Divina Pastora, la andaluza que conquistó a los venezolanos

A mediados del siglo XVIII, por inspiración divina del sacerdote capuchino Fray Isidoro de Sevilla, comenzó a fraguarse a advocación mariana “Divina Pastora de las Almas”. El lema escogido para el recorrido del año 2022 es “Divina Pastora, Reina y Madre de la Familia, ruega por nosotros”

Divina Pastora, la andaluza que conquistó a los venezolanos

En el corazón de Andalucía y auspiciado por la Orden de los Capuchinos, nació el culto a la Virgen María como Divina Pastora de las Almas, hasta que después de muchos años y por solicitud especial de una encomienda, su imagen, una talla de madera policromada de la Escuela de Sevilla, llegó a la capilla de la parroquia de Santa Rosa, en Barquisimeto a mediados del siglo XVIII.

Divina Pastora del Santuario de Santa Rosa foto Guillermo De Armas

Su veneración se ha mantenido desde hace más de dos siglos, en lo que constituye una de las manifestaciones más grandes de fervor cristiano en el mundo entero.

Cada 14 de enero se movilizan más de 4 millones y medio de personas en procesión desde la iglesia de Santa Rosa en un recorrido de 7 kilómetros y medio hasta la Catedral Metropolitana de Barquisimeto, capital del estado Lara.

Divina Pastora

Imagen de archivo de una procesión en Barquisimeto, antes de la pandemia

Es una de las procesiones marianas más grandes del mundo en cuanto a asistentes, junto a las de la Virgen de Guadalupe en México y de Fátima en Portugal.

Pastoramóvil y transmisión virtual

Este 2022, por razones de la pandemia que azota a la humanidad entera y en atención a las autoridades sanitarias, tanto nacionales como internacionales, no se llevará a cabo la procesión tradicional con la presencia de miles de fieles sino que la imagen de la Divina Pastora hará el recorrido en el llamado “Pastoramóvil”, un vehículo similar al Papamóvil, para permanecer unos días en la Catedral barquisimetana y luego visitar todas las zonas pastorales del distrito Iribarren.

El recorrido del día 14 de enero, desde el Santuario de Santa Rosa hasta su llegada a la Catedral de Barquisimeto, será seguido por miles de feligreses de una manera virtual a través de los medios de comunicación, televisoras regionales y nacionales, estaciones de radio y redes sociales vía Internet.

Por segunda vez consecutiva, la peregrinación de la Excelsa Patrona se transmitirá virtualmente gracias al despliegue tecnológico coordinado por la Comisión Central Organizadora de la festividad litúrgica Divina Pastora que preside el Administrador Apostólico de Barquisimeto, monseñor Víctor Hugo Basabe, junto a los párrocos del Santuario de Santa Rosa y de la Catedral Metropolitana, presbíteros Humberto Tirado y Badoglio Durán, respectivamente.

El recorrido

El Pastoramóvil ha sido modificado este año para que el trono oficial que sirve de asiento a la imagen sagrada de la Divina Pastora, pueda instalarse con facilidad en su interior, según dio a conocer Oberto Montenegro, ex presidente de la Sociedad Divina Pastora de Santa Rosa, de la que sigue siendo miembro vitalicio y la continúa acompañando en todas sus movilizaciones y actos litúrgicos.

Monumento a la Virgen de la Divina Pastora en Barquisimeto

La seguridad durante el recorrido está garantizada con la presencia de los Celadores de la Divina Pastora, grupo integrado por caballeros de la parroquia quienes estarán atentos ante cualquier eventualidad, con el apoyo de los cuerpos de seguridad del Estado.

El Pastoramóvil con la Excelsa Patrona recorrerá las doce Zonas Pastorales del Distrito Iribarren: Santísimo Sacramento, Espíritu Santo, Sagrado Corazón de Jesús, La Asunción, Nuestra Señora de Coromoto, Santos Mártires, Santos Apóstoles, Divina Pastora, Santísima Trinidad, San José Obrero, Inmaculada Concepción y Altagracia.

