<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

El verdadero rostro de san Nicolás

Santa Claus es el personaje más querido y esperado de esta temporada decembrina. Aunque en líneas generales es un personaje ficticio, no es menos cierto que se basa en un obispo que vivió hace siglos y cuya apariencia real se reveló recientemente gracias a la ciencia.

El verdadero rostro de san Nicolás

El verdadero san Nicolás vivió en Turquía hace más de 1600 años. Nació hacia el 270 de nuestra era en Patara, en el seno de una familia adinerada. Tras la muerte de sus padres durante una epidemia, Nicolás repartió sus riquezas entre los pobres y abrazó la vida religiosa.

sannicolasniñosLISTO

Mas tarde, fue ordenado sacerdote por su tío, el obispo de la ciudad de Mira, a quien tiempo después sucedió en el puesto. Durante su largo ministerio, Nicolás se caracterizó por su compasión hacia los más necesitados. Murió el 6 de diciembre del año 343 aproximadamente.

La fama de san Nicolás no tardó en difundirse por todo el mundo cristiano gracias a leyendas que hacían énfasis en su bondad y caridad. Una de las más conocidas refiere que salvó de la prostitución a tres doncellas gracias a las bolsas de oro que en secreto les arrojaba por la ventana. Por esta razón se hizo famoso como donante de regalos y protector de las jóvenes solteras.

sannnicolaslorenzo1LISTO

Otra historia célebre relata que el obispo resucitó a tres jóvenes asesinados y desmembrados por un malvado posadero para comercializarlos como carne de cerdo. Así pasó a ser patrono de los niños.

También se narra que evitó la ejecución de tres amigos condenados injustamente y que salvó la vida a unos marinos que lo invocaron durante una tempestad. Tales hazañas lo convirtieron en patrono de los inocentes y los marineros.

SANNICOLASRAPINLISTO

En suma, nuestro santo obispo pasó a convertirse en protector de casi todo lo divino y humano. Su culto se hizo masivo y popular. Se le consagraron cientos de iglesias y países como Rusia y Grecia lo eligieron como su protector.

Por su parte, la tumba de san Nicolás en una iglesia de Mira (actual Demre) fue durante más de siete siglos siglos una popular meta de peregrinación. Pero a mediados del siglo XI el avance de los turcos puso en peligro su existencia.

En 1087, unos comerciantes italianos ingresaron furtivamente en el templo, forzaron la sepultura con una barra de hierro, robaron los huesos y los llevaron a su ciudad, Bari, adonde llegaron el 9 de mayo de ese año. Allí descansan desde entonces en una hermosa basílica románica. Por esta razón se le conoció (y se le sigue conociendo) como “san Nicolás de Bari”.

Tumba-en-Bari5LISTO

Las centurias pasaron y el santo turco experimentó radicales transformaciones. Los holandeses lo veneraron con el nombre de “Sinter Klaas” y llevaron su culto a los actuales Estados Unidos. Allí, gracias a escritores como Washington Irving y Clement Moore, artistas como Thomas Nast y empresas como la Coca-Cola, San Nicolás completó su transformación en SANTA CLAUS, el abuelo más amado y esperado de la Navidad.

santaclauscocacolaLISTO

Y mientras tanto, el obispo de Bari descansaba en su tumba, venerado por miles de fieles y supurando un supuesto aceite milagroso…que en realidad no pasa de ser agua simple.

Santa Claus desvela su cara

A comienzos de la década de 1950, la tumba de san Nicolás de Bari se hallaba en un serio estado de deterioro, por lo que las autoridades eclesiásticas decidieron exhumar los restos y colocarlos en una urna de vidrio mientras se efectuaban las reparaciones.

La noche del 5 de marzo de 1953, los huesos del verdadero Santa Claus salieron de su sepulcro tras permanecer inalterados durante 866 años ininterrumpidos.

Cuando los trabajos finalizaron, se comisionó al doctor Luigi Martino, profesor de anatomía en la universidad de Bari, para que examinara las osamentas antes de su regreso a la tumba. Los estudios tuvieron lugar el 7 de mayo de 1957 y Martino aprovechó la ocasión para realizar numerosas mediciones y radiografías.

SANNICOLASMARTINO

Según el portal web stnicholascenter.org, los resultados obtenidos fueron interesantes. San Nicolás tenía más de setenta años en el momento de su muerte. Asimismo era de estatura mediana, pues medía cerca de 1 metro 67.

Su cabeza era un poco alargada, pero la cara era corta y la barbilla algo prominente. Tenia la frente ancha y los ojos grandes. Los dientes mostraron caries recientes y su análisis determinó que la dieta del santo era principalmente vegetariana, en consonancia con su carácter austero y ascético.

SANNICOLASMARTINO3

Igualmente, el esqueleto evidenció que el obispo padecía artritis crónica severa en la columna vertebral. El cráneo mostraba engrosamiento de los huesos, lo que quizás le causaba frecuentes dolores de cabeza.

Décadas más tarde, en 2004, la antropóloga facial Caroline Wilkinson, de la universidad de Manchester, se basó en los estudios de Luigi Martino para realizar una reconstrucción digital del rostro de san Nicolás mediante las técnicas más modernas de antropología forense.

sannicolas1LISTO

A juicio de Wilkinson, si nuestro personaje estuviera vivo, luciría como “un típico jugador de rugby”. Su estudio también determinó que tenía la nariz rota, producto quizás de una pelea con un obispo rival (es de sobra conocido su celo a la hora de defender la ortodoxia católica), o de las torturas sufridas durante la última persecución imperial contra los cristianos a comienzos del siglo IV.

La propia Caroline Wilkinson actualizó su reconstrucción de san Nicolás de Bari en una nueva imagen publicada en 2014.

sannicolas2LISTO