Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Nuevos dueños de Sanitas Venezuela cambian las reglas del juego

Sanitas Venezuela 1
19/05/2017
|
FOTO: ANTONIO HERNÁNDEZ | EL ESTÍMULO

De contar con una atención ilimitada que solo dependía de los conocidos vales de asistencia médica, la nueva administración de la empresa de medicina prepagada Sanitas ofrece a los nuevos clientes, que deben ser menores de 60 años, una cobertura de 70% de los costos totales de los servicios con su reciente Plan Vital.

Los servicios de cirugía por emergencia, cirugía programada, maternidad, hospitalización y estudios de laboratorio ahora tendrán un valor mensual de Bs 56.537 con el nuevo Plan Vital de Sanitas. Sin embargo, los clientes tendrán que cancelar además a la clínica o prestador de atención médica el 30% del costo de cada servicio solicitado, asistencia que antes era cubierta en su totalidad por la empresa de medicina prepagada con su antiguo plan Sanitas Integral.

Si un paciente requiere por ejemplo de una cesárea, que actualmente cuesta Bs 2.600.000 en el Centro Médico de Caracas, deberá cancelar 780.000 bolívares para ser intervenido quirúrgicamente, práctica que hasta hace unos meses era cubierta en 100% por Sanitas solo con la entrega de exámenes e informes médicos, así como la respectiva carta aval.

Los únicos servicios que sí cubrirá la empresa en su totalidad con el nuevo paquete, al cual pretenden migrar a los antiguos usuarios, son las citas médicas externas en todas las especialidades, las citas odontólogicas generales y de odontopediatría, las citas médicas en casa (sujetas a disponibilidad), la orientación médica telefónica, el traslado en ambulancia en casos de emergencia y la hospitalización domiciliaria (según criterio médico y sujeta a disponibilidad), según una fuente del sector consultada por El Estímulo.

Otra de las novedades que está aplicando la empresa, que actualmente pasa por un cambio de administración, es la suspensión de los conocidos vales de asistencia médica que desde hace más de un año tienen un costo de 1.300 bolívares y con los cuales se podían cubrir exámenes y consultas médicas.

Los elevados niveles de inflación y el rezago de las tarifas ante la negativa de las autoridades a permitir un incremento llevó a la empresa a recortar servicios e incluso a cerrar su clínica en La Castellana. Las conversaciones para llegar a un acuerdo con el gobierno a fin de elevar los precios no prosperaron, porque los dueños negociaron la compañía, información que será difundida en las próximas semanas.

Entre las condiciones particulares del nuevo plan médico, uno de varios de los que pretende lanzar este año la nueva administración de Sanitas, es que la asistencia hospitalaria por enfermedad o accidente no tendrá ningún costo adicional por un período de 60 días.

La compañía privada cobra desde hace más de un año por el plan Sanitas Integral Bs 13.000 al mes, un monto inferior de lo que se paga por una consulta médica que al menos cuesta Bs 15.000. Se espera sin embargo que con el cambio de manos de Sanitas, la Superintendencia de la Actividad Aseguradora (Sudeaseg), autorice en breve un aumento significativo.

“El producto (el plan Sanitas Integral) costará a finales de mayo entre 120.000 y 150.000 bolívares”, dijo a El Estímulo un asesor comercial de la empresa.

Por problemas financieros, la empresa que desde hace meses se ha visto obligada a recortar los servicios médicos hasta el punto de atender emergencias contra reembolso en clínicas no afiliadas, actualmente solo asigna consultas y atención por urgencias médicas en la clínica Santa Paula (Caracas), situación que no cambiará por lo pronto para los nuevos afiliados.

Hasta hace dos meses Sanitas había asegurado a sus clientes a través de un comunicado que a pese a las adversidades, entre ellas, una tarifa insuficiente en un país con altos niveles de inflación que no les permite cubrir los costos operativos, seguiría trabajando para darle continuidad a sus operaciones en Venezuela, sin embargo los problemas financieros de la compañía obligaron a sus originales socios a vender sus activos en la nación caribeña como ya han hecho muchas otras transnacionales.