Daykeiner Da Costa lucha todos los días: necesita un trasplante de riñón

A Daykeiner lo conocen como "Papucho" en el JM de los Ríos. Es un niño amigable y desde los dos meses de edad es paciente renal del hospital. Ha visto a sus compañeros morir por no conseguir un trasplante y no quiere el mismo destino. Esta es la historia de su espera por un donante y una petición para cubrir sus exámenes

Daykeiner Da Costa lucha todos los días: necesita un trasplante de riñón

Papucho es el niño más activo de la sala de nefrología del JM de los Ríos cuando su estadía es larga. Su nombre real es Daykeiner Ramírez Da Costa, pero su mamá le llama “Papucho” y desde los dos meses de edad es paciente renal.

Su proceso de hemodiálisis inició a los siete años de edad, y ya a sus 12 se ha convertido en uno de los pacientes más populares del hospital.

Papucho vive en la parroquia La Vega y es uno de los tres hijos de Astrid Da Costa, quien tiene 30 años de edad. A pesar de la situación, Astrid intenta dividir el tiempo para los tres, Daykeiner y sus dos hermanas.

La lucha por sanar

Como gran parte de los niños del JM, Daykeiner anhela su trasplante de riñón. Sus hermanas podría ser las donantes, pero aún son muy pequeñas y su madre tiene miedo de afectar la salud de ellas en el tiempo. En su espera ha visto amigos partir y otros empeorar, entre ellos Ángel Céspedes, el niño que quería ser médico.

La muerte de Ángel fue un motivo más para no ignorar su realidad, su lucha contra el tiempo y su salud.

El día de la muerte de su amigo, Papucho lo despidió: “Fuiste mi amigo, y así siempre te recordaré, guerrero. Tenías muchos planes en tu vida y uno de esos era que fueras trasplantado y varias veces se lo pediste al presidente de Venezuela”.

Sin embargo, como no es la primera vez que Daykeiner lo ve, su espíritu de solidaridad también se hace más fuerte. Solo sonríe para darle ánimo a sus compañeros de diálisis, su familia y a él mismo.

El amigo de todos

Una de las cosas que caracteriza a Daykeiner es su capacidad de estar presente para sus amigos. Jerberson Rojas, otro paciente delicado del área de hemodiálisis, es uno de ellos.

En una oportunidad Papucho obtuvo el alta para ir a su casa en La Vega, pero no se quiso ir. Se quedó con Jerberson para hacerle compañía y de ahí en adelante sus visitas al piso 4 pasaron a ser también una oportunidad de conversar con el otro niño aunque esté dormido.

Jugar y soñar

Daykeiner, que cursa sexto grado de educación inicial, quiere ser de todo en la vida. Su decisión cambia según las situaciones que lo animan.

Un día su mayor motivación son las computadoras y los celulares. Otro día son las casas bonitas y la posibilidad de construir una. Otro día lo inspira el espacio y el trabajo de astronautas.

También le gusta el deporte, sobre todo el fútbol y el baloncesto, pero no los puede practicar por su limitante física.

Sin embargo, su curiosidad de niño siempre puede más y el techo de su casa se ha convertido en su escape y paraíso porque puede volar papagayos. Allí puede pasar el día si no tiene clases.

Como se le complica buscar varas para papagayo cerca de su casa, los amigos de su calle se las consiguen y al tenerlas en la mano se convierte en un ingeniero del juguete popular.

Una vida costosa

Astrid, la madre de Papucho, y José Ramírez, su padre, intentan cada día a día conseguir el dinero para pagar sus exámenes. Pero es difícil. En el caso de Ramírez, su trabajo no logra cubrir los numerosos gastos que hay en casa.

En el JM de los Ríos deberían tener una oportunidad para realizar este tipo de análisis, pero la mayoría de los espacios están paralizados desde hace tiempo.

Por ejemplo, Daykeiner regresó hace poco al proceso de diálisis. Le toca cada dos semanas. Para revisar que todo esté en orden, debe hacerse dos exámenes de hematología completa antes de asistir. No obstante, casi siempre solo alcanza a realizarse uno.

Esa situación hace más complejo el debido cumplimiento del tratamiento de Papucho y el resto de los pacientes.

¿Cómo ayudar?

Astrid necesita ayuda para que Papucho pueda seguir elevando papagayos y resistir a su condición de salud.

Estos son sus datos de pago móvil:

  • Banco de Venezuela
  • Teléfono: 0424147 5782
  • Cédula: 20676581
  • Nombre: Astrid Da Costa

Editado por María José Dugarte

"Esta enfermedad es un infierno. Te atrapa y te va consumiendo"

Wilson Díaz tiene 54 años y padece de síntomas asociados a la ansiedad. Vive en una comunidad rural fronteriza de Táchira, donde se habla muy poco sobre salud mental. El desconocimiento sobre enfermedades psiquiátricas reina y quienes las padecen son víctimas del estigma por parte de una sociedad que lucha por otras necesidades básicas. Esta es su historia tras recibir ayudar de Médicos Sin Fronteras

Libertadores: Es hora de atacar la causa del “casi”

¿Qué es lo que pasa? ¿Somos malos? ¿No somos competitivos? Yo estoy convencido que el asunto pasa por tema de actitud, de enfoque, de personalidad. Parecería irresponsable apelar a intangibles como la raza, la cultura futbolística y otros elementos no cuantificables o calificables, pero también tiene algo de eso | Por Carlos Domingues