<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Bill Richardson agradece a Maduro la casa por cárcel a dos directivos de Citgo

Seis directivos de Citgo fueron convocados a una reunión en Venezuela, en 2017, y los apresaron. Sin pruebas reales ni juicio, llevan dos años y medio presos. Ahora a dos de ellos, con serios problemas de salud, se les otorgó casa por cárcel. El demócrata Bill Richardson, negociador privado estadounidense del caso, agradeció "el gesto" a Nicolás Maduro y Jorge Rodríguez

Bill Richardson agradece a Maduro la casa por cárcel a dos directivos de Citgo

La cosa es así: El 21 de noviembre de 2017, seis directivos de Citgo, empresa petrolera venezolana con sede en Estados Unidos, fueron detenidos por el gobierno de Nicolás Maduro. Los acusaron de «peculado doloso, lavado de dinero y asociación para delinquir». Sin embargo, en dos años y medio, no han presentado pruebas reales en su contra y los seis permanecen detenidos sin juicio. Llegaron a Venezuela supuestamente convocados a una reunión y los encarcelaron.

Anoche, 30 de julio, le dieron casa por cárcel a dos de ellos, Gustavo Cárdenas y Jorge Toledo, y el exgobernador estadounidense Bill Richardson, quien está negociando la liberación con la cúpula oficialista, agradeció «el gesto» a Maduro y a Jorge Rodríguez (a quien llamó vicepresidente, lo cual ya no es), a pesar de las irregulares condiciones en que los directivos de Citgo han permanecido presos durante más de dos años.

Richardson es demócrata y fue gobernador del estado de Texas, y no representa al gobierno republicano de Donald Trump en esta negociación.

El arresto domiciliario de los dos directivos de Citgo fue anunciado anoche, en inglés, en la cuenta de Twitter de Richardson. La traducción sería la siguiente:

«Nos sentimos aliviados al saber hoy (ayer) que Gustavo Cárdenas y Jorge Toledo, dos de los #CITGO6, han sido liberados de prisión y se les ha concedido arresto domiciliario en Venezuela. Este es un primer paso positivo e importante. Agradecemos al presidente Nicolás Maduro y el vicepresidente Jorge Rodríguez por este gesto y por seguir entablando el diálogo productivo sobre los detenidos estadounidenses que comenzó a principios de este mes cuando el gobernador Bill Richardson y su equipo viajaron a Venezuela en una misión humanitaria privada».

Bill Richardson borró varias de las respuestas recibidas, según advierte el propio Twitter al entrar al tuit.

Irregular detención

Cinco de los directivos de Citgo presos tienen doble nacionalidad, venezolana y estadounidense, y el sexto es venezolano residente legal en Estados Unidos. A ellos se les conoce como el grupo #Citgo6. Son José Ángel Pereira, Tomeu Vadell, Alirio Zambrano y José Luis Zambrano, además de los encarcelados en su domicilio, Gustavo Cárdenas y Jorge Toledo.

Para las autoridades estadounidenses, la detención de los directivos de Citgo es una especie de secuestro para negociar la entrega de los activos y porque algunas decisiones contra ellos han coincidido con medidas políticas.

Por ejemplo, de los dos años y medio que los #Citgo6 llevan presos, un poquito menos de dos meses la pasaron detenidos en sus domicilios, del 9 de diciembre de 2019 al 5 de febrero de 2020. Fueron devueltos a la cárcel cuando el líder opositor Juan Guaidó visitó la Casa Blanca.

«Sarna de pies a cabeza»

El 17 de junio de este año, el gobierno de Donald Trump solicitó a Nicolás Maduro que sacara a los directivos de Citgo de El Helicoide, debido a las peligrosas condiciones higiénicas que afectaban gravemente su salud.

Uno de los excarcelados ayer, Jorge Toledo, es de los más enfermos. Según contó su hijastro Carlos Añez en junio, su padrastro «está cubierto de pies a cabeza de sarna», además de sufrir una lesión en el cuello y la espalda por una caída.

«La higiene es un gran problema. Las celdas «están infestadas de cucarachas y ratas», afirmó Añez en esa oportunidad.

Otros familiares de los detenidos también hablaron con contundencia sobre las paupérrimas condiciones de los detenidos.

Gabriela Zambrano, hija de Alirio José y sobrina de José Luis, dijo también en junio que «nuestros familiares están en peligro mortal, incluso más de lo que han estado en los últimos dos años y medio de infierno». Los hermanos Zambrano no han sido excarcelados.