Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

EEUU: Acreedores pueden viajar a Caracas pero no firmar acuerdos con sancionados

Equipo encargado por Maduro en refinanciar la deuda externa. 3 de noviembre de 2017. FOTO: Zurimar Campos | AVN
08/11/2017
|
FOTO: AVN | ARCHIVO

Los inversionistas que analizan reunirse con funcionarios venezolanos en Caracas el próximo 13 de noviembre para discutir una reestructuración de la deuda, pueden viajar a la capital del país, siempre que lo hagan con extrema precaución, según informó un vocero del Departamento del Tesoro de EEUU a la agencia Bloomberg.

Un vocero del Tesoro norteamericano, organismo que ha lanzado una serie de sanciones contra el gobierno de Nicolás Maduro, dijo que no hay restricciones para que los inversionistas estadounidenses puedan asistir a la reunión del 13 de noviembre en Caracas.

Sin embargo, de acuerdo a las declaraciones dadas por la fuente a la agencia de noticias Bloomberg, los tenedores de bonos no deben participar en ninguna transacción o trato con el vicepresidente Tareck El Aissami, quien dirige las conversaciones, ni con el ministro de Finanzas, Simón Zerpa, ya que ambos están incluidos en las listas de funcionarios venezolanos sancionados por Estados Unidos.

Esto significa que los inversionistas no pueden acordar contrato alguno firmado por estos funcionarios, negociar con ellos, proporcionarles servicios o procesar cualquier transacción directa o indirectamente en su nombre.

A pesar de esta aclaratoria -destaca Bloomber en su nota-, de todos modos las sanciones prohíben a los acreedores comprar nuevas deudas si tienen un vencimiento superior a 30 o 60 días, dependiendo del emisor, por lo que no podrían participar en una reestructuración a menos que esté autorizada por el Tesoro.

Las sanciones se aplican a todos los ciudadanos y residentes permanentes de los EEUU, independientemente de dónde se encuentren, todas las personas y entidades dentro de la nación norteamericana y todas las entidades incorporadas a ese país, así como sus sucursales en el extranjero. La pena para quien viole esta normativa puede incluir hasta 30 años en prisión y multas de hasta 10 millones de dólares.

Pero incluso si existieran lagunas en las sanciones que permitieran la reestructuración de una vieja deuda, es probable que los acreedores se mantengan alejados porque cualquier compromiso con Venezuela resulta demasiado arriesgado, según expertos en sanciones entrevistados por la agencia Reuters.

“Al considerar esto ahora, los tenedores de bonos de los EEUU probablemente no podrán participar en la reestructuración”, dijo Monica de Bolle, investigadora principal del Instituto Peterson de Economía Internacional.

La Casa Blanca -reseña Reuters- dijo que estaba al tanto de la reestructuración de la deuda anunciada por el gobierno venezolano, pero que: “Fueron las políticas económicas irresponsables de Maduro las que llevaron a Venezuela a esta desafortunada situación”.

“Ha presidido el largo y completo colapso de su economía, el saqueo de la herencia del pueblo venezolano y la erosión del estado de derecho”, agregó una portavoz de la Casa Blanca.

error: