Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

George Wittels, el orfebre del escándalo

GeorgeWittles-portada
16/10/2018
|
TEXTO: JESÚS PIÑERO | FOTOGRAFÍAS: KILLA PARDI

En 1995 debutó en el Miss Venezuela, industria que lo catapultó más allá de las fronteras gracias a una llamada telefónica. Veintisiete años más tarde, el certamen prescinde de sus servicios, sin razones oficiales. Sus coronas y accesorios han vestido incluso a aquellas reinas empasteladas en dimes y diretes sobre proxenetismo. Él dice nunca haberse enterado. Mientras, sigue diseñando y construyendo lujos, en hiperinflación, vendiendo más que nunca

Todo empezó con una llamada telefónica. Osmel Sousa quería darle el mismo brillo a las misses que Joaquín Riviera, entonces productor de Venevisión, le daba al destacado show. Su padre no quiso atender y lo mandó a él. Todavía vivían en Zulia, donde tenían una pequeña tienda dedicada a la costura y el diseño. Cuando colgó, así, de la noche a la mañana, George Wittels comenzó a trabajar con la Organización Miss Venezuela. En 1995 se convirtió oficialmente en el diseñador de joyas del certamen, que hoy prepara una nueva edición, tras haber sido inaugurado hace 66 años. Pero él ya no forma parte del evento. Después de casi dos décadas y media diseñando las coronas, la nueva directiva de la organización decidió prescindir de sus servicios. Desconoce el motivo oficial, aunque tiene sus sospechas. La cosa es que nunca se lo avisaron, se enteró por las redes sociales.

GeorgeWittlesJoyas4

Su salida no es la primera ni la última. Osmel Sousa, quien se desempeñaba como presidente de la organización, renunció en febrero. Tras él, vinieron una serie de escándalos que fueron desde un supuesto proxenetismo, vinculado a altos funcionarios del gobierno, hasta la posible suspensión del concurso, advertida por el Tribunal Supremo de Justicia, después de la demanda hecha por la virreina de 2017, Veruska Ljubisavljevic, horas después de que el presidente de la República informara su paquetazo económico. No faltaron quienes tildaron la noticia del certamen como un aparente pote de humo del gobierno.

GeorgeWittels-cita5Pero Wittels siempre se mantuvo alejado de todas esas trifulcas. La mayoría lo conoce por las menciones de Maite Delgado durante la noche más linda del año, en la que trabajaba codo a codo con Sousa, Riviera y la Organización Cisneros. Su labor en el concurso pudo ser apreciada dentro de la Tolón Fashion Week 2018, donde se exhibieron las piezas usadas por todas las exreinas venezolanas, entre ellas Dayana Mendoza, Stefanía Fernandez y María Gabriela Isler. Aunque también goza de una reconocida trayectoria en concursos internacionales, revela que su fuerte son los accesorios de bodas. En sus manos recayó el diseño de la tiara que Andrea Villarroel llevó en su matrimonio con Jonathan Molly.

GeorgeWittlesJoyas2

La moda era el negocio de la familia, un grupo de judíos ingleses que llegaron al país después de la Segunda Guerra Mundial. Él quiso ir más allá y estudió gemología, después de haber obtenido el título de ingeniero. Consagró el oficio y lo convirtió en el taller de la fábrica de reinas más importante de Venezuela. Hace un año publicó su primer libro Yo, mesías, que se agotó rápidamente. Nacido en Maracaibo y formado en los Estados Unidos, el hacedor de coronas nos cuenta parte de lo que fue su paso por la industria de la belleza nacional.

GeorgeWittels-cita4La primera pieza que yo hice para el Miss Venezuela fue para Ninibeth Leal en el año 1991, fueron unos zarcillos, y con ellos Ninibeth gana el Miss Mundo. Fue entonces cuando Osmel empieza a decirme que yo le traigo suerte, en forma de broma y todo eso. Entonces, empieza a pedirme más accesorios y piezas para los vestidos. Pero oficialmente yo comencé en 1995, haciendo la línea del diseñador Ángel Sánchez. En ese año, ganan Alicia Machado y Jacqueline Aguilera el Miss Universo y el Miss Mundo, respectivamente”.

-¿Las coronas y todas esas joyas las hace de acuerdo a su creatividad o hay ciertas directrices que debe cumplir?