También explicó Oberto, conocido como “El hijo de la Divina Pastora”, que al finalizar la Semana Santa, la Divina Pastora peregrina, una réplica de la original, visitará las Zonas Pastorales foráneas que también conforman otros municipios del Distrito Iribarren.

¿Por qué la advocación de la Divina Pastora?

Desde que Jesucristo, el hijo de Dios, se encarnó en el vientre de la santísima Virgen María y se hizo hombre, se presentó a sí mismo como el cordero de Dios y el Buen Pastor.

El Buen Pastor

San Juan lo señala en su Evangelio en el capítulo “El Buen Pastor”: “En verdad, en verdad os digo: El que no entra por la puerta en el aprisco (redil) de las ovejas, sino que sube por otra parte, ese es un ladrón y un salteador; pero el que entra por la puerta es pastor de las ovejas…, yo soy el buen pastor, que da la vida por sus ovejas, las conozco y ellas me conocen a mí”. (Juan 10, 1-18).

Otra imagen de El Buen Pastor

Si Jesucristo es el Buen Pastor, María su madre, unida al plan de salvación de Dios para todos los hombres que escuchan su voz, es la buena Pastora de las Almas.

Con esta idea basada en el Evangelio de San Juan, esta advocación mariana es una de las más hermosas y recibe cada año el fervor y veneración del pueblo venezolano.

El destino y su jugada

Corría el siglo XVIII y el sacerdote de la iglesia de la Inmaculada Concepción de Barquisimeto, presbítero Felipe de Prado para aquel entonces, encargó a España una imagen de la Divina Pastora para el culto de sus altares. Al mismo tiempo, el sacerdote párroco de Santa Rosa, pueblo vecino a la capital larense, el padre Sebastián Bernal, solicitó una imagen de la Inmaculada Concepción para su parroquia.

Sucedió que por equivocación las cajas fueron cambiadas de destino y la de la Divina Pastora llegó a Santa Rosa y la de la Inmaculada Concepción a Barquisimeto. El párroco de Santa Rosa, al darse cuenta del error, cerró el cajón y procedió enviarlo a Barquisimeto.

Entonces, la Divina Pastora expresó su deseo de quedarse en Santa Rosa y lo hizo de forma sencilla y explícita, cuando la persona encomendada para que levantase el cajón, un indígena fornido y con fama de forzudo, no pudo moverlo del suelo ni pidiendo ayuda. La caja se tornó extrañamente muy pesada.

Se sucedieron varias consultas entre los sacerdotes, Felipe de Prado y Sebastián Bernal. Debían tomar una decisión y entendieron la circunstancia que la Divina Pastora quería permanecer en la iglesia de Santa Rosa, que ha sido su lugar natural de exposición y veneración para los fieles desde hace más de dos siglos.

Divina Pastora

Iglesia de Santa Rosa

A partir de ese momento el padre Sebastián Bernal le dedicó los 57 años restantes de su ministerio sacerdotal al culto de veneración a la Divina Pastora, no solo en Santa Rosa y Barquisimeto, sino también en los pueblos aledaños. Bernal falleció el 28 de agosto de 1794. Esta devoción se mantuvo viva y se celebrada con mucha solemnidad todos los 8 de septiembre.

Pueblo de dilatada tradición católica

Es importante acotar que Santa Rosa fue el primer poblado de América que perpetuó el nombre de la santa peruana Rosa de Lima. Es un pueblo de dilatada tradición católica.

Santa Rosa de Lima

Imagen de Santa Rosa de Lima

Alfredo Armas Alfonzo en su obra “La tierra de Venezuela y los cielos de sus santos” comenta acerca de la fundación de Santa Rosa de Lima y el comienzo del culto a la Divina Pastora:

“El capuchino Agustín de Villabánez lo funda en 1673 con la incorporación de ciento treinta y ocho familias de indios gayones. El origen del culto de la Divina Pastora, tan de la afección de la Orden Capuchina, adviene a consecuencia de la labor del acristianamiento que cumplieron en la región a fines del siglo XVIII dos miembros de la Orden, Fray Cristóbal de Alcalá y Fray Gabriel de Hionera”.

