Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Houston, tenemos un problema: ¿Burdel de robots?

Dolldestacado
01/10/2018
|
FOTOGRAFÍA: CORTESÍA KINKYSDOLLS

Recientemente las autoridades municipales de la ciudad de Houston ordenaron detener a una empresa canadiense por construir un burdel de robots

En la última década, el mercado de las robots sexuales ha cobrado popularidad. Robots como Harmony 2.0 y Samantha son las más conocidas dentro de la industria del entretenimiento para adultos. En esta oportunidad, la empresa KinkySDolls decidió construir un burdel de robots en la ciudad de Houston (EEUU), pero los inspectores de construcción no le dieron luz verde al proyecto.

De acuerdo con el diario Houston Chronicle, la empresa no contaba con los permisos requeridos para la obra. Igualmente, la compañía había sufrido el rechazo de grupos comunitarios y funcionarios locales. Tenían programada su inauguración para finales de septiembre o principios de octubre. Sin embargo, las autoridades se opusieron y no está claro si la empresa canadiense podrá abrir sus puertas, o al menos, en el tiempo esperado.

El alcalde de Houston, Sylvester Turner, afirmó que no intenta ser un “policía moral”, pero que no es la clase de negocio que quiere en la ciudad.

Dolls1

A través de una publicación en su cuenta de Facebook, KinkySdollS anunció su plan de crear un “burdel de muñecas de amor” en Houston. Este sería el segundo de la empresa y el primero en Estados Unidos.

El dueño de la compañía, Yuval Gavriel, comentó en una entrevista para el Washington Examiner que su meta era abrir 10 sucursales en Estados Unidos para el año 2020 porque allá “no hay regulaciones”.

-”Estados Unidos es un gran mercado, más saludable y que Dios bendiga a Trump”, afirmó.

El primer burdel lo inauguró al norte de Toronto y la tarifa es de 60 dólares por media hora a solas con una muñeca que está “caliente y lista para jugar”. De igual modo ofrecen la opción de alquilar y probar a las robots cerca de la fábrica antes de devolverlas para que las limpien. Como bien lo indican en su página web, estas muñecas también están a la venta y además, pueden hablar. Las mismas están hechas con materiales de piel sintética y esqueletos altamente articulados.

Antes de abrir su primera tienda en Canadá el año pasado, Gavriel lo consultó con su abogado y este le aconsejó: “No hay reglas para esto, pero si eres inteligente no vas a estar diciendo que estás a cargo de un burdel”.

Dolls2

Muchos son quienes se oponen a esta idea. Algunos afirman que el alquiler de las robots sexuales podría aumentar los casos de violaciones, incluso, podría amplificar la cosificación del cuerpo femenino en la industria pornográfica. No obstante, el profesor y experto en ética tecnológica, Aimee van Wynsberghe, se opone a este pensamiento.

“Los hombres que utilizan a las robots sexuales no tienen el mismo acceso que poseen ustedes o yo. Ellos no pueden usar Tinder, o visitar un bar para conquistar a alguien”, explicó Wynsberghe al Washington Examiner.

Por su parte, Gavriel asegura que ha invertido una cantidad significativa de dinero para construir un lugar limpio en donde se incentive el uso del condón al momento de jugar con estas muñecas, las cuales incluyen modelos masculinos y transgéneros con distintos grados de inteligencia artificial.

“Soy una persona muy conservadora. Para mí esto es un negocio. La inteligencia artificial será grandiosa dentro de los próximos 20 años”, afirmó el dueño, quien se opone rotundamente a la prostitución y está convencido de que la tecnología podría reducirla.