AI: Los niños son las principales víctimas de homicidios en Venezuela

En el Foro Reducción de Homicidios, organizado por Amnistía Internacional, expertos e investigadores aportaron recomendaciones y políticas apegadas a los derechos humanos que podrían garantizar la seguridad de los venezolanos

En Venezuela la mayor cantidad de víctimas de homicidios son niños de entre 10 y 19 años de edad y su muerte es a causa de disparos, aseguró el politólogo Francisco Sánchez.

Sánchez fue ponente del foro: «Seguridad ciudadana, reducción de homicidios» que organizó por Amnistía Internacional.

De acuerdo a la investigación que presentó Sánchez, los niños no son los únicos que corren el peligro de ser víctimas de la violencia. «Para una mujer en Venezuela, morir por arma o violencia es similar a morir por causas de maternidad».

En 2010 era común que la violencia e inseguridad se produjera en zonas populares. Sánchez añadió que la violencia armada se ha masificado y no está ocurriendo únicamente en los sectores marginales. Por ende, el miedo se ha expandido a todo el territorio nacional.

Desde 1996 hasta 2014 murieron 264.465 personas por arma de fuego. El informe de la alta comisionada para los derechos humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Michelle Bachelet, publicado en julio de 2019, indica que los cuerpos de seguridad del Estado hicieron uso excesivo de la fuerza de manera deliberada, con la finalidad de infundir miedo y desalentar las manifestaciones en contra del régimen de Nicolás Maduro.

El sociólogo de la Universidad del Estado de Rio de Janeiro, Ignacio Cano, subrayó que siempre existe el riesgo de usar la fuerza sin control, lo que causa muertes de inocentes y la utilización de agentes de la ley para fines delictivos.

«La raíz del abuso de la fuerza es política», sentenció.

«Necesitamos gobiernos y poblaciones que defiendan la ley y no el exterminio», agregó Cano.

El investigador afirmó que la violencia armada es un problema de salud pública.

Añadió que para los familiares de las víctimas y personas que buscan justicias por los casos criminales la reparación simbólica no debe llevarse a cabo por el Estado, sino por un ente encargado.

Traumas y daños psicológicos

Mary Sánchez, psicóloga clínica, se refirió al informe de la alta comisionada indicó que las fuerzas de seguridad llevaron a cabo allanamientos ilegales de domicilios en contra de manifestantes.

«Si el hecho violento ocurre dentro de mí casa, el daño psicológico y los síntomas son más difíciles de superar», señaló Mary Sánchez, psicóloga clínica.

La experta recordó en el foro que las «Operaciones de Liberación del Pueblo» (OLP), califican como casos de exterminio. Se asesinan a personas dentro de sus hogares y en presencia de sus familiares, esto genera traumas psicológicos, estrés agudo, trastornos de estrés postraumático y daños psicológicos en quienes presencian estos crímenes.

«Las víctimas indirectas de la violencia sufren traumas psicológicos y sienten humillación, vergüenza y culpa», acotó.

Katherine Aguirre, economista e investigadora asociada del Instituto Ingarapé recalcó que el problema de violencia armada en Latinoamérica no es nuevo.

«La evolución de la seguridad ciudadana en Latinoamérica se caracteriza por el cambio de la visión de mantenimiento del orden público a un modelo de corresponsabilidad ciudadana y prevención de la violencia», señaló.

Como recomendación, el sociólogo Cano dice que el uso de la fuerza debe incluir proporcionalidad y moderación: «a fin de reducir riesgo de terceros. Cuando se utiliza sin control, se presta para fines corruptos».

Los expertos coincidieron en que la falta de datos oficiales hacen más difícil la toma de los correctivos necesarios para la construcción de políticas públicas que coadyuven a lograr el descenso de la criminalidad.