El terremoto dejó intacta a la Virgen

El terrible terremoto que azotó a Caracas y a muchas poblaciones del país el 26 de marzo de 1812 destruyó en casi su totalidad la iglesia de Santa Rosa. Solo quedaron en pie las paredes laterales, pero milagrosamente la imagen de la Divina Pastora se encontró entre los escombros en perfecto estado, intacta, sin ningún rasgo de rotura ni desperfecto. Es decir, un milagro en medio de uno de los sismos más devastadores que se han producido en el país.

La imagen de la Divina Pastora se siguió venerando entre las ruinas bajo una parte del techo que se mantenía en pie, hasta el año 1850 cuando el padre José María Macario Yépez la mudó a una capilla provisional erigida a un costado de las ruinas.

Posteriormente, el 30 de agosto de 1864 volvió a la iglesia de Santa Rosa, reconstruida en su totalidad. Muchos años después es consagrada como Basílica Menor y el 14 de enero de 2018 fue elevada a la categoría de Santuario de la Divina Pastora.

El cólera y la necesidad de un milagro

La peste de cólera que azotó el país en el año de 1855, causó innumerables muertes en muy poco tiempo.

La población estaba sumamente temerosa de contraer la terrible epidemia por lo altamente contagiosa, la rapidez con que actuaba sobre los enfermos y abatida del dolor causado por la cantidad de víctimas que diariamente cobraba cientos de vidas.

Ante esta desesperada situación, el presbítero José María Macario Yépez, párroco de la iglesia de la Inmaculada Concepción de Barquisimeto sintió la inspiración de Dios para reconfortar a tantas almas y fortalecer la fe en su feligresía.

El sacerdote Macario Yépez propuso erigir un monumento a la Cruz Salvadora, en el sitio histórico llamado Tierritas Blancas, donde las tropas patriotas, comandadas por El Libertador, sufrieron un serio revés durante la guerra independentista.

El sitio fue escogido como simbólico porque estaba regado con sangre de los patriotas, mártires caídos en el lugar. La Cruz Salvadora traería el favor divino y libraría al pueblo de la terrible peste que lo azotaba. El monumento a la Cruz se finalizó de construir a finales de 1855 bajo la conducción del presbítero José María Raldíriz y José Manuel Oberto.

La procesión milagrosa

Con el fin de dar mayor notoriedad al acto de bendición de la Cruz y atraer a la feligresía para acercarse a Dios ante la terrible epidemia de cólera que diezmaba a la población, el padre José Macario Yépez organizó una procesión para inaugurar el monumento el 14 de enero de 1856. La imagen de la Divina Pastora fue llevada desde su templo en Santa Rosa hasta Barquisimeto, con la aprobación del Vicario Foráneo de Barquisimeto, presbítero José María Raldíriz.

La Divina Pastora sale en procesión todos los años desde 1856

La Divina Pastora sale en procesión todos los años desde 1856

La Divina Pastora hizo el recorrido en hombros por los pobladores de Santa Rosa y al pie de la Cruz se encontraría con la imagen de Jesús Nazareno, procedente de la Iglesia de la Inmaculada Concepción, donde la multitud de fieles imploraba a Dios para que alejara la peste.

A las 4:00 de la tarde del 14 de enero de 1856 se realizó el encuentro de la imagen de la Divina Pastora con Jesús Nazareno. Durante el acto de la bendición de la Cruz Salvadora se interpretó el Popule meus, de José Ángel Lamas. Un coro de voces femeninas dio un aire de solemnidad al acto litúrgico.

Escuchemos el Popule meus (Improperia) de José Ángel Lamas interpretado por la Orquesta Filarmónica Nacional y el Coro Polifónico Rafael Suárez.

