85% de las líneas de producción del sector privado están paralizadas

El presidente de la Federación de Cámaras y Asociaciones de Comercio y Producción de Venezuela (Fedecámaras), Francisco Martínez, indicó que entre 80% y 85% de las líneas de producción del sector privado están paralizadas por falta de materia prima e insumos.

85% de las líneas de producción del sector privado están paralizadas

«No existen materias primas en el país y no hay divisas para importarlas ni traer insumos», aseguró durante la sesión de este miércoles de la Comisión Permanente de Contraloría de la Asamblea Nacional.

Subrayó que los empresarios no tocan ni un solo dólar o cualquier otra divisa que se requiera, pues explicó que es el Banco Central de Venezuela (BCV) el que se encarga de hacer la conversión de los bolívares que consignan los privados y pagar directamente a los proveedores internacionales.

Martínez sostuvo que el control de cambio, implementado desde hace 13 años en el país, se ha convertido en la herramienta política del gobierno, pues recordó que el Estado es quien decide hacia dónde dirige y a quién designa las divisas, acción que calificó como peligrosa.

El líder gremial consideró que el control de cambio no estimula la producción nacional porque no permite de manera fluida y constante la continuidad de los procesos productivos. Agregó que tampoco genera confianza al empresariado internacional porque dificulta la repatriación de capitales.

«Cada vez que se lanza un nuevo mecanismo de cambio es porque el gobierno perdió el control en la asignación de divisas» debido a las corruptelas que han derivado del control cambiario, apuntó.

Afirmó que debido al incumplimiento del Estado no existe ni un solo proveedor internacional que no exija actualmente los pagos por adelantado a la entrega de las mercancías.

«Tenemos un sistema cambiario que lo único que ha hecho es restringir la producción» muy contrario al discurso que han repetido en los últimos meses las autoridades económicas del Ejecutivo y hasta el mismo presidente Nicolás Maduro.

Sobre los nuevos precios publicados por la Sundde, puntualizó que aunque ahora sí satisfacen las necesidades de la estructura de costos que en reiteradas oportunidades habían demandado los empresarios, no acabarán con la escasez pues no hay materia prima para producir ni inventarios para abastecer el mercado.

Destacó que las medidas que está tomando el gobierno no están direccionadas a corregir de manera inmediata la crisis que azota actualmente a los venezolanos.

«No podemos seguir atacando la crisis con pañitos calientes. O agarramos el toro por los cachos o esto nos arrastrará», expresó el presidente de Fedecámaras.

Por su parte, Juan Pablo Olalquiaga, presidente de la Confederación Nacional de Industriales (Conindustria), reiteró que en los últimos 20 años 8.000 empresas han cerrado sus puertas debido a los pocos estímulos que, aseguró, el Ejecutivo no ha proporcionado para producir.

Precisó que solo en el primer trimestre de 2016, las cerca de 3.500 empresas que siguen operando están por debajo de 43% de la capacidad histórica.

Al igual que Martínez, aseveró que los empresarios no tocan ni un solo dólar, yen o euro, pues ratificó que de eso se encarga el BCV.

«Para los empresarios no son importantes las divisas, para nosotros es importante la materia prima para seguir produciendo», enfatizó Olalquiaga.

Asimismo, solicitó al Estado el reconocimiento de las deudas que tiene con los proveedores internacionales, pues «no tenemos forma de pagarlas porque en el país no existen mecanismos para cambiar bolívares por dólares» y cancelarlas sin recurrir al sistema de cambio oficial que no está proporcionando divisas.

Entretanto, José Cinnirella, director del Consejo Nacional del Comercio y los Servicios (Consecomercio), informó que hay muchas empresas que tienen demandas abiertas en bufetes internacionales por las deudas que tiene el Ejecutivo con los proveedores.

«Hemos tenido que cerrar empresas en perjuicio de los consumidores finales y los trabajadores», lamentó.