Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Camino a dominar el Cáncer

cancer-1100x618

Si bien algunas de sus variantes siguen siendo letales, la humanidad está cerca de convertir al cáncer en una enfermedad crónica con excelentes expectativas de sobrevivir. Gracias a una mejora notable en las técnicas de diagnóstico temprano y al notable desarrollo en la comprensión de las claves genéticas del cuerpo humano. Pero cuidado: el mal se está expandiendo…

Cáncer. Para muchos, solo pronunciar la palabra produce una especie de hálito helado en la médula espinal. En el imaginario se ha alojado hace mucho el malestar contemporáneo con mayor arraigo en las mentes; la confirmación que jamás se quiere escuchar; el pórtico a una dolorosa secuencia de citas, exámenes y tóxicos tratamientos que, con bastante probabilidad, nos llevarán a una muerte precedida de un doloroso protocolo previo.

Vigente como estereotipo entre la mayoría de las personas, los aspectos fundamentales del cáncer, sin embargo, son abordados en esta hora con bastante más optimismo en el universo de la ciencia. Baste decir que los mecanismos de diagnóstico y tratamiento del temido mal han avanzado una enormidad en apenas dos décadas, y que, en muy buena medida, su detección oportuna le abre hoy a cualquier paciente una excelente expectativa de sobrevivir, impensada hace apenas unos años.

Los tratamientos terapéuticos disponibles, cada vez menos tóxicos e invasivos, se han ido depurando y son más precisos; las posibilidades de detención temprana han mejorado una enormidad. Hoy puede existir información genética previa sobre el paciente de incalculable valor y existen convenciones importantes acerca de la importancia de los chequeos y lo que debe evitarse.

Rafael Orihuela, epidemiólogo y especialista en salud pública, opina que, a la fecha, y en términos generales, un enfermo de cáncer puede afrontar su dolencia con setenta por ciento de probabilidades de éxito. “La expectativa de vida se ha duplicado en estas últimas décadas. Sobre todo porque se han perfeccionado mucho los métodos de diagnóstico de rutina”.

Ilustraciones-Irene-Pizzolante

Percepción de epidemia

¿Han aumentado los casos de cáncer en el mundo? ¿Sufre ahora la gente más de cáncer que antes? ¿Por qué ahora “todo el mundo tiene cáncer”? Nadie quiere enfermarse, pero lo que sí está claro es que esta es la única dolencia que la humanidad quiere evitarse a toda costa. Estas interrogantes no son nada ociosas: no siendo esta una enfermedad de contagio, su registro, y las anécdotas al remolque, tienen una frecuencia cuando menos indeseada.

Ana Belén Fuentes, médico internista y oncólogo de la Policlínica Santiago de León, asegura que el tratamiento de cáncer tiene en el paciente una connotación cultural por su mala fama de enfermedad terminal. “El desprestigio que tiene es mucho más fuerte que sus posibilidades de tratamiento, que hoy en día son reales”.Todo depende, sin embargo, del momento del diagnóstico y del tipo de tumor. “Hay tumores en los cuales se ha avanzado más que en otros”, afirma y continúa: “El cáncer de pulmón, por ejemplo, tuvo un tratamiento detenido porque pasó muchos años en fase de investigación. Desde hace varios hay una boom con las nuevas modalidades. El de colon y recto, mama, los sarcomas, el gástrico, precisan de un perfil genético que nos permite abordar el tratamiento de una manera más adecuada”

Las consultas hechas a los médicos especialistas han arrojado una respuesta unánime, por lo demás bastante sencilla: hay más casos de cáncer porque la gente vive más y se enferma menos de otras cosas. “Hay estudios que indican que, luego de los 75 años, una de cada cuatro personas estará enferma de cáncer. Eso incluye modalidades de próstata que son muy llevaderas, que a la larga son muy comunes”, indica el internista de la Clínica La Floresta Iván Martín.

“Objetivamente, ahora hay más casos de cáncer”, prosigue Martín. Las tasas de incidencia de casos por cada cien mil habitantes de algunos tipos han aumentado. Los principales, próstata en el hombre, cuello uterino, mamá en la mujer, y pulmón.”

Un nombre, muchas modalidades

Por cáncer, sin embargo, no se puede entender una única cosa, y es imposible hacer una evaluación de sus perspectivas suponiendo que su cura a futuro tendrá una aplicación universal y uniforme.Debe ser visto, más bien, como una enfermedad crónica, en muchos casos totalmente curable, y en otros susceptible de ampliarle la sobrevida y la calidad cotidiana a los pacientes, “similar a la diabetes”, como afirma la doctora Fuentes. “Cualquier cáncer, incluso las modalidades más agresivas, puede ser curado si es detectado a tiempo. Cuando yo me gradué, en 1999, vi casos muy dolorosos de pulmón; personas que eran consumidas en tres o cuatro meses. Esos casos ahora tienen una sobrevida de hasta cinco años. Eso con seguridad va a seguir mejorando.”

No habrá, por tanto, “vacuna”, contra el mal en el futuro previsible, si bien en algunas de sus modalidades específicas su patente está a la vuelta de la equina. Rafael Orihuela recuerda cuanto se ha avanzado con algunas modalidades que detectan el Virus de Papiloma Humano en la prevención del cáncer de cuello uterino.

