Mueren 29 soldados turcos tras ataque de Rusia en Siria

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, convocó a toda prisa una reunión de emergencia en Ankara después del ataque en Idlib, a la que asistieron los ministros de Defensa y Asuntos Exteriores, así como el jefe de inteligencia y los comandantes militares

Por lo menos 29 soldados turcos murieron en la provincia de Idlib, en el noroeste de Siria, después de un ataque aéreo ruso el jueves pero que Turquía atribuyó a Damasco. Ankara intenta mostrar que Moscú es su aliado aunque mantengan serias divergencias sobre Siria y las alianzas en la guerra.

Mientras ocurren estos choques el secretario general de la OTAN llamó a todas las partes a desescalar la situación.

Unos 36 soldados resultaron heridos y fueron trasladados a territorio para recibir tratamiento, dijo Rahmi Dogan, el gobernador de la provincia turca de Hatay, que se encuentra en la frontera con Siria.

Las grandes pérdidas se producen después de semanas de crecientes tensiones entre Turquía y Rusia, un firme aliado de Siria.

Turquía instó al gobierno sirio a alejarse de los puestos de observación turcos en Idlib. Mientras tanto Moscú acusó a Ankara de ayudar a «terroristas» en territorio sirio.

En virtud de un acuerdo de 2018 con Rusia destinado a calmar la región de Idlib, Turquía tiene 12 puestos de observación en la zona. En los últimos días varios de ellos sufrieron ataques de soldados sirios.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, convocó a toda prisa una reunión de emergencia en Ankara después del ataque en Idlib, a la que asistieron los ministros de Defensa y Asuntos Exteriores, así como el jefe de inteligencia y los comandantes militares.

Represalias de Turquía

El principal asesor de prensa de Erdogan, Fahrettin Altun, dijo que el ejército turco tomó represalias contra todas las posiciones conocidas de las tropas sirias por aire y tierra después del ataque aéreo.

En un comunicado, Altun pidió a la comunidad internacional que cumpla con sus responsabilidades para poner fin a la violencia en Idlib y los crímenes de lesa humanidad del gobierno sirio.

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, condenó los ataques realizados por Siria y llamó a la calma a todas las partes.

El último ataque significa que 49 miembros del personal de seguridad turco ya murieron en Idlib este mes.

Parecía haber un acceso restringido a Twitter, Instagram y otras redes sociales en Turquía, luego de que usuarios informaron que no podían usar los sitios web.

Hubo una oleada de actividad diplomática. El portavoz presidencial turco, Ibrahim Kalin, habló por teléfono con el asesor de seguridad nacional de Estados Unidos, Robert O’Brien.

La canciller turca, Mevlet Cavusoglu, también sostuvo conversaciones telefónicas con el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, dijo una fuente diplomática turca el viernes.