Ejercita el cerebro de tus niños con el arte del dibujo y la pintura

Estos meses de confinamiento han traído consigo cambios en los hábitos de vida,, muy especialmente de los niños. La pintura y el dibujo son dos expresiones artísticas tan ricas en beneficios que pueden hacer de esa estancia en casa un verdadero momento de gimnasia cerebral.

Ejercita el cerebro de tus niños con el arte del dibujo y la pintura

Levante la mano quien de pequeño disfrutaba de llenarse los dedos de pintura y marcar sus huellas en las hojas, o dibujar un sol con grandes ojos y una luna con cara de alegría. Pareciera que nacemos con ese impulso creativo que nos lleva a buscar de niños en el arte la posibilidad de expresar nuestras emociones, deseos y pensamientos.

El arte en el desarrollo infantil juega un papel muy importante, mucho más del que solemos darle. Las actividades artísticas estimulan el aprendizaje de otras materias como la lectura o las matemáticas y favorecen el desarrollo de la percepción, la motricidad y la interacción social.

“El arte además de ser un leguaje es una forma de sentir la vida”, así lo expresa Marianella Ferrer, educadora y artista.

En los últimos años Ferrer se ha dedicado a dictar talleres de dibujo y pintura para niños y adolescentes. Esta experiencia le permite asegurar que “el arte le da la oportunidad a lo niños de sensibilizarse, expresarse de una forma diferente. Se hacen más observadores de todo lo que los rodea y esto los ayuda a comprender su entorno y a encontrar una manera de sentirse más a gusto dentro de ellos mismos”.

El dibujo y la pintura no solo son actividades de distracción, son verdaderos motores para el desarrollo de nuestros niños. A través de estas expresiones el niño puede manifestar en trazos, en colores, en formas aquello que no es capaz de decir con palabras.

“Fíjate, un niño puede estar de mal humor, puede estar triste pero una vez que comienza el proceso creativo cambia inmediatamente, yo digo que es como si entrara a otro mundo, a otro lugar”, dice Ferrer.

Gimnasio para el cerebro

Cuando los niños pintan, su cerebro se pone en forma, al igual que cuando ejercitan su cuerpo. Es el hemisferio izquierdo del cerebro el que se verá fortalecido al verse aumentadas las capacidades de razonamiento lógico y la concentración.

El confinamiento ha traído grandes cambios en los hábitos de vida, muy especialmente de los niños, quienes han visto alteradas todas sus rutinas y que repercuten en esa gimnasia cerebral. Marianella Ferrer comenta que “ha sentido mucha ansiedad en los niños, sobre todo en las primeras clases al inicio de la pandemia”.

“También he sentido niños que necesitan despegarse un poco de esa supervisión constante de los padres dentro de sus casas. He sentido niños tristes, pero lo más bello de todo es cuando ya han tenido una dos clases de pintura o dibujo, esa alegría del encuentro surge. Sus caras radiantes, sonrientes, llenos de ideas para plasmarlas en sus papeles”, expresa la pintora venezolana.

Una forma de comunicación

Utilizar el arte como vehículo de expresión para los niños es muy enriquecedor, ya que puede convertirse en una gran forma de comunicación para ellos. A través de los diferentes tipos de actividades artísticas pueden revelar sus pensamientos, sentimientos e intereses.

Marianela Ferrer recomienda para fomentar la creatividad natural promover el dibujo libre, que el niño pueda dar rienda suelta a su imaginación y a su manera personal de expresarse.

“En mis clases es como si salieran de su casa por una hora y dejaran volar su imaginación para donde quieran con sus pinceles, con sus lápices, con sus crayones. El arte y el proceso creativo, es definitivamente una excelente herramienta para combatir el confinamiento. Esto los ayuda a drenar e incluso a expresar sus emociones y sentimientos”, apunta Ferrer.

Divertida terapia

Cuando un niño pinta se concentras al máximo, deja fuera otros pensamientos y preocupaciones favoreciendo un mejor estado de ánimo. Es por ello que las terapias psicológicas con actividades artísticas son cada vez más comunes, especialmente en niños, ya que pintar ayuda a incluso a reducir la ansiedad.

“Para los padres no es fácil tener que lidiar con el propio confinamiento y el de los hijos, yo sinceramente los admiro. Lo ideal es que pudieran combinar las actividades escolares de los niños con actividades de lectura, de pintura, deportivas y de ocio pienso, que el ocio a ratos también es necesario”, señala Marianella Ferrer.

Como artista Ferrer resalta la importancia de descubrir ese mundo de colores, de combinaciones, de formas y trazos, elementos que ayudan a los niños a desarrollar la imaginación y la creatividad además de desarrollar su motricidad.

El dibujo y la pintura también mejorarán su capacidad de concentración, aspecto importante para la lectura, para la comprensión y también influye en su capacidad de expresión.

“El arte el dibujo, la pintura es una preparación previa para todo lo que viene en sus años escolares”, comenta la artista .

Una forma de vivir

Los psicólogos coinciden en señalar que adentrarse en el arte es positivo a cualquier edad. Sin embargo, la infancia temprana es el período idóneo para enseñar a los niños las distintas disciplinas artísticas.

Cuando un niño dibuja, pinta o realiza otras actividades de expresión, sin darse cuenta está manifestando emociones y sensaciones. El arte es sin duda una forma de sentir la vida.

“Una de las cosas que yo fomento siempre es el toque personal, les muestro el modelo, les enseño la técnica, cómo deben usar el pincel, cómo deben hacer los trazos… pero siempre los incentivo a darle su toque personal, lo que ellos quieren, que lo hagan diferente y eso es lo que diferencia a un individuo de otro. El arte hace a los niños más libres y más auténticos”.

Marianella Ferrer, artista plástica y educadora

Camila, un cuento para niños emigrantes

Andreína Ledesma es licenciada en educación preescolar y autora del libro Camila, por fin me sentí en casa. A través de la historia de una pequeña emigrante se busca ayudar a todos los niños venezolanos que han partido a otros países a adaptarse mejor