-Ambas cosas. Cuando yo entré Osmel tenía una directriz y cuando me dieron la confianza, yo seguí adelante. Sencillamente cuando me provocaba, cuando me inspiraba, cuando tenía una pieza nueva se la mostraba a Osmel y si le gustaba la ponía. Una sola vez fue que me dijeron que hiciera una corona específica. Fue en el año cuando Dayana Mendoza ganó el Miss Universo. Osmel me dijo que hiciera una corona más pequeña porque el Miss Universo había cambiado de tendencia, entonces hice una hibrida, con forma de tiara. En 2014 hubo un patrocinante especial y allí sí hubo directrices, no en cuanto al diseño pero sí a que debíamos hacer una corona nueva.

StefaníaFernández

-¿Quién costeaba las coronas y los accesorios?

-Cuando yo empecé en el Miss Venezuela, los presupuestos eran bastantes atractivos y a mí (Venevisión) me los pagaban todos, los del opening, los de trajes de baños, absolutamente todo. Llegó un momento, creo que fue hace diez años, cuando la situación cambió. Venezuela ya no estaba haciendo plata y entonces fui dejando de hacer ese tipo de números grandes, se lo fui pasando a otras personas. Yo me dediqué más que todo a la corona y a los accesorios de gala, que era realmente lo que yo estaba exportando. Las coronas nunca las cobré. Nadie me dijo que lo hiciera, yo sentía que no debía cobrarlas porque las coronas me hacían publicidad afuera, me hicieron el nombre afuera. Sin embargo, en los dos últimos años, debido a la situación, sí comencé a trabajar solamente con el que me compraba los accesorios, ya no estaban disponibles para ser prestados.

GeorgeWittels-cita3-Tengo entendido que las pidió de vuelta y hubo toda una confusión al respecto.

-Esa fue la confusión de ellos, no sabían a quién le pertenecían. Cuando yo dije que eran mías se quedaron sorprendidos, porque hay que entender también que el Miss Venezuela no era Osmel, es una directiva, son abogados, es toda una organización. Más bien me pidieron a mí que les dijera cuáles eran las mías, yo les dije que todas menos una, porque le cedí los derechos a Venevisión de esa en particular. Al principio, mi intención era llevármelas todas, pero me pidieron algunas y yo no tuve problema en dejarlas un tiempo más. Luego las recuperé porque me ofrecieron la exhibición. Yo quiero que la gente vea el nivel de profesionalismo al que llegamos aquí en Venezuela. Las coronas que nosotros introdujimos en los años noventa hoy en día son tendencia mundial. Antes de que nosotros hiciéramos ese estilo de corona, en el mundo se usaba otro muy diferente, eran horrorosas.

GeorgeWittlesJoyas1

-Hace unos meses, Osmel Sousa salió de la Organización Miss Venezuela, y luego usted se retira. ¿A qué responden los cambios?

-A mí nunca me dijeron razones, ni siquiera me dijeron que no iba hacer las coronas, pero la verdad es que tampoco tenía un contrato. Yo sabía que tarde o temprano podía salir, más bien me extrañó haber durado tanto. A mí me molestó fue la forma, porque estuve veintisiete años trabajando para ellos. Me dolió la forma en cómo me enteré (por la prensa). Sin embargo, las tres directoras, a las cuales aprecio mucho, me llamaron muy consternadas y me aseguraron que ellas no fueron las que tomaron esa decisión. Yo ya sabía que desde marzo algo estaba pasando, no con respecto a las coronas pero sí con cierta información que me habían dado. Las cosas habían cambiado, trataron de salir de toda la gente que estuvo ligada con Osmel.


-En marzo estalló la controversia con el proxenetismo y el supuesto vínculo con funcionarios del gobierno.

-Yo fui el primer sorprendido y lo que más me dolió fue la guerra entre grupos tratando de destruirse. Yo nunca participé en nada de eso y creo que eso es bien sabido, por lo menos dentro del medio. Fueron veintitrés años que yo trabaje con los diseñadores que hacían los vestidos en Venezuela y nunca hubo uno solo que hablara o se quejara de que yo le enseñé a una el vestido de la otra, que yo favorecía a una más que otra. He visto comentarios que dicen: “Ay, qué bueno que ya sacaron a los proxenetas”. Yo no tengo absolutamente nada que ver, ni nadie ha dicho que yo lo haya sido. No he querido dar mi comentario porque la verdad, sí escuche muchas cosas, pero yo no lo vi, yo no participé en eso, yo no tenía nada que ver con eso, son sencillamente las circunstancias del país, más bien me asusté mucho por esa guerra entre los dos grupos y me aparté.

