6.500 trabajadores han muerto montando los escenarios de Catar 2022

De acuerdo con una investigación de The Guardian, los miles de fallecidos llevan la etiqueta de "muerte natural". Sin embargo, los documentos que maneja el medio de comunicación demuestran que no se han realizado las autopsias correspondientes

6.500 trabajadores han muerto montando los escenarios de Catar 2022

Desde que Catar obtuvo la sede del Mundial 2022, hace 10 años, 12 trabajadores migrantes han muerto cada semana en la construcción y montaje de los estadios para la Copa del Mundo, aseguró el diario británico The Guardian en un extenso reportaje publicado el 23 de febrero.

De acuerdo con el reportaje, la mayoría de obreros son de India, Pakistán, Nepal, Bangladesh y Sri Lanka. Citando fuentes gubernamentales, el medio de comunicación asegura que entre 2011 y 2020, 5.927 personas provenientes de estos países murieron. Y entre 2010 y 2020, 824 trabajadores paquistaníes fallecieron, información que fue cotejada con la embajada de Pakistán en Catar.

El número de decesos podría ser mayor, debido que no se incluyeron en el informe las muertes de trabajadores de Filipinas y Kenia. Ni las ocurridas en estos últimos meses.

Para el Mundial de Catar, que comenzará el 21 de noviembre de 2022, se construyeron siete nuevos estadios, un aeropuerto, carreteras, sistemas de transporte público y hoteles. Muchas de estas labores, según diferentes voceros, se han realizado bajo los fuertes calores de verano. De hecho, The Guardian ya había advertido de esta tragedia en 2019.

“Un análisis de The Guardian, de los datos meteorológicos oficiales durante un período de nueve años, mostró que la prohibición de laborar (durante las horas de mayor calor) no protege a los trabajadores. En las horas fuera de la prohibición, cualquiera que trabaje al aire libre todavía está expuesto a niveles potencialmente fatales de estrés por calor entre junio y septiembre, lo que, según los cardiólogos, está provocando un alto número de muertes cada año”, escribió entonces el diario.

Además, The Guardian encontró que la mayoría de decesos de los migrantes tenían como explicación probable “causas naturales”. Por ejemplo: insuficiencia cardíaca o insuficiencia respiratoria aguda. Según los informes oficiales, el 69% de las muertes de los  trabajadores indios, nepalíes y bangladesíes fueron clasificadas como “naturales”, una cifra que aumenta cuando se trata del personal proveniente de la India: 80%.

Sin embargo, la investigación afirma que la mayoría de conclusiones sobre las muertes, se hacen sin autopsia y no brindan una explicación exacta y real a lo sucedido con cada individuo.

“Detrás de las estadísticas se encuentran innumerables historias de familias devastadas que se han quedado sin su principal sostén de familia, que luchan por obtener una compensación y que están confundidas sobre las circunstancias de la muerte de su ser querido”, explica The Guardian.

El medio británico relata varios casos: el de Ghal Singh Rai de Nepal, por ejemplo, que pagó casi 1.500 dólares en tarifas de contratación por su trabajo como limpiador en un campamento para trabajadores que construían el estadio de la Copa Mundial de Education City. Una semana después de su llegada, se suicidó.

Otro jornalero, Mohammad Shahid Miah, de Bangladesh, fue electrocutado en su alojamiento para trabajadores después de que el agua entrara en contacto con cables eléctricos expuestos.

Y en India, la familia de Madhu Bollapally nunca ha entendido cómo murió de “causas naturales” el sano hombre de 43 años mientras trabajaba en Catar. Su cuerpo fue encontrado tirado en el piso de su dormitorio.

El gobierno de Catar respondió a esta investigación, asegurando que el número de muertes es proporcional a la cantidad de trabajadores inmigrantes involucrados en en el proyecto. “La tasa de mortalidad entre estas comunidades está dentro del rango esperado por el tamaño y la demografía de la población. Sin embargo, cada vida perdida es una tragedia y no se escatiman esfuerzos para tratar de evitar cada muerte en nuestro país”, dijo el gobierno catarí a través de un portavoz.

Según el funcionario, los obreros tienen acceso a atención médica gratuita de primer nivel y que hubo una disminución en la tasa de mortalidad entre los “trabajadores huéspedes” durante la última década.