<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

EEUU presentó cargos contra 96 personas en operación contra la MS-13

Las autoridades de Nueva York arrestaron a 96 miembros de la banda callejera MS-13 y sus colaboradores, por tráfico de drogas y conspirar para cometer asesinatos en la mayor operación de la historia contra el grupo.

EEUU presentó cargos contra 96 personas en operación contra la MS-13

Las autoridades del estado de Nueva York arrestaron a 96 personas, miembros de la banda MS-13 y sus colaboradores. La detención es por tráfico de drogas y conspirar para cometer asesinatos en la mayor operación de la historia contra el grupo de origen salvadoreño en el estado.

«Las fuerzas de seguridad harán todo lo necesario para proteger a nuestros ciudadanos», dijo Timothy Sini, fiscal del distrito del condado de Suffolk, en la zona este del estado de Nueva York.

Los cargos presentados se realizaron por la colaboración de las agencias locales, estatales y federales que reunieron una gran cantidad de evidencia contra los acusados. Fueron casi dos años de investigaciones.

«Confiscamos más de 10 kilos de cocaína, aproximadamente 1.000 píldoras de fentanilo, 9 pistolas, 2 armas largas, 400 rondas de munición, partes de armas, un gran número de machetes y unos 200.000 dólares en efectivo», detalló Sini, que describió a los miembros como salvajes y brutales.

En concreto, el fiscal apuntó que de los 96 acusados, 66 son miembros de la MS-13, también conocida como Mara Salvatrucha, y otros 30 son narcotraficantes que trabajaban con la organización en la distribución de estupefacientes.

Destacan los cargos presentados por un gran jurado sobre 45 miembros del grupo y 19 de sus socios.

«Hemos aprendido»

Los acusados pertenecían a 9 hermandades de la MS-13 y tienen edades comprendidas entre los 16 y los 59 años de edad. Incluyen tanto ciudadanos estadounidenses como inmigrantes regulares e irregulares que residen en 22 localidades del estado de Nueva York, entre ellas el Bronx, Queens y Brooklyn.

«Hemos aprendido cómo operan, cómo reclutan, aprendimos sus normas», explicó el agente especial del Departamento Antidrogas de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés) Ray Donovan, que señaló que para escalar desde la posición de «moro» a «chiqueo» hace falta cometer asesinato al menos 4 veces.

Donovan apuntó además que la organización tenía la intención de asentar uno de sus principales centros de operaciones en Nueva York.

«Pero eso nunca va a pasar», afirmó.

El agente reveló que las operaciones llevaron a evitar 10 asesinatos que estaban planificando los miembros y a resolver 3 homicidios sucedidos en la región neoyorquina de Long Island, donde se encuentra el condado de Suffolk, y otros 3 en el estado de Virginia.

«Queremos lanzar un mensaje muy claro a los líderes de la MS-13. Nueva York no es su hogar y nunca lo va a ser», agregó Donovan, que subrayó que en 2016 y 2017 hubo 28 homicidios en Long Island atribuidos a la banda, pero sólo uno en 2018 y otro en 2019 gracias a los esfuerzos de las fuerzas de seguridad en la zona.

De los 30 narcotraficantes arrestados que trabajaban con la MS-13, señalaron las autoridades en la comparecencia, 6 de ellos se enfrentan a 18 cargos de operar como narcotraficantes a gran escala, la mayor ofensa dentro de los crímenes relacionados con drogas que marca la ley neoyorquina, por lo que se enfrentan a una pena máxima de 25 años a cadena perpetua.

Sigue siendo amenaza

Pese a la importante victoria de las fuerzas de seguridad, dijo Sini, un total de 10 hermandades del grupo están operando en el condado de Suffolk, y señaló que aún no se eliminó la MS-13 de la zona.

«La batalla no ha acabado», dijo el fiscal, que apuntó que la «MS-13 es un grupo internacional y van a intentar reorganizarse y enviar a más individuos al condado de Suffolk».

En varias operaciones la MS-13 fue un objetivo de las fuerzas de seguridad. Una de ellas fue un cuádruple asesinato en Central Islip, en Long Island, en 2017.

Las actividades de la Mara Salvatrucha llevaron a que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunciara una política de tolerancia cero frente al grupo en julio de 2017. Mientras que el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, publicó una asignación de 20 millones de dólares para combatirla en octubre de 2018.

Según las cifras de las autoridades, la MS-13 cuenta con 30.000 miembros en el extranjero y 10.000 en 40 de los 50 estados de EEUU.