Cuando la lenta y parsimoniosa procesión entró a la ciudad y pasó frente de la casa de Ño Pedro Valdés el Correo, su esposa Ceferina Cristina, moribunda por el cólera, se incorporó de su cama y caminó hasta la puerta para agradecer al paso de la Divina Pastora. El milagro de su mejoría de inmediato se regó por toda la población y fue un bálsamo para reconfortar al pueblo en su fe cristiana.

Ofrecer la vida por el pueblo

La mejor descripción del acontecimiento en la iglesia de la Inmaculada Concepción de Barquisimeto la relata Alfredo Armas Alfonzo en su obra ya citada:

“La solemne procesión alcanza al fin la puerta de la Concepción. El Padre Yépez, puesto de rodillas, los brazos en cruz, le habla a la visitante: ‘¡Virgen Santísima, Divina Pastora! En aras de la Justicia Divina, por el bien y salvación de este pueblo, te ofrezco mi vida. Madre mía, Divina Pastora, por los dolores que experimentó tu purísimo corazón cuando recibiste en los brazos a tu Santísimo Hijo, que salves a este pueblo. ¡Que sea yo la última víctima del cólera!’”

Tan solo transcurrieron cuatro meses y medio cuando el padre Macario Yépez se enfermó con la peste. Sanó de este mal, pero inmediatamente después se enfermó con fiebre tifoidea y a los pocos días las campanas de la iglesia de la Inmaculada Concepción anunciaron su deceso en la mañana del 16 de junio de 1856.

Procesión todos los años

A partir de ese acontecimiento histórico religioso, el Vicario Foráneo de Barquisimeto, presbítero José María Raldíriz determinó que la imagen de la Divina Pastora visitara en solemne y multitudinaria procesión la ciudad de Barquisimeto todos los años, cada 14 de enero, como un testimonio perenne de gratitud a la Madre de Dios, pues según la tradición y creencia general, confirmada por muchos sobrevivientes del cólera, con la llegada de la imagen de la Divina Pastora ese 14 de enero de 1856, comenzó a cesar aquella terrible epidemia.

La motivación del padre Macario Yépez de salir en procesión con la imagen venerada de la Divina Pastora, desde el Santuario de Santa Rosa hasta la Catedral de Barquisimeto, fue el inicio de una tradición de alto fervor religioso de todo un pueblo que implora por la solución de sus problemas y necesidades básicas y que después de 166 años, vuelve a pedir por el cese de una pandemia como es el covid, casi tan feroz como el cólera, que ha ocasionado millones de muertes en el mundo entero.

Esta tradición ha ido creciendo con los años y cada vez son más los feligreses que viajan hasta el estado Lara para participar en una de las manifestaciones religiosas más grandes del mundo, con humildad y mucho fervor, para tributar su devoción a la Virgen María bajo la advocación de la Divina Pastora.

Como ya se comentó, este año 2022, y a causa de la nueva pandemia que azota a la humanidad, lamentablemente no habrá procesión por lo que el recorrido de la imagen de la Divina Pastora se hará en el llamado Pastoramóvil y transmitido vía Internet.

Un vestuario acorde a su majestad

Otra de las manifestaciones del fervor hacia la imagen de la Divina Pastora está representada en su vestuario. Los devotos, cada año, quieren que la Virgen estrene.

Algunos conocidos diseñadores han trabajado para la Virgen, pero este año su vestido nuevo puede considerarse como un trabajo colectivo de las damas voluntarias de la parroquia de Santa Rosa.

El traje confeccionado a mano se inspira en lo barroco. Para su elaboración se utilizaron telas de raso en tonos vinotinto y beige. No hay que olvidar que el vinotinto es el color que identifica a Venezuela.

