El plato navideño cambia por la crisis

Algunos comercios de la capital han decidido eliminar el pernil del plato navideño para abaratar costos mientras que otros optaron por sustituirlos con otra proteína, como el asado negro. En este tipo de locales, el menú cotiza un promedio de Bs 175.000 ($6). Sin embargo, el recorrido dejó ver que cada vez son menos los comercios que ofertan el icónico plato decembrino

Con un consumo reducido en más de 80%, un PIB contraído en un 50% y un ciclo hiperinflacionario que parece no tener fin, llegó la navidad a Venezuela y con ella el tradicional plato navideño a un precio promedio de 2,8 salarios mínimos.

En un recorrido hecho por El Interés a lo largo de la ciudad de Caracas, se pudo conocer que el precio del plato navideño actualmente va desde Bs 175.000 hasta Bs 680.000. No obstante, los costos varían según la ubicación del comercio y de los contornos del plato.

Algunos comercios de la capital han decidido eliminar el pernil del plato navideño para abaratar costos mientras que otros optaron por sustituirlos con otra proteína, como el asado negro. En este tipo de locales, el menú cotiza un promedio de Bs 175.000 ($6). Sin embargo, el recorrido dejó ver que cada vez son menos los comercios que ofertan el icónico plato decembrino.

Otros comerciantes indicaron que por la situación que vive el país solo trabajarían por encargo en lo referente a la gastronomía navideña, mientras que otros aun no deciden si este año lo ofrecerán o no.

El Interés identificó que al menos hasta ahora, solo negocios en zonas adineradas de la ciudad están ofreciendo el plato completo según indica la tradición (hallaca, pan de jamón, ensalada de gallina y pernil). En este tipo de comercios, el costo del menú navideño cotiza cerca de los Bs. 680.000, aproximadamente $20.

Un país, dos realidades

Para entender porqué se ve este comportamiento -poca oferta, precios altos, cambios en el menú, etc- El Interés contactó al economista y experto en consumo Francisco Allen, quien explicó que lo que se observa en el mercado es el comportamiento de una «economía dual» en la que se pueden apreciar dos realidades completamente diferentes.

Allen explica que hay una parte de la población con acceso a divisas y otra que aun maneja bolívares, la cual es mayoritaria.

Esta parte de la población que aun percibe bolívares es la que más ha visto reducido su consumo, según explicó el experto. Al reducirse el consumo, cae la demanda y a su vez la oferta. Por ende, muchos comercios que en el pasado servían el plato navideño, hoy no saben si hacerlo o buscan estrategias para abaratar costos.

Solo aquellos comercios que apuntan a un target con una posición socioeconómica más alta -aproximadamente un 15% de la población, según la firma Ecoanalítica- son los que han podido ofrecer este plato en su menú por un año más.

Consumo sigue en caída

Sin embargo, Allen aseguró también que, pese a la dolarización transaccional que ha vivido el país durante todo el 2019, el consumo sigue en caída. De hecho, el experto indicó que se espera que este año el consumo caiga aún más, o que se mantenga igual al año pasado.

El economista explica que el consumo se ha visto reducido principalmente por dos razones. La primera es la contracción sostenida de la economía en los últimos años, y la segunda es la liquidación del crédito «que por el encaje legal ya no existe». Esto último obliga a los venezolanos a gastar sus ingresos corrientes en artículos de primera necesidad.

No obstante, esto podría cambiar con el anuncio hecho por la Superintendencia de Bancos (Sudeban), en el cual el límite mínimo para las tarjetas de crédito quedó establecido en Bs 1.000.000. Sin embargo, este aumento aun no es una realidad y para el economista es inviable por la situación que vive la banca con respecto al encaje legal.

«La realidad es que los número no dan. Es inviable hacer un incremento de un límite mínimo que estaba en Bs 5.000 a bs 1.000.000 con un encaje legal marginal del 100% y un encaje ordinario del 57% . Simplemente no hay musculo en la banca para hacer frente a estos incrementos», sentenció el especialista.

Allen comentó que para que esto sea posible debe haber una flexibilización en la política del encaje legal o de lo contrario los bancos podrían reducir la cantidad de tarjetas de crédito en circulación. De no ser así, el aumento en los límites será mucho menor a lo anunciado por Sudeban, según indicó el experto.

Variación con respecto al año pasado

Al comparar el precio del plato navideño, así como el del pan de jamón y la hallaca por separado, se observan variaciones porcentuales que sobrepasan los 7.000 puntos.

En 2018, un pan de jamón solo costaba aproximadamente 1.500 bolívares, mientras que este año el costo promedio es de Bs 250.000. Lo que significa que con el precio actual se podrían comprar 166 unidades el año pasado, lo que supone una variación del 16.566%. Esto contrasta con los datos de la Asamblea Nacional que ubicaron la inflación interanual para octubre en 24.312%.

Lo mismo sucede con la hallaca y el plato navideño cuyas variaciones con respecto al año pasado fueron de 7.400% y 15.011%.