GeorgeWittels-cita2-¿A quiénes se refiere cuando habla de guerra de grupos?

-Los partidarios de un concurso (Miss Venezuela) contra los de otro (Miss Earth Venezuela). Yo no quise especializarme en un grupo, porque no pertenezco a ninguno; yo vendo y ya. A pesar de que soy amigo de Osmel, también soy amigo de Prince Julio César. Yo trato de no tener enemigos, aunque, por supuesto, mi puesto genera envidia, eso no lo puedo evitar. Eso es otra falla que tenemos nosotros, que en lugar de entrar por nuestro trabajo, entramos desacreditando a la otra persona, a la competencia. Yo sencillamente me esforcé por llevar la mejor calidad y que mi trabajo se reconociera. Puedes preguntarle a la gente y dudo que una mujer en Venezuela no sepa quién es George Wittels, aunque no pueda reconocerme en una fotografía, porque conocen es mi trabajo.

-¿Hubo razones políticas detrás del debate entre concursos?

-No, esa es la naturaleza humana y el venezolano mediocre hace eso para poder triunfar, o sea, como es mediocre trata de tumbar al bueno. Yo aprendí esa lección en París, yo fui el primer venezolano en aparecer en la semana de la moda con la diseñadora Fukuko Ando y aprendí algo muy distinto. Yo había hecho muchos desfiles aquí, pero siempre era con competencia, con improvisación. Cuando yo hago el desfile con ella me doy cuenta que en París todos dominan la técnica, aquí el que se destaca es el que tiene la técnica, pero no necesariamente el más original. Eso es lo que no terminamos de entender. Las personas mediocres lo que hacen es destruir al que tiene el mérito y por eso es que no echamos para adelante, porque descubrimos a las personas que de verdad tienen talento pero no las apoyamos, sino las atacamos. Hay que apoyar tanto al Miss Venezuela, como al Miss Tierra y al que está preparando Osmel (El Concurso) porque es un esfuerzo enorme en estas circunstancias. Si hacen cosas buenas, si hacen cosas malas, eso ya es otro tema.

MariamHabach

-Usted le diseña las coronas al Miss Earth, entendido como la competencia del Miss Venezuela. ¿Eso detonó su salida y sustitución por Mila Toledo, la nueva diseñadora?

-En este momento no se puede firmar una exclusividad tan grande. Yo tengo familia y la mantengo, yo vivo de esto. Antes, los dos concursos más importantes eran el Miss Universo y el Miss Mundo, luego venía el Miss Tierra y el Miss International. Ahora viene el Miss Supranational. Si a mí me dicen “hazme una corona”, no me voy a negar. Ahora, a la nueva diseñadora yo le deseo lo mejor y para aquellos que ya están empezando a criticar lo que no han visto, yo solamente digo que hay que esperar. Si el Miss Venezuela escogió a esta persona debe ser por algo también. Yo no conozco muy bien el trabajo de Mila Toledo, pero me imagino que ahorita se va a conocer porque el Miss Venezuela tiene una buena proyección. No quiero que me comparen.

GeorgeWittels-cita1-¿Cómo es diseñar coronas tan lujosas en un país con hiperinflación?

-Yo no lo veo así, porque trabajo es trabajo. Cuando tú generas trabajo haces que un empleado tenga un sueldo que le sirva para comprar algo y también ayudas a la persona que está comprando, es una cadena. Muchas de las coronas que yo diseño se van para el exterior y, claro, puedo entender a la gente que le da menos importancia a lo banal y todo eso, pero eso no significa que yo vaya a dejar de trabajar. En Venezuela lo único que exportamos en verdad, fuera del petróleo, son las misses. Yo estoy orgulloso y no le veo absolutamente nada de malo.

GeorgeWittlesJoyas5

-¿Se queda en Venezuela?

-Yo hice mi equipo aquí en Venezuela. George Wittels no es hombre que se va y ya. Somos un equipo de personas, todos vivimos acá. Mientras nosotros podamos defendernos, aquí estamos mejor que en ningún otro lado.

Mariana Jiménez