Bitcoin: conoce sus características y riesgos 

En la actualidad se ha generado un boom en el mundo financiero digital debido a la existencia y proliferación de las monedas virtuales. Bitcoin ha tenido un auge importante en los últimos tiempos, siendo una de las monedas digitales más usadas a nivel mundial, esto debido al bajo costo y baja comisión, la diversidad de productos o bienes que se pueden adquirir y, sobre todo por la posibilidad de cambiar bitcoin a cualquier moneda real (dólares, euros, entre otras).

Bitcoin: conoce sus características y riesgos 

Por estas y otras razones el bitcoin ha sido la moneda virtual con más éxito. Bitcoin es una moneda virtual que fue creada en el año 2009 por Satoshi Nakamoto (seudónimo de su autor o autores), inicialmente con la finalidad de hacer compras por internet. Bitcoin es una moneda independiente, descentralizada e intangible, esto se traduce a que no está controlada ni respaldada por ningún ente gubernamental, institución financiera, empresa o
banco.

Utiliza la criptografía como técnica de protección de datos, una red P2P, un sistema de nodos para evitar su múltiple utilización y el protocolo de código abierto.

Los bitcoins son generados en internet por cualquier usuario, usando programas gratuitos llamados miners o mineros de bitcoins. Como cualquier transacción financiera, debe existir un comprador y un vendedor. Para estas transacciones los bitcoins usan como protocolo de seguridad la criptografía, por lo que se deben establecer las claves públicas y privadas a ser utilizadas por las personas involucradas en cada una de ellas.

Asimismo, deben tener un monedero digital donde almacenar sus bitcoins, el cual también debe contar con protocolos de seguridad y protección adecuados.

Dependiendo de la óptica con la que se vean los bitcoins, pueden tener innumerables ventajas o desventajas, pero lo que si es cierto es que el bitcoin es una moneda virtual muy atractiva, que a su vez trae implícitos ciertos riesgos potenciales, los cuales son mencionados a continuación:

• Volatilidad de la moneda: los bitcoins sufren alzas y bajas de su valor con mucha frecuencia, debido a que no dependen de ningún mercado y, por lo tanto, se puede considerar una moneda inestable. Ahora bien, por ser una moneda digital, la seguridad de la misma puede que sea una de las razones por las cuales fluctúa con tanta facilidad. Al presentarse ataques sobre cajeros de bitconis, monederos digitales o sobre las redes que resguardan los datos de los compradores y vendedores, incrementa la desconfianza sobre este instrumento de pago afectando su valor. Para el caso de los ahorristas de bitcoins, vale la pena establecer estrategias de cambio de bitcoins a monedas reales.

• Ausencia de leyes regulatorias para bitcoins: por ser una moneda sin ningún tipo de regulación, la misma es utilizada con carácter particular. Es decir, para los usuarios no existe un ente regulatorio que proteja al consumidor, en caso de que se presente algún problema en las transacciones, no hay forma de colocar un reclamo o de ampararse en alguna ley. Para las empresas, el llevar a cabo transacciones con bitcoins, está generando brechas importantes en su Control Interno, a causa de la mencionada ausencia de regulaciones, la consecuencia directa pudiese ser pérdidas que impacten directamente los estados financieros y la reputación o imagen de la empresa. De hecho, un ejemplo de la ausencia de la aplicabilidad de las buenas prácticas para el uso de bitcoins, es que no es necesario cumplir con el estándar PCI.

• Anonimato de los involucrados en la transacción: si bien es cierto que existen expertos que indican que los usuarios de la red de bitcoins pueden ser identificados, hay otros que indican lo contrario. Lo que sí es conocido son las claves públicas que se manejan en las transacciones. Asimismo, en la red de bitcoins queda almacenada la historia de las compras y ventas de las monedas para que un lote de bitcoins no sea utilizado para varios pagos, pero la identidad de los usuarios que realizan operaciones en la red no es pública, a menos que la misma se dé a conocer por el mismo usuario en cuestión.

Por otro lado, ya se han realizado desarrollos de software que permiten que el anonimato sea una condición principal de una transacción con bitcoins, por ejemplo el ZeroCoins.

• Inadecuado resguardo de las claves de criptografía utilizadas: a nivel de seguridad de la información, el respaldo y resguardo de la misma, por lo general, depende del usuario que utiliza la información, los usuarios son responsables del adecuado resguardo de las claves privadas usadas en las diversas transacciones y, en caso de perder las claves, existe la posibilidad de no recuperar los fondos en bitcoins.

• Instrumento de pago experimental: por ser un medio de pago nuevo e innovador, los bitcoins están basados en desarrollos activos, por lo tanto, no se tiene la certeza de que los mismos se mantengan en el tiempo, sin embargo, por el auge que ha tenido y por el aumento del uso, las probabilidades de que la misma desaparezca van disminuyendo día a día.

• Blanqueo de dinero y mercado negro: la rapidez con que se realizan las transacciones, la falta de regulación, el anonimato, la cantidad de bitcoins que existen hoy en día y el uso mundial han hecho que esta moneda se vuelva muy llamativa para evasión de impuestos, lavado de dinero, evasión de control de cambio y cualquier transacción ilícita que se desee realizar. Para el mundo financiero y tecnológico, bitcoin se ha convertido en una verdadera innovación, no obstante, falta mucho por hacer para que se convierta en una moneda legal y confiable, esto dependerá del curso que tome la misma y de las acciones que puedan tomar los entes gubernamentales y
regulatorios a nivel mundial.