Carabobo: Ancianato de Naguanagua solicita ayuda para resistir el coronavirus

La Casa Hogar San Vicente de Paúl espera que se incrementen las ayudas para lograr sostener en este tiempo de pandemia a los más de 80 abuelos que atienden en el lugar: ya registran cuatro muertes asociadas a covid-19

Carabobo: Ancianato de Naguanagua solicita ayuda para resistir el coronavirus

Adultos mayores y personal sanitario de la casa hogar San Vicente de Paul, ubicada en el municipio Naguanagua de Carabobo, requieren ayuda tras registrar 4 muertes sospechosas de covid-19 la semana pasada.

Durante los últimos días este ancianato se ha vuelto noticia en la región debido al contagio de abuelos y religiosas que viven en el lugar. La alerta concitó la acción de médicos, enfermeros y sociedad civil que evaluaron maneras de protegerlos y colaborar con ellos en medio de la circunstancia.

Jorge Pérez, vocero de Médicos Unidos de Venezuela en Carabobo, explicó que en el ancianato viven unos 85 abuelos más siete hermanas. Del grupo de religiosas, tres fueron diagnosticadas con covid-19 y detuvieron sus actividades diarias.

Lea también: Carabobo: Iglesia La Candelaria de Valencia busca apoyo tras desplomarse parte del techo

Los adultos mayores, que en su mayoría presentan patologías crónicas como hipertensión, cardiopatías o diabetes, se encuentran aun más vulnerables al virus. Además, la situación generó también una ola de rumores que señalaban que varios ancianos habían fallecido.

Aunque no la cifra no es tan alta, Pérez confirmó el deceso de 4 miembros de la casa hogar que presentaban síntomas de coronavirus: “desde el domingo 6 de junio hasta el 13 de junio han fallecido cuatro pacientes. Dos hermanos, luego la hermana Sor Carmen Prada el jueves pasado y el domingo otra de las abuelas. Son cuatro casos sospechosos”.

¿Qué hicieron las autoridades?

De acuerdo con Pérez, a la casa hogar se acercaron autoridades de Insalud el domingo 13 de junio para desinfectar las instalaciones; y el lunes 14 de junio regresaron para hacer un barrido interno y externo a los pacientes (pruebas diagnósticas rápidas).

Al respecto, el representante de MUV expresó: “Sabemos que no es el definitivo (el diagnóstico) porque para eso se necesita el PCR, pero desde el punto de vista epidemiológico es importante esta prueba rápida. Si sale algún caso positivo hay que hacer el hisopado para todo el mundo”.

Por otra parte, el vocero de Médicos Unidos de Venezuela manifestó que en el ancianato no hay enfermeras y que debido al confinamiento de las religiosas enfermas, los abuelos quedaron sin atención.

Ayudar, no exagerar

Jorge Pérez también exhortó a no difundir información exagerada y falsa sobre el número de muertes en la casa hogar, pues no se corresponden con la realidad. Sin embargo, resaltó que hay que mantenerse al tanto de lo que podría ocurrir allí.

Del mismo modo, pidió la colaboración de todos los sectores para poder atender a los adultos mayores que residen en el ancianato.

Para ello, el equipo que lo acompaña creó una cuenta en Instagram (@abuelitosdesanvicente) donde compartirán las necesidades más urgentes de los pacientes y las vías para ayudarlos. En esa plataforma se pueden encontrar los números de cuentas bancarias para apoyar económicamente y también para realizar donativos en físico.

Sor Mónica Caro, que vive en el ancianato, explicó a El Estímulo que reciben pequeños aportes de aquellos ancianos cuyas familias pueden ayudar. Lo demás proviene de la caridad. Para este momento, solo unos pocos pueden cancelar el equivalente a 20 dólares.

62 años de ayuda

La Casa Hogar San Vicente de Paúl, en la zona de Tarapio en Naguanagua, se fundó el 6 de diciembre de 1959 y  desde entonces se ha dedicado a darle cobijo y atenciones a los adultos mayores.

Las Hermanitas de los Ancianos Desamparados están al frente del lugar y a decir de muchos, hacen milagros con los escasos recursos que reciben.

El domingo pasado, 13 de junio, realizaron una jornada de recolección de insumos, alimentos y medicinas para los abuelos. Aspiran a seguir recibiendo donaciones en los próximos días.

Lucille Ball y Desi Arnaz, drama dentro de la comedia

Nicole Kidman y Javier Bardem reviven en un filme de Aaron Sorkin el tempestuoso matrimonio de una de las parejas más famosas de la TV estadounidense, creadores de la icónica “Yo quiero a Lucy”, producción que definió y fijó las pautas del sitcom televisivo