde la publicación de “El amaño” (The Fix), en el año 2010, del periodista Declan Hill, hemos visto cómo en diferentes partes del mundo se han reportado casos de arreglos de partidos. Recientemente, en Venezuela lo hizo el Trujillanos FC. Pero, ¿qué dicen exactamente las reglas? El abogado Antonio Quintero lo analiza

A propósito del caso Trujillanos: ¿cómo se sancionan los amaños de partidos?

¿Las acciones de los jugadores y/o directivos en cuestión de amaños pueden repercutir contra un Club?

Desde la publicación de “El amaño” (The Fix), en el año 2010, del periodista Declan Hill, hemos visto cómo en diferentes partes del mundo se han reportado casos de arreglos de partidos. Recientemente, en Venezuela lo hizo el Trujillanos FC, el pasado 8 de mayo del 2021, en la cuenta oficial del equipo en Twitter:

Hasta hoy, muy pocos clubes han podido ser sancionados por amaños. En principio siempre se sanciona a los jugadores y/o al árbitro. Incluso quizás se sanciona a dirigentes, pero ¿al equipo? Muy pocas veces sucede y de eso se tratan las consideraciones en esta columna.

El pasado 4 de mayo, FIFA anunció que el Zoo FC (Zoologico FC) de Kenya se convertía en el primer club sancionado por responsabilidad en amaño de partidos desde las modificaciones del Código Disciplinario de FIFA del año 2019. Y el caso es muy interesante, ya que se trata de una sanción a un club. Pero estamos adelantándonos mucho, vamos paso por paso:

¿Qué es amaño de partido?

De acuerdo al artículo 18 del Código Disciplinario de FIFA, amañar un partido es cualquier acción u omisión de una persona que directa o indirectamente influya de forma ilícita o manipule el curso de un partido o competición, su resultado o cualquier otro aspecto de los mismos. También, amañar un partido es que una persona conspire o trate de hacerlo por el medio que sea. Es importante notar que la definición usa la palabra “personas”, es decir que esto incluye a las personas naturales y a las personas jurídicas como clubes.

La sanción por un amaño de partido es como mínimo una multa aproximadamente de 110.000 dólares y 5 años de suspensión. De ser una situación grave, la multa podrá ser mayor y la suspensión sería de por vida. El tema de la sanción «de por vida» merece su propio debate ya que en Venezuela no está permitido, pero igual la suspensión sería bastante alta.

¿Cómo evitar el amaño de partidos?

Hay cinco reglas básicas para evitar el amaño. Estas son:

  • No apuestes en el deporte donde trabajas.
  • Si estás en una competencia multideportiva como los Juegos Olímpicos, no apuestes en ningún deporte.
  • No amañes, es decir, evita las acciones descritas en el artículo 18 del Código Disciplinario de FIFA antes comentado.
  • No des información interna del equipo, como por ejemplo, jugadores lesionados, alineación, etc.
  • Reporta si ves alguna incidencia extraña.

¿Qué pasó en el caso del Zoológico FC?

A ciencia cierta no lo sabemos. La conclusión es que sancionaron al club por amaño de partidos realizados por integrantes del club. Esperamos que la motivación de la decisión sea publicada para poder observar más de cerca los hechos. Pero es, reiteramos, una sorpresa la sanción.

Es importante mencionar que la penalidad fue el descenso de la primera categoría del fútbol de Kenya (Premier League) hasta la tercera división (KFK Division One). Además, se le impuso la obligación al club de implementar un plan educacional diseñado para prevenir la manipulación de partidos y competiciones.

¿Qué es lo interesante de la decisión entonces?

Que no fueron solo sancionados jugadores o directivos, sino que en este caso el sancionado fue el Club. Y esto tiene que ver con la aplicación del nuevo artículo 8 del Código Disciplinario de FIFA sobre la responsabilidad. El artículo deja claro que se sancionarán a clubes y/o federaciones por la conducta de sus miembros, jugadores, oficiales o seguidores, o de cualquier persona que desempeñe una función en su nombre, como abogados. Además, incluso si la federación o el club pueden demostrar ausencia de culpa o negligencia de su parte, podrán igual ser sancionados.

Esta norma es muy amplia y genera un riesgo grande a los clubes ya que deben cuidar el comportamiento de cada uno de sus integrantes, ya que, si comenten una infracción, el integrante no será el único que pagará, sino también lo hará el club, quizás con multas, deducciones de puntos o como en el caso del Zoológico FC con el descenso directo de dos categorías.

Hay que destacar que los clubes no son solo responsables por amaños, también por dopajes u otros comportamientos de sus integrantes.

Entendemos la razón de ser de la norma, que es: vamos a bajar los estándares necesarios de las normas para poder aplicar sanciones fuertes, incluso más allá de los culpables directos y así desincentivar los comportamientos prohibidos. Cuando ya sancionan al club, por el comportamiento de sus jugadores, el club debería tender a ser más cuidadoso.

¿Esto es correcto? ¿Tanta discreción para determinar que alguien es culpable?

Podemos decir que es bastante suizo, ya que sus leyes en varios puntos, más que otras legislaciones, dejan espacios abiertos, para ser llenados con la opinión del que juzga. En este sentido, estos espacios abiertos tienen como límite generalmente que la decisión no sea arbitraria, groseramente desproporcionada, irracional o perversa o de otra forma fuera de los márgenes de discreción o tomada con mala intención o sin el debido proceso.

¿Qué sigue?

Hay que esperar que publiquen la motivación y si hay una apelación al Tribunal de Arbitraje Deportivo. Pero lo cierto es que parece que esta norma de sancionar a clubes por lo que hagan sus integrantes, está aquí para quedarse y solo se debatirá su límite en cada caso. Por ello, es que cada vez más los clubes y las federaciones deben preocuparse no solo por lo que hacen en el terreno de juego, sino también fuera de él.