Dentro del vocablo que lo abarca hay una amplísima cantidad de variantes, cuyos niveles de agresividad son también muy diferentes. “El cáncer es un grupo muy heterogéneo de enfermedades atadas a una misma morfología: una réplica incontrolada de células inmaduras en cualquier tejido del cuerpo, algunas de las cuales tienen hoy en día de muy buen pronóstico, que se curan fácilmente, junto a otras, que siguen siendo prácticamente mortales”, afirma Iván Martín, quien también es profesor de postgrado de la UCV.

El trago amargo de una quimioterapia.

No es infrecuente escuchar historias en las cuales cualquier padecimiento de cáncer en terceros esté recreados con dantescas históricas estructuradas en torno a tratamientos letales, invasivos y humillantes. La quimioterapia, técnica de tratamiento vigente desde finales de los años cuarenta, que se ha ido depurando una enormidad con el paso del tiempo, puede ser, a veces, parte del problema, aunque todas las fuentes consultadas reconocen que también aquí se ha avanzado.

“Algunas son muy dramáticas. Tienen incidencias importantes, la médula ósea del paciente se deprime, tiene riesgos de infecciones. Son tratamientos que generan un ataque celular masivo a las células cancerosas y a las que no también. Hay otras que son muy específicas, contra determinadas células tumorales, cuyos efectos son mucho más moderados, dice Martín. “Las llamadas quimioterapias de anticuerpos monoclonales que van directo a la célula que expresa la anomalía. En pocos años estas técnicas se irán perfeccionando y no me cabe la menor duda que los tratamientos serán bastante más llevaderos”, agrega esperanzado el doctor Orihuela.

“Los oncólogos no son los que buscan el cáncer: son médicos de referencia. A ellos les llega el paciente para que sea tratado por internistas, urólogos, dermatólogos o neumonólogos. Este padecimiento hay que hacerle pesquisas. Independientemente del riesgo es necesario agotar los métodos. Son cánceres frecuentes, hay que buscarlos, pensarlos, ubicar su existencia en estado inicial. Hay un protocolo médico muy estricto con las enfermedades cardiovasculares. La literatura dice que es necesario tenerlos también con el cáncer y los médicos a veces solemos pasar eso por alto”, dice Martín.

“El problema que persiste con el cáncer es que hay tumores pesquisables, y hay otros que pueden ser muy traicioneros. Yo le puedo hacer una placa a un fumador y tenerla completamente normal. Si le sale un cáncer agresivo, a los tres meses lo tiene regado por todos lados”, añade Fuentes. Por “pesquisables” debemos entender los tumores de cuello uterino, el de colon, el de próstata. Aquellos, incluso, que pueden ser rastreados con un mapa genético del paciente. Fuentes considera que son las personas las que no tienen cultura de pesquisa. “El de seno puede ser, y eso gracias a las campañas televisivas que se han puesto de moda de un tiempo a esta parte”.

“Diversos cáncer tienen un componente genético importante. En eso se ha avanzado mucho: cualquier médico preparado, al recibir información, usando algunas pruebas que ya están vigentes, como marcadores genéticos, te puede decir, con amplio margen de acierto, las posibilidades de tener cáncer en el futuro. Si aparece positivo, y el paciente tiene una madre, una tía o una hermana que han padecido cáncer, puede que tenga un 80 por ciento de probabilidades de desarrollarlo. En ese caso se hace una mastectomía preventiva; y a los 35 años, extraer los ovarios preventivamente”, dice Iván Martín.

Las consultas hechas, con todo, indican que en el universo médico en todo el planeta está más orientado a buscar perfeccionar el tratamiento del cáncer que a obtener respuestas concluyentes sobre sus causas —que son multifactoriales, y muchas de las cuales, incluso, se desconocen. El cáncer camina a ser una enfermedad tratable con técnicas sofisticadas. Probablemente no sea un mal que pueda ser curado por completo. Al menos no en el futuro previsible.

Orihuela hace mención a algunas terapias novísimas, que caminan directo a atacar el epicentro de las células si agredir al resto de los tejidos del cuerpo. “Las llamadas terapias biológicas van directo al gen donde está la mutación y producen mucho menos malestar.”

Orihuela no deja ser optimista. “En un par de décadas el avance en el tratamiento de cáncer va a ser asombroso. La inmunología, una ciencia que tiene ya algunas décadas al ruedo, va a conocer un estallido importante en los próximos años. Ahí pueden aparecer logros que no nos podemos imaginar por ahora”.

¿Qué es la terapia biológica?

“La terapia biológica —a veces llamada inmunoterapia, bioterapia o terapia modificadora de la respuesta biológica— es una adición relativamente nueva a la familia de tratamientos para el cáncer que incluye también la cirugía, la quimioterapia y la radioterapia. Las terapias biológicas utilizan el sistema inmune del cuerpo, ya sea directa o indirectamente, para combatir el cáncer o para disminuir los efectos secundarios que pueden causar algunos tratamientos del cáncer”. Instituto Nacional del Cáncer de los institutos Nacionales de la Salud de EE.UU. Para más información visite:http://www.cancer.gov/espanol/recursos/hojasinformativas/tratamiento/terapias-biologicas-respuestas