Walter Márquez: "En el Alto Apure se están cometiendo crímenes de guerra"

Allanamientos, detenciones arbitrarias, pillaje, saqueo y ejecuciones extrajudiciales se convierten en los crímenes de guerra que se estarían cometiendo en las poblaciones apureñas, además de los crímenes de lesa humanidad, denunció el director general de la Fundación El Amparo

Walter Márquez: "En el Alto Apure se están cometiendo crímenes de guerra"

En el Alto Apure y sus alrededores se están cometiendo crímenes de lesa humanidad, dijo el representante de la ONG El Amparo y ex parlamentario nacional Walter Márquez.

Dentro de la confrontación armada regional entre las Fuerzas Armadas Nacionales (FANB) y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), se debe respetar a la población civil no combatiente, advirtió: “En la zona se están presentando allanamientos, detenciones arbitrarias, pillaje, saqueo, ejecuciones extrajudiciales que se convierten en crímenes de guerra, además de los crímenes de lesa humanidad que se pueden estar cometiendo”.

El respeto a los derechos humanos es un mandato de la Constitución, mucho más cuando la guerra en Venezuela fue regulada desde el 27 de noviembre de 1820, cuando Simón Bolívar firmó un tratado de regularización de guerra con Pablo Murillo, cuyos principios fueron aplicados durante la batalla de Carabobo, explicó Márquez quien también es historiador.

Además, los protocolos de Ginebra de 1949 y los adicionales de 1977, son de obligatorio cumplimiento dentro de un contexto armado regional como el que está ocurriendo en Apure, con repercusiones internacionales.

“Si bien es cierto que se trata de un conflicto armado dentro del país, sus acciones están generando un desplazamiento forzoso hacia territorio colombiano lo que implica la internacionalización del conflicto, por lo que es importante la actuación de la comunidad internacional, tanto la Secretaria General de la OEA, como la ONU, a fin de evitar una mayor escalada y extensión de la violencia que pueda profundizar el conflicto en espacios binacionales.”

Verdades y mentiras

Para el director de la Fundación El Amparo, el régimen venezolano busca culpar de la situación que se genera en el Alto Apure al gobierno colombiano, algo que -a su juicio- es completamente falso, teniendo en cuenta que este gobierno (colombiano) no tiene ningún interés en proteger a los grupos guerrilleros.

Apure

En relación a los fallecidos, Walter Márquez señaló que algunos seguramente cayeron en combate, pero otros han muerto por errores militares: “El caso de la pieza de artillería pequeña que estalló, de acuerdo a expertos, la munición se encontraba vencida y no encontró la fuerza suficiente para salir del cañón por lo que estalló internamente, además de la falta de entrenamiento de los militares que operaban la pieza”.

De acuerdo a Márquez, los venezolanos respaldan a las FANB, en cuanto cumplan con la misión de defender la soberanía nacional, pero si ellos tercian a favor de uno de los sectores en conflicto dentro de los grupos irregulares colombianos, se debe rechazar esa conducta: “Existen antecedentes de vínculos de Iván Márquez y Jesús Santrich, tanto con Hugo Chávez y Nicolás Maduro, es un hecho público y notorio”.

Según analistas internacionales, se está frente a una lucha por el poder interno de la guerrilla y otra lucha por el control de las rutas del narcotráfico internacional entre Colombia y Estados Unidos, agregó el ex parlamentario.

El conflicto que se vive en el estado Apure, no ha podido ser documentado por los periodistas venezolanos con una información más amplia, violentando los derechos a la información, la libertad de prensa y la libertad de opinión, dijo Márquez: “Hay opacidad y ocultamiento de la información por parte del régimen venezolano por eso es importante que del lado colombiano se abra una investigación judicial dentro del principio de la justicia universal por los hechos ocurridos teniendo en cuenta que la mayoría de las víctimas han sido desplazadas a la región de Arauca y remitir a la Corte Penal Internacional”.

Elecciones en Alemania: ¿quiénes pierden y quiénes ganan?

Liderados por el ministro de Finanzas y vicecanciller saliente Olaf Scholz, los socialdemócratas del SPD recabarían entre el 25,7% y el 26% de los votos, mientras que la alianza conservadora de la Unión Cristiano-Demócrata (CDU) de Angela Merkel y su aliado bávaro, la CSU, encabezada por Armin Laschet, obtendría alrededor del 24,5% de los sufragios, según las estimaciones publicadas por las cadenas de televisión