Vestuario que lucirá la Divina Pastora en su recorrido en el Pastoramóvil. Foto CEV_Medios

El manto se ha bordado con aplicaciones de torchón recamado en lentejuelas, mostacillas y piedras en colores tornasol a tono con la tela. En el centro se reprodujo la silueta de la Sagrada Familia en hilo de oro.

El beige se seleccionó para la blusa y la falda cuyo punto focal se logró con aplicaciones de torchón recamadas y que reproducen a todo color a la Sagrada Familia. La pechera, también en beige se adornó con las mismas aplicaciones de torchón, guardando así una estrecha relación con el manto.

El traje del niño, tipo faldellín, es color vinotinto, lo que permite que tenga protagonismo propio. Se engalanó con aplicaciones de torchón, que hacen juego con el resto del conjunto.

El llamativo pero elegante diseño simboliza la convocatoria realizada por el Papa Francisco para la celebración, en toda la Iglesia Universal, del año de la familia y San José.

La Divina Pastora en el arte

Juan Lovera, el más importante artista del período colonial, no se interesó en el tema religioso. La única obra que se conoce del citado pintor donde aborda lo místico es un cuadro de la Divina Pastora, que forma parte de la colección de la Galería de Arte Nacional de Caracas.

Es el único testimonio religioso en la producción pictórica de este artista de la Colonia, célebre por sus obras de temática histórica y por sus retratos de los principales personajes vinculados a la Independencia y a los primeros años de la República.

Divina Pastora por Juan Lovera 1820 Colección Galería de Arte Nacional

Divina Pastora por Juan Lovera 1820 Colección Galería de Arte Nacional

En la pintura popular venezolana se encuentran numerosas versiones de la Divina Pastora realizadas a finales del siglo XVIII y comienzos del XIX.

La figura de la Divina Pastora también aparece en una estampilla venezolana con motivo del Bimilenario de la Natividad de Nuestra Señora en 1985, en una colección de 10 sellos con un valor de Bs. 1, emitida por el Instituto Postal Telegráfico (Ipostel) e impresa por Gráficas Armitano C.A.

La legendaria tradición alfarera del estado Lara es pródiga en la producción de artesanía con la figura e imágenes en muy variadas versiones de la Divina Pastora, ofrecidas en venta por artesanos locales. Son piezas realizadas en barro cocido y luego policromadas manualmente. Forman parte del arte popular y son muy apreciadas por los coleccionistas.

Caminata presidencial

Un dato muy singular es que el presidente de la República, doctor Luis Herrera Campíns, durante los cinco años de su mandato asistió a las multitudinarias procesiones de la Divina Pastora cada 14 de enero.

El jefe de Estado esperaba la procesión en la calle 22 cruce con la avenida Venezuela de Barquisimeto, uno de los lugares de cambio de cargadores, y de la manera más discreta posible, se incorporaba para seguir a pie acompañando, como un feligrés más, a la imagen de la Divina Pastora hasta la Catedral Metropolitana.

Esto era ejemplo de democracia y fervor religioso desde las alturas del poder pero con la humildad y sencillez que debe prevalecer en todo hombre de bien.

“Porque el que se ensalza será humillado, y el que se humilla será ensalzado” (Lucas 14, 11)

Bibliografía y fuentes consultadas

Alfredo Armas Alfonzo. La tierra de Venezuela y los cielos de sus santos. Gráficas Armitano C.A. Caracas 1977.

Sagrada Biblia

Entrevista a Oberto Montenegro, ex presidente de la Sociedad Divina Pastora de Santa Rosa

Colaboración de María Laura Camacaro, miembro de las Damas Voluntarias de la Divina Pastora

Fotos

Guillermo De Armas – @CEV_medios – Pinterest

 

 

 

 

 

La Chiquinquirá, la advocación mariana más musical

La Virgen de la Chiquinquirá, conocida popularmente como La Chinita, patrona del estado Zulia, también lo es de Colombia bajo el nombre de Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá y comparte patronazgo con los pobladores de la ciudad de Caraz, en Perú y con la Guardia Nacional Bolivariana