<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Venezuela, donde la violencia contra la mujer aumenta a diario

Los derechos de la mujeres venezolanas se han visto afectadas en su calidad de vida, sin que las autoridades del Gobierno activen políticas públicas destinadas a la situación solventar

Venezuela, donde la violencia contra la mujer aumenta a diario

El 20 de mayo de 2019, Melissa Sidney Arcila Ruiz, de 38 años de edad, fue asesinada por José Gregorio Pérez, su esposo por 15 años.

Pérez continuamente maltrataba física y psicológicamente a su esposa.

La mañana de su asesinato, Melissa había acompañado a sus dos hijos de 10 y 12 años de edad a tomar el transporte escolar. Vivía en edificio UNEP, en Los Jardines de El Valle, en Caracas. Después de dejar a sus hijos, regresó a su hogar, donde fue sorprendida por Pérez.

Pelearon. Cuando Arcila Ruiz intentó entrar en su apartamento, la llave de la puerta se le rompió. En ese momento, Pérez la sometió y le propinó 12 puñaladas con una tijera.

Los gritos de Melissa alertaron a sus vecinos quienes salieron en su auxilio. En un intento desesperado los vecinos la trasladaron hasta el hospital Clínico Universitario, pero llegó sin signos vitales.

Su agresor se fue del lugar, llegó a la casa de unos familiares en las residencias Savoy, ubicado en la parroquia El Valle de Caracas, para informar que había asesinado a su ex pareja. Minutos después se suicidó al lanzarse al vacío del piso 14 de un edificio.

No es nuevo en Venezuela

El 19 de abril de 2010, Jennifer Carolina Viera de 22 años de edad fue asesinada por su esposo Edwin «El Inca» Valero, entonces campeón de peso ligero de la Asociación Mundial de Boxeo.

La pareja se alojó en el hotel Intercontinental de la ciudad de Valencia, estado Carabobo, en el centro del país. A las 5:30 de la mañana, el boxeador bajó al lobby del hotel y confesó al personal de seguridad el crimen.

Los empleados del hotel subieron a la habitación y encontraron a Jennifer muerta, por múltiples puñaladas que le propinó el púgil. Inmediatamente llamaron a la policía y aprehendieron al campeón de boxeo. Posteriormente fue trasladado a la Comandancia General de la Policía de Carabobo.

En la celda de la Comandancia General de la Policía de Carabobo, El “Inca” Valero se suicidó 24 horas más tarde de haber asesinado a su esposa. Valero ató su ropa a los barrotes de la celda y se ahorcó.

Ambas mujeres habían venido sufriendo continuos maltratos por parte de sus parejas. Los familiares de Melissa señalaron que en varias oportunidades denunció a su ex pareja, pero no obtuvo el debido apoyo de los organismos que debían ofrecerle protección.

En el caso de Jennifer, sus familiares indicaron que no quiso denunciar por las represalias contra su familia.

Aumentan los femicidios

Desde 2007, Venezuela entró en vigencia la Ley Orgánica sobre el derecho de las mujeres a una vida libre de violencia, la cual fue reformada el 25 de noviembre del 2014, para incluir los delitos de inducción o ayuda al suicidio.

En la norma se estipulan 21 tipos de violencia contra las mujeres: Violencia psicológica, acoso o hostigamiento, amenaza, violencia física, violencia doméstica, violencia sexual, acceso carnal violento, prostitución forzada, esclavitud sexual, acoso sexual, violencia laboral, violencia patrimonial o económica, violencia obstétrica, esterilización forzada, violencia mediática, violencia institucional, violencia simbólica, tráfico de mujeres, niñas y adolescentes, trata de niñas, mujeres y adolescentes.

A pesar que en Venezuela hay varios organismos para tratar estos casos, como el ministerio de la Mujer e Igualdad de Género, la Fiscalía General, la Defensoría del Pueblo y el Tribunal Supremo de Justicia, no cumplen con todos los casos y en muchos casos no se han habido las medidas adecuadas suficientes para proteger a las mujeres.

“No hay una preocupación del Estado venezolano por las mujeres. La violencia ocurre por la impunidad y la falta de protección. La situación es cada vez más grave”, manifiesta Ofelia Álvarez, directora general de Fundamujer, quien agrega que desde 2011 el gobierno no da cifras oficiales.

La falta de registros oficiales convierte la violencia contra la mujer en un problema muy grave pero silencioso, que no ha sido atacado adecuadamente por las autoridades venezolanas.

Según los estudios realizados por el Observatorio Venezolano de la Violencia (OVV), la violencia contra la mujer ocurre por la impunidad y falta de protección de las instituciones del Estado, lo que lleva a que los casos de incrementen.

Señalan qué si bien es cierto que en Venezuela existen leyes y penas para la violencia de género, pero  poco hace el gobierno, los políticos o figuras públicas en condenar o tomar estos crímenes como algo serio.

Violencia en Cifras

El portal Cotejo.info, citado en la investigación, en 2018 ocurrieron 448 feminicidios en el país. 35 de cada 100 mujeres asesinadas fueron víctimas cuyo promedio de edad es entre 25 y 45 años.

De acuerdo con el informe Mujeres al Límite 2019, en 58,6 % de las agresiones a las mujeres fue a manos de sus parejas actuales y en 7,7 % de ex parejas. En cuanto al proceso de denuncia solo 32,14 % de ellas estuvo en Fiscalía u otro ente público para denunciar.

Agregaron en su informe que el Estado continúa sin aprobar un plan de acción nacional para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra la mujer. A pesar que estas cifras son responsabilidad del Ministerio para la Mujer y la Igualdad de Género formular, para implementar políticas de prevención y atención, no ejerce sus responsabilidades.

Funcionarios de la Defensoría de las Mujeres, que solicitaron mantener su nombre en reserva, confirman que los casos de femicidio han ido en aumento en los últimos años, a pesar de la serie de programas de prevención y capacitación que han desarrollado, entre ellos las defensoras comunales, las casas de abrigo y las Fiscalías Especiales.

Indican que la mayor cantidad de denuncias que reciben son, por los casos de violencia psicológica, laboral y la física. Solicitaron a las mujeres leer el contenido de la ley y denunciar a su agresor.

“En Venezuela aún se mantiene un concepto errado de lo que es la violencia de género, de la violencia intrafamiliar. Muchos la catalogan como un problema entre las parejas, que nadie quiera abordar, pero los actos de violencia contra la mujer afectan a la víctima, a sus hijos, a la familia, a la comunidad y a toda la sociedad. En muchos de los casos de feminicidio, una denuncia a tiempo podría haber salvado una vida”, indicaron en la Defensoría de las Mujeres.

Para conocer la opinión de las mujeres en torno a la violencia de género, que se vive en Venezuela, realizamos varias entrevistas a una serie de líderes.

Lucrecia Hernández, paciente con cáncer

Lucrecia Hernández, falleció la semana pasada, unos 10 días antes la entrevistó El Estímulo.

“En Venezuela todos los días se fomenta la violencia contra la mujer, especialmente este gobierno de Nicolás Maduro, nos violenta nuestro derecho a la vida, a la salud. En mi caso fui diagnosticada con cáncer de seno hace cinco años, cumplí mis ciclos de quimio y radioterapia, pero ahora es toda una travesía poder encontrar los medicamentos de mantenimiento. Mi caso, es el caso de muchas pacientes, que diariamente acudimos al hospital oncológico Luis Razetti, en la zona de Cotiza San José, en Caracas, en donde no nos atienden por la falta de equipos, personal y medicamentos”, nos comentó.

Lucrecia estaba preocupada por el cierre de la sala de terapia oncológica infantil, en este centro asistencial, por la cual participó en la protesta callejera que hicieron los pequeños pacientes y sus padres. También participó en todas de las actividades que pudo en el mes de octubre, dedicado a la prevención del cáncer de mama.

Argelys Hernández, hermana de Lucrecia, explicó que su familiar tuvo una recaída y que la sospecha era que el cancer había vuelto, pero el verdadero problema fue complicación con sus riñones.

«Por su antecedente con el cáncer, la llevamos hasta el Hospital Oncológico Luis Razetti, y lamentablemente en sus últimos días tuvo que vivir los problemas que tanto denunció, no le dieron la debida atención por la falta de medicamentos, personal médico y laboratorio para realizar los exámenes de emergencia, es una gran tristeza”, dijo.

Bolivia Suárez, presidenta de la Subcomisión de Educación de la AN

“La crisis económica y social que viene atravesando el país, es un factor importante para el aumento de la violencia contra la mujer, primero dentro de su hogar la carencia de alimentos de los servicios públicos como el agua, la electricidad, la falta de alimentos para mantener la familia, ha sido un detonante para que aumente los casos de agresiones y lamentablemente los feminicidios”, dijo Suárez.

Señaló que la mujer venezolana no había sufrido tan alto grado de violencia en los distintos aspectos de su vida.

“El gobierno agrede a las mujeres cuando a pesar de trabajar una jornada laboral completa no ganan lo suficiente para pagar la canasta básica. Las agreden al ir al mercado y no consiguen alimentos, cuando acuden a un hospital y no hay medicamentos, cuando no hay personal para que las atienda», afirmó.

«La mujer sufre si no pueden salir a la calle y sentirse segura por la delincuencia desbordada y en los últimos años la mujer venezolana conoció un nuevo y doloroso estilo de violencia. Vio a su familia dividida, separada por la diáspora, por la partida de sus hijos a otros países producto de la crisis o peor aún por la partida de las madres por no tener los recursos como mantener a sus hijos, se marchan en busca de otros rumbos para poder mandar dinero para comprar la comida de sus familia”, dijo la diputada Suárez.

Rosa Castillo, profesión Maestra

“La mujer venezolana nos encontramos todos los días sometidas a distintos tipos de violencia, en mi caso yo soy maestra y estoy sometida a una violencia laboral, por las presiones que tenemos y el poco salario que devengamos» , señaló.

«En muchas oportunidades ni siquiera alcanza para pagar el pasaje hasta nuestro lugares de trabajo, en las escuelas. En las comunidades vemos a las madres desesperadas por no tener los recursos para mandar a sus hijos a la escuela y más triste aún ver como los niños de desvanecen de hambre por la falta de alimentos, eso es violencia y sin tener la esperanza que las autoridades nos ofrezcan una pronta solución”, indicó.

María Pérez, ama de casa jubilada

“Soy ama de casa, jubilada y me siento acosada diariamente, no me alcanza el dinero para la compra del mercado, dispongo parte de mi tiempo para ir a cargar agua todos los días desde lo alto del barrio en donde vivo en Catia, siempre hay fallas en el servicio de electricidad».

«He dejado de tomar mis medicamentos por una parte por la falta de recursos para comprarlos y por la otra por qué no se consiguen en Venezuela. Dos de mis tres hijos se fueron del país y el último se marcha en año que viene, por la situación económica, yo sigo aquí en la lucha y lo único que no me pueden quitar es mi esperanza de un pronto cambio para Venezuela”, comentó.

Ana Rosario Contreras, presidenta del Colegio de Enfermeras del Distrito Capital

“Hoy en Venezuela hay una violación sistemática a derechos fundamentales, que no solo afecta a la mujer sino a toda la sociedad. Todos los días le violan los derechos a las mujeres cuando no tenemos salarios dignos, condiciones de trabajo dignos, cuando nuestros hospitales están en el piso», dijo Contreras.

«La mujer venezolana sigue siendo la cabeza de hogar de los hogares en Venezuela y ahora vemos con tristeza como no podemos alimentar a nuestros hijos, hoy la mujer venezolana debe empoderarse. Creo que es el momento de revelarnos, porque cuando necesitamos asistencia médica nos ruletean por todos los hospitales», afirmó.

«Por la falta de alimentos se produce un nuestro país una desnutrición severa que afecta a los niños, que serán adultos enfermos. Las mujeres vemos con preocupación la situación del Hospital J:M de los Ríos, del cierre de la unidad de oncología pediátrica en el Hospital Luis Razetti y luego Nicolás maduro, sale hablando de unas bondades del sistema de salud que no existe, eso es violencia. Todos los días este gobierno nos agrede, de todas las formas estipuladas en la ley”, señaló Contreras.

Violencia contra la mujer Infografía