Claudia López da positivo en reincidencia xenofóbica

El asesino de Edwin Caro, un oficial de Bogotá, sí fue un venezolano, pero eso no justifica la posición xenofóbica de una líder que sabe que sus comentarios tendrán un impacto en la opinión pública. Tras las declaraciones de Claudia López, aumentaron las publicaciones xenófobas o de discriminación contra venezolanos en 576% solo en redes sociales

Claudia López da positivo en reincidencia xenofóbica

Según la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, casi todas las cifras relacionadas con algo negativo en Colombia parecen elevarse por el asentamiento de los venezolanos. Su juicio es peligroso porque pone en riesgo la estabilidad y desarrollo de los migrantes, que regularmente viven en condiciones precarias.

Además, el discurso de López valida los prejuicios que existen en el país neogranadino.

¿Un venezolano protesta o exige sus derechos? No tienen razones para hacerlo porque los impuestos de los colombianos los benefician.

¿La tasa de desempleo va en alza? Los que huyen de la crisis humanitaria de Venezuela ocupan los puestos de trabajo.

¿Iván Duque respalda y genera garantías para que ciudadanos venezolanos mantenga su residencia en el país? No es igualitario, ni justo y tampoco responde a las necesidades de los colombianos.

El nuevo motivo para hablar de los venezolanos

La noche del miércoles 10 de marzo, asesinaron a Edwin Caro, un policía de Bogotá, en el norte de la ciudad. El suceso ocurrió tras solicitar una requisa a dos hombres que transitaban en una moto negra. En el intercambio de disparos, falleció uno de los sujetos. La otra persona fue aprehendida.

Las investigaciones de las autoridades determinaron que ambos eran venezolanos y «sospechosos de pertenecer a una banda criminal que se dedica a asaltar a ciudadanos cuando retiran altas sumas de dinero de los bancos».

«Primero asesinan y luego roban. Necesitamos garantías para los colombianos», dijo López a la prensa. También destacó que no era la primera vez que un oficial en Colombia era asesinado por un venezolano.

En sus declaraciones, la líder local aseguró que la alcaldía «no escatimará los recursos que sean necesarios» para combatir el crimen y judicializarlo.

«No son hechos excepcionales y únicos»

La alcaldesa bogotana asegura que no buscaba generar «ningún acto de xenofobia», pero – siempre hay un pero – aumentaron las publicaciones xenófobas o de discriminación en 576%, según la plataforma Barómetro de Xenofobia. Esta es una organización colombiana encargada de sistematizar y difundir cómo la información pública sobre migrantes impacta en redes sociales y medios de comunicación.

De acuerdo con sus mediciones, las «publicaciones de integración» (relación entre migración y crimen) se ubicaron en 1152% con respecto al promedio del mes. Las palabras más utilizadas fueron «delincuencia,  robar y matar» y otros insultos dirigidos hacia la población migrante.

Reconocer las vulnerabilidades

Claudia López sabe que la diáspora venezolana escapa de la crisis de su país: «La inmensa mayoría de los migrantes son gente humilde, huyendo de una dictadura, pero los hechos son tozudos y los hechos demuestran que (hay) una minoría de migrantes venezolanos profundamente violentos que matan para robar, que matan por una requisa, como pasó en este caso. Son un factor de inseguridad enorme en nuestra ciudad»

E insiste: «A los venezolanos todo se les ofrece, ¿qué garantías hay para los colombianos?».

Las estadísticas hablan

Hasta el 31 de diciembre de 2020, Migración Colombia registró 1.729.537 de ciudadanos venezolanos en el país. De ese número, el 44 % se encontraba en situación regular y el 56 % en condición irregular.

El director de la institución migratoria, Juan Francisco Espinosa, ha dicho: «la gran mayoría de la población venezolana son gente de bien, que tienen ganas de salir adelante».

En un comunicado, emitido este jueves 11 de marzo luego del asesinato del oficial Caro, Migración Colombia indica que el Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (INPEC) ha contabilizado 97.000 detenidos en el país, de los cuales solo 1.8% son de nacionalidad venezolana.

Ante esto, la institución migratoria ha dicho que seguirá «trabajando en la implementación de herramientas que, como el Estatuto Temporal de Protección, (…) permitan identificar plenamente a esta población, facilitando así los procesos de judicialización en los casos que se requiera y aumentando la seguridad de nacionales y extranjeros dentro del territorio nacional».

Durante 2020, Migración Colombia expulsó a 200.000 venezolanos que cometieron algún acto ilícito, más de 950 de esas personas se localizaban en Bogotá.

Como antes, Migración Colombia reafirmó: «El delito no tiene pasaporte y la criminalidad debe ser prevenida y perseguida sin atención a nacionalidades», una perspectiva de distinguir para aquellos que, como la alcaldesa López, ofrecen cadena perpetua por algo que no se elige.

Misión de observación de UE trata su despliegue con el CNE

Durante el encuentro, las partes también dialogaron acerca de "la conformación de los grupos de trabajo de la misión, así como la llegada al país, el próximo 24 de octubre, de una delegación de 46 observadores a largo plazo, quienes se desplegarán por las 24 entidades"