Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Medio kilo de Harina Pan importada de Colombia se vende en Bs 9.000

HArina Pan colombiana
16/08/2017
|
FOTO: EL INTERÉS

En una economía inflacionaria como la venezolana de lo que se trata es de sobrevivir. “La especulación anda desatada”, dice un comprador en un negocio en la avenida San Martín de Caracas, para referirse a los precios de los productos que expenden los bachaqueros (revendedores).

Mientras ofrecen en los alrededores de los comercios formales el kilo de harina de maíz precocida hasta en Bs 25.000, los establecimientos organizados de la zona popular hacen esfuerzos por traer de Colombia el producto marca PAN a precios más accesibles a la población.

Así, el fin de semana del 12 y 13 de agosto, en el recorrido semanal de El Estímulo, se encontró que la harina PAN en una presentación de medio kilo -que no existe en Venezuela- se vendía en Bs 9.000, importada de Colombia.

María Jiménez, vecina de San Martín, dice que comienza a verse en los estantes de supermercados y bodegas del sector la harina PAN, traída del vecino país.

La falta del producto o su precio en el mercado negro de hasta 30 veces el regulado por el gobierno (Bs 840) hacen que ante la ausencia de la tradicional arepa, María prepare sus desayunos con plátano y yuca sancochada.

“Otros días me tengo que parar a las 5:00 am para hacer una cola y tratar de comprar una bolsa de 7 panes pequeños por Bs 1.200.

Al supermecado Unicasa, de San Martín, llegaron productos como arroz, harina de maíz, pasta y crema dental, “pero todos los días se presentaron alteraciones del orden público, las personas en la extensa cola insultaron a los revendedores para defender su oportunidad de poder comprar, algunas se fueron a las manos, entre ellas varias mujeres que en medio de la pelea fue necesario la intervención de la policía para separarlas”, señaló a El Estímulo Gustavo Porras, jubilado de la administración pública, que después de hacer su cola no pudo comprar.

En este supermercado es poca la oferta de bienes de primera necesidad que se observa. Pero se vendió un sobre de 900 gramos de leche descremada marca Campestre en Bs 28.000.

“Especialmente este producto se lo llevaron las amas de casa para preparar el tetero de los niños a falta de la leche completa”, señaló una de las cajeras del local.

En el mercado municipal de Quinta Crespo, la oferta es más variada, pero los precios muy difíciles de pagar.

El cartón de huevos pasó a Bs 22.000, lo que significa que un trabajador que mensualmente perciba el salario mínimo de Bs 250.531 (Bs 97.531 de sueldo más el bono alimentario de Bs 153.000), deberá invertir casi tres días de trabajo para comprar el producto. Mientras que el kilo de queso blanco se consigue en Bs 24.000.

Crismary Fajardo, madre soltera de dos niños de 8 y 4 años de edad, trabaja como secretaria en una clínica privada, vive alquilada y su familia debe ayudarla para poder alimentar a sus hijos.

“Cada fin de semana que vengo al mercado de Quinta Crespo quedó asombrada con los precios”, dice Fajardo, quien enumera la lista de alimentos que adquirió: dos kilos de arroz y uno de azúcar a razón de Bs 18.500 cada uno,  un kilo de pasta en Bs 15.000, todos importados de Brasil; un kilo de carne molida en Bs 21.000, un cartón de huevos en Bs 22.000, un ¼ de kilo de café marca Madrid en Bs 7.000, una pasta dental Colgate de 60 gramos en Bs 12.000, 8 rollos de papel higiénico en Bs 14.000 y una margarina Mavesa en Bs 4.620.

En total, Fajardo gastó Bs. 151.120, sin comprar frutas y charcutería.

“Todos los meses mi padres tienen que ayudarme para completar la alimentación de mis hijos”, dijo para señalar en los poco más de siete meses que han transcurrido del año , la bolsa con productos básicos subsidiados CLAP (programa de racionamiento de alimentos a zonas populares), la ha recibido en tres